Suscriptor digital

La otra medalla de Braian Toledo: su ayuda solidaria en los barrios más necesitados

Braian, en la puerta de la ONG Arriba los Pibes. "Me recuerda al merendero al que yo iba de chico y ayudarlo me emociona", cuenta.
Braian, en la puerta de la ONG Arriba los Pibes. "Me recuerda al merendero al que yo iba de chico y ayudarlo me emociona", cuenta. Crédito: Prensa Huella Weber
(0)
14 de noviembre de 2018  • 23:59

Hay días en los que Braian Toledo brilla más que en la pista y se convierte en un héroe sin jabalina. Al menos una vez al mes, uno de los mejores deportistas olímpicos del país carga su auto con bolsas de mercadería y sale a recorrer los barrios aledaños a su Marcos Paz natal. Con la ayuda de su novia, la impulsora de la idea, el atleta va por calles y cuando observa una casa o lugar necesitado, se baja, toca la puerta y ofrece su regalo. "¡Hola! Si no se ofenden, quería dejarles esto, quizá los ayude un poco". Braian apenas explica por qué lo hace, no dice quién es ni acepta fotos o grandes agradecimientos. Sólo le interesa ayudar porque vive con su historia a flor de piel. Sabe que él pudo darla vuelta, que hoy su realidad es otra (sin sobrarle nada) por ser uno de los mejores lanzadores de jabalina del mundo, pero no se olvida de las necesidades que pasó. "A mi familia le hubiese venido bien algo así. Pasamos frío, pasamos hambre. Por eso me llena de placer poder ayudar a gente que está en una situación parecida a la nuestra", explica quien se metiera en la final de los Juegos Olímpicos de Río 2016 (fue 10°) y hoy se entrena a full para ir por más en Tokio 2020.

Toledo destina cada mes un porcentaje fijo de sus ingresos para hacer esta movida solidaria y asegura que no hay sentimiento más hermoso. "Es algo único, difícil de explicar. Te sentís Papá Noel", dice, mientras cuenta cómo reacciona la gente cuando llega de sorpresa. "Muchos no entienden, algunos no me conocen. Preguntan si es verdad, por qué lo hago.", cuenta quien hoy ya no lo realiza al azar, porque encontró los lugares que más necesitan y va directo allí.

Eso sí, esta solidaridad que practica le vuelve de las formas más emotivas. "Hace unos años yo volvía a casa y vi a un hombre con su hijito, revolviendo la basura. Era fin de mes y a mí me quedaban sólo 50 pesos en la billetera, porque justo en esos días habíamos hecho una compra importante. Pero ni lo pensé: se los di al nene para que se los alcanzara al padre. Cuatro años después, cuando mi mamá empezó a estudiar en una escuela nocturna, se cruzó con una mujer que, cuando la vio, se puso a llorar desconsoladamente. Cuando se calmó, le contó esta misma historia. Le dijo lo que había significado ese gesto para ellos, que en ese momento su esposo no había reaccionado para agradecerme como me merecía. Mi mamá se emocionó, volvió a casa y me agradeció lo que yo había hecho. Yo le respondí que era lo que ella había alimentado en mí. Hoy seguimos ayudando a esa familia, como a otras... Y es lo que me hace feliz, lo que me llena el alma y el espíritu. Me alegra tanto como ganar una competencia", relata Braian con una sensibilidad que impacta.

Toledo y la jabalina. Ella y su esfuerzo le permitieron dar vuelta una historia que tuvo abandono, violencia y necesitades extremas de chico
Toledo y la jabalina. Ella y su esfuerzo le permitieron dar vuelta una historia que tuvo abandono, violencia y necesitades extremas de chico Crédito: Prensa Huella Weber

Cada acción en la vida de este deportista tiene que ver con una historia que incluyó abandono (de su padre), violencia y una frase de su madre ("No sé qué voy a darles de comer mañana") que lo estremeció de chico y resume las necesidades que pasaron los Toledo. Hoy la vida es otra, aunque haya días en los que Braian, hoy con 25 años, aún no lo pueda creer. "Honestamente me sigue pareciendo increíble cómo pude cambiarla. Me levanto y me pregunto si es verdad... Hace años dormíamos todos apretados en una casilla, no había para comer, mi vieja trabajaba por 20 pesos para comprar un kilo de pan, y yo le hacía la tarea a mis compañeros por algunos centavos para intentar ayudarla. Por eso todo lo que me pasa lo vivo el doble y me gusta tanto ayudar. Yo sé lo que es tener hambre, dormir en el piso, con frío o calor.Y eso, para mí, no tiene que ser siempre así. Yo entendí que podía cambiar mi realidad. Me lo propuse, me esforcé, fui disciplinado y lo conseguí, aunque con ayuda de mucha gente también. Por eso me gusta devolver", reconoce.

