Suscriptor digital

G20: detienen a dos argentinos acusados de estar vinculados con grupos terroristas

Fuente: Archivo - Crédito: Ricardo Pristupluk
Claudio Jacquelin
Paz Rodríguez Niell
(0)
14 de noviembre de 2018  • 19:46

Cuando sólo faltan dos semanas para la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno del G-20 , que tiene en vilo a la seguridad mundial, dos ciudadanos argentinos acusados de estar supuestamente vinculados con "terroristas colombianos" fueron detenidos por orden del juez federal, Rodolfo Canicoba Corral, revelaron fuentes oficiales.

Las detenciones, dispuestas en una causa promovida hace varias semanas por el Ministerio de Seguridad, se habrían producido el viernes pasado, dos días después de que Gran Bretaña emitiera un alerta o "consejo" destinado a quienes viajen al país sobre posibles atentados terroristas "indiscriminados" en lugares frecuentados por turistas.

La advertencia del Foreign Office desató un fuerte malestar en el gobierno argentino por considerarla inoportuna y sin fundamente suficiente. El enojo se ha profundizado en las últimas horas, admiten sin ningún disimulo en el seno de la administración macrista.

La causa del conflicto radica en que el comunicado sorprendió a las autoridades argentinas, ya que fue emitido por los británicos sin aviso previo, a pesar de que hacía varios días que la cuestión se venía tratando por vía reservada entre ambos países, explicaron en el Gobierno.

Las fuentes consultadas por LA NACIÓN revelaron que el propio Canicoba Corral había solicitado información a los británicos sobre los detenidos.

Respecto de los sospechosos, cuya identidad se mantiene en reserva, existía información que habrían aportado en forma confidencial organismos de otros países, debido a los contactos internacionales que mantendrían los detenidos.

Antes de ordenar las detenciones, el juez había interceptado correos electrónicos y llamadas de los acusados y había dispuesto allanamientos en los que habría encontrado evidencias de vínculos con grupos violentos colombianos, aunque aún se desconoce el grado de esas relaciones, tanto como la capacidad operativa de los detenidos .

La demora inglesa

En el Gobierno, particularmente en el Ministerio de Seguridad, que encabeza Patricia Bullrich , es inocultable y creciente el malhumor que produjo el entredicho. En la cartera de la calle Gelly y Obes esperaban que el gobierno inglés ya hubiera dado de baja el alerta o, al menos, hubiera hecho un pronunciamiento relativizándolo.

La expectativa frustrada de los funcionarios argentinos se basaba en que durante el fin de semana le comunicaran a la embajada del Reino Unido que los sospechosos ya estaban detenidos, lo consideraban suficiente motivo para una rectificación.

En las conversaciones previas las autoridades locales habían pedido expresamente tiempo a los ingleses antes de hacer público cualquier advertencia en razón de la investigación que llevaba adelante Canicoba Corral, según admitieron fuentes argentinas y británicas.

En la noche del sábado pasado el descontento fue manifestado de manera informal a responsables de la legación diplomática por funcionario argentinos. En la comunicación telefónica reclamaron que con celeridad se levantara o se modificara el "consejo a viajeros" (travel advice), como se lo denomina oficialmente.

Por ahora, sólo hay una promesa de actualización y de eventual corrección del comunicado por parte de la cancillería inglesa.

"Mantenemos todas nuestras recomendaciones para viajeros (travel advice) bajo una constante revisión y realizamos actualizaciones periódicas con el fin de garantizar que provean una evaluación actualizada de riesgos", dijeron voceros del Foreign Office ante una consulta de LA NACION. Nada de compromisos de cumplimiento inminente.

De todas maneras, desde Londres fuentes británicas dijeron que no se descarta que en los próximos días (obviamente antes de la reunión del G20) el gobierno británico haga alguna declaración en la que manifieste su confianza en la Argentina en materia de seguridad y terrorismo. Se buscaría así de manera atenuar el impacto provocado y restablecer la normalidad del vínculo, sin depender de los tiempos burocráticos que rigen en estos casos para modificar comunicados oficiales de la cancillería.

La inminencia del G-20

La cercanía de la reunión de los líderes mundiales en Buenos Aires aporta un elemento adicional de preocupación y malestar en el gobierno argentino, ya que la mirada internacional ya ha empezado a posarse sobre el país.

La sensibilidad que despiertan los antecedentes de violencia en las calles durante esas cumbres, como se vio en la última realizada en Hamburgo, se extrema ante un alerta del tenor del emitido por los ingleses británicos.

El texto vigente en el sitio del Foreign Office dice textualmente: "Es muy probable que los terroristas intenten perpetrar ataques en la Argentina. Los ataques podrían ser indiscriminados, incluyendo lugares frecuentados por migrantes o viajeros".

Con las detenciones de los dos sospechosos, en la Casa Rosada y en el Ministerio de Seguridad esperan que empiecen a desactivarse las alarmar que los británicos dispararon a un punto inesperado y que resonaron en todo el planeta.

Es mucho lo que el Gobierno espera y pone en juego como huésped del G20. Como para no estar molestos con el comunicado inglés y con su renuencia a rectificarlos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?