Suscriptor digital

El scrum volverá algún día, pero tomará tiempo

Jorge Búsico
Jorge Búsico PARA LA NACION
Un scrum entre los Pumas y los All Blacks
Un scrum entre los Pumas y los All Blacks Fuente: Archivo
(0)
14 de noviembre de 2018  • 23:59

Antes de enfrentarse pasado mañana con Francia, el rival con el que sostendrán casi una final por la primera rueda de la Copa del Mundo del año próximo en Japón, vale detenerse en algunos puntos importantes que los Pumas evidenciaron en la caída del sábado frente a Irlanda, en el comienzo de la serie de noviembre en el otoño europeo. Hubo claros progresos en la defensa y en el line defensivo, pero el scrum continúa siendo un dolor de cabeza.

Hay un dato que tiene una doble lectura. Por un lado, por primera vez en cuatro años, un jugador de los Pumas supera los 20 tackles en un partido. Ante Irlanda hubo tres: el pilar Santiago Medrano (25, ninguno fallado) y los segundas líneas Matías Alemanno (24, uno fallado) y Tomás Lavanini (22, 0). Entre ellos solos sumaron ¡71! Los números hablan de un progreso en la fase defensiva, pero también denuncia la falta de obtención que tuvo el seleccionado argentino. Pocas veces logró desarrollar su juego y, cuando lo hizo -vale recalcarlo- generó peligro y un excelente try de Bautista Delguy.

La defensa era un rubro por mejorar en una gira que -se insiste- tiene más valor por la prueba que por los resultados. Es importante en esta última escala de otro año extenuante que Mario Ledesma y su staff ensayen variantes y agranden la base, como ocurrió el sábado con tres rugbiers que jugaron su primer test: el pilar Lucio Sordoni, el tercera línea Rodrigo Bruni y el apertura Joaquín Díaz Bonilla. Y también que se siga recurriendo, aunque en cuentagotas, con los que están en Europa. Ahora, para el choque con Francia, se sumó Mariano Galarza.

El scrum, una de las principales fuentes de obtención en el rugby de alto nivel (los tres tries de Irlanda y el de los Pumas derivaron de esa formación), no solamente no da la talla de la categoría, sino que además hasta a veces parece retroceder. Se creyó que con la llegada de Ledesma, un especialista en el tema, el scrum iba a progresar, pero hay carencias que exceden a la sapiencia del exhooker del seleccionado y que vienen de hace tiempo. Al menos -algo importante-, Ledesma amplió notablemente la base de pilares. Fue a buscar por fuera del sistema y subió a Pumitas. Ahí están, como ejemplos, Santiago Medrano, Juan Pablo Zeiss y Sordoni.

No es que en el proceso de Daniel Hourcade se haya desestimado al scrum (el fijo anduvo bien y fue clave en varios partidos), sino que no se lo priorizó, algo que sí se hizo con el ataque. Pero sería un error quedarse ahí. El fijo arrastra problemas que vienen desde lo doméstico, en lo que hace a la preparación de las primeras líneas. Hay que prestar atención a algunos conceptos manifestados por Alexis Padovani, que trabaja en el área de seguridad en el juego de la UAR: "La palabra 'sometimiento' desvirtuó el concepto básico del scrum en sí".

Y agregó: "Los propios jugadores y entrenadores están matando al scrum. Son quienes no preparan correctamente a sus jugadores y los que practican la deslealtad". En cuanto a la reglamentación de la UAR de no empujar más de un metro y medio, se preguntó: "¿Les parece que esa es la discusión?".

La formación más emblemática del rugby union sigue siendo fuente de debate y pasiones en la Argentina. El rosarino Patricio Sandionigi Zanardi y Fabián Bávaro (padre de jugadores de Hindú) lanzaron una clínica para primeras líneas que se brindará en Rosario el 1 y el 2 de diciembre con la presencia del exinternacional Alejandro Moreno, que mañana participará en una charla en Tigre Rugby Club organizada por Derrumbe Cero. Los Pumas seguramente volverán tener un gran scrum, como lo marca su historia, pero llevará tiempo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?