Toledo se sumó a Huella Weber, el programa social de Weber Saint Gobain que elige a deportistas con conciencia social para protagonizar cambios en la sociedad y adoptar un lugar para refaccionar con los materiales que pone la empresa. "Elegí la ONG Manos en Acción, en Marcos Paz, porque me hace acordar mucho al comedor que yo iba de chico, a tomar un mate cocido con pan casero o tortas fritas. Yo pasé por eso y sé lo importante que es, lo bien que me sentía y no sólo por poder comer.", rememora.

En Manos en Acción está Mónica con su marido, sosteniendo un merendero al que cada día asisten de 30 a 40 chicos con hambre y necesidades de contención. "Yo estoy muy comprometido. Cuando fui hace poco y vi los cambios en infraestructura me emocioné mucho [ver video]. En poco tiempo comenzaremos con la segunda etapa de refacción, aunque yo sigo ayudando. Ahora haré donaciones de panchos porque van a instalar un puesto para vender en el Motorshow de Marcos Paz", cuenta.

Braian se siente orgulloso de participar de este programa junto a colegas (y amigos) olímpicos. "Es único compartir un programa que ayude a la gente con Pareto, Chiaraviglio, Crismanich, Delfi Merino y otras del deporte. Entre todos nos ayudamos y potenciamos los proyectos. Es soñado. Yo no me lo voy a olvidar en la vida porque me ayuda a ayudar y, además, nos permite descubrir cosas nuestras y nos muestra que hay otro mundo.", reflexiona.

Toledo está en la Argentina y en enero volverá a Finlandia, donde se entrena con el mejor coach de jabalina del mundo
Toledo está en la Argentina y en enero volverá a Finlandia, donde se entrena con el mejor coach de jabalina del mundo Crédito: Prensa Huella Weber

Claro, no todo es ayuda en la vida de Braian. El 2018 fue tranquilo en cuanto a torneos, aunque no dejó nunca de entrenar. Estuvo cuatro meses en Finlandia con el mejor lanzador de jabalina del mundo (Kari Ihalainen), y en enero volverá a ese país luego de tres meses en su país que lo ayudó a recargar las pilas. "Ya extraño la competencia, pero este año fue de mucho aprendizaje en todo aspecto. Cuando estás en el país hay cosas cotidianas que se vuelven normales pero, cuando estás afuera, te das cuenta lo importantes que son, como extrañar a tus seres queridos. Mi vieja ha estado enferma y tuve que enfrentar el miedo a que le pase algo mientras yo estoy lejos.", explica el lanzador.

El método de entrenamiento también es otro y eso también lo ayudó. "Aprendí a no ser tan autoexigente. Allá se entrena fuerte pero de otra manera: se respetan los descansos y la esencia del deportista, lo que sos más allá de la jabalina. Te escuchan, te dejan participar, para saber qué te hace mejor. Y eso no pasa en otros lados. Con Kari dialogamos mucho. Este fue mi segundo año con él, ya nos conocemos mejor. Hoy, si bien sigo siendo muy responsable, siento que disfruto más el proceso. El deportista, a veces, es muy futurista, se pone un objetivo a cuatro años y no disfruta hasta que llega. Y no podés perderte de disfrutar el camino. En eso cambié en Finlandia y hoy me tomo todo con más tranquilidad. Estuve diez años viviendo en piloto automático, era entrenar y competir, sólo eso. Y así se te puede ir la carrera y parte de la vida. Hoy también disfruto más de los míos, de un cumpleaños, de una reunión familiar, de transmitirles enseñanzas y valores a quienes tengo alrededor", dice Braian, cuyo relato deja en claro su mayor apertura y madurez.

Un cambio interior que incluye, además, el estudio a distancia de una carrera universitaria. "Siempre es algo que tuve dentro mío. Mi realidad no me lo dejaba y ahora por suerte puedo gracias a la beca de la Universidad Siglo 21. Me gusta, aunque lo llevo tranqui. Elegí Marketing y Publicidad digital, porque es una carrera con futuro. Hoy mucho pasa por el marketing, me ayuda a direccionar mi carrera y a aprovechar las redes sociales. Es una buena herramienta de trabajo y, además, el estudio permite distraerte, sacarte de las presiones del profesional. Y siempre que uno está feliz, completo y en paz, rinde mejor en la pista", asegura con lucidez.

En el 2019, Toledo tendrá tres campeonatos como metas principales: el Sudamericano y los Panamericanos, ambos en Perú, y el Mundial de Atletismo, en octubre, en Qatar. "Presiento que será un gran año para mí. Tengo muy buenas sensaciones. Todo está fluyendo, estoy muy feliz con mi equipo y el entrenamiento. Estoy muy enfocado aunque, repito, disfrutando el camino y sabiendo que hay cosas fuera de la pista que son tan importantes como las medallas, como superarse, ayudar a las otros y ser una mejor persona". Parece que, al menos en eso, Braian ya ganó.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?