Suscriptor digital

Se entregan los Latin Grammy, pero las fiestas por estos premios ya empezaron

El actor Jaime Camil junto a nuestra Soledad Pastorutti, en uno de los eventos previos a la entrega de los Grammy latinos
El actor Jaime Camil junto a nuestra Soledad Pastorutti, en uno de los eventos previos a la entrega de los Grammy latinos Fuente: AP
Sebastián Espósito
(0)
15 de noviembre de 2018  • 08:30

LAS VEGAS.-Faltan unas horas para la 19a. entrega de los Latin Grammy , pero los premios ya empezaron. La increíble Las Vegas, la ciudad que alguna vez fue del pecado, aquella que Donald Trump detesta a pesar de contar con una de sus famosas torres en el strip (el radio en el que se encuentran la mayoría de los hoteles) lleva días cobijando a músicos de Latinoamérica. En los recovecos del MGM Gran Hotel uno se cruza con Dante Spinetta, Emiliano Brancciari de No Te Va Gustar o Santiago Motorizado; también con Kany García, con J Balvin, con Aterciopelados y con fanáticos de la música que corren a sacarse una foto con sus músicos favoritos.

Hablamos con los argentinos en los Grammy latinos

01:50
Video

Hoy, desde las 20.30, TNT transmitirá primero la alfombra roja y luego la ceremonia de unos premios que vibran como primos hermanos de los Grammy, pero que hace tiempo tienen una característica propia. Rafa Sarmiento, "la voz de los premios Oscar", y Tamara Vargas estarán a cargo de los comentarios y el análisis de una ceremonia que tiene como gran favorito al colombiano J Balvin. El representante del género urbano, aquella música que tiempo atrás se llamó reggaeton, cuenta con ocho nominaciones y lidera toda intención de voto. Aquí donde hay maquinitas y ruletas a cada paso, cualquier observador apostaría por el cantante de "Mi gente".

Las Vegas no hace más que atestiguar el gran momento de la música latinoamericana. Tal es así que en la noche del miércoles, en la gala de la Persona del Año (Person of the Year), en la imponente arena del Mandalay Bay, se invierten los roles: los latinos son los que están sentados a las mesas, dispuestos a participar de la ceremonia que distingue a los mexicanos de Maná, y los norteamericanos son los que sirven. Hay vino argentino (no del mejor, por cierto), una entrada mexicana (ensalada fresca con tortas ahogadas), un plato principal en el que un filet mignon hace un feat con un pescado zarandeado y un postre en el que el chef volcó toda su imaginación: unos anteojos de sol de chocolate, capas de pastel de canela y ganache de chile.

Antes de la ceremonia, La Sole, Soledad Pastorutti para el público de Latinoamérica, nos cuenta que llegó hasta Las Vegas con una doble intención. Por un lado, conducir junto a Jamie Camil la ceremonia en la que se distinguirá a Maná por su aporte a la música, su trayectoria y su larga militancia en favor del medio ambiente y de la concientización de su cuidado; por el otro, de hacer fuerza para que este premio logre en los próximos años reconocer la labor de un músico argentino. Es que hasta aquí la velada previa al gran día de los Latin Grammy distinguió a Miguel Bosé, Alejandro Sanz, Marc Anthony, Roberto Carlos y Juan Luis Guerra, entre muchos otros.

Una extensa alfombra roja nos permite charlar unos minutos con La Sole y Draco Rosa, con Emiliano Brancciari y con los panameños de Afrodisíaco, una banda que nació con la intención de rescatar las músicas folclóricas de su país y que con su disco debut logró su primera nominación a los Latin Grammy. Como el ex Tan Biónica Bambi, que aprovechó su estada en Las Vegas para filmar un video clip en el desierto de Mojave. Aquí también están otros felices debutantes en esto de formar parte de la familia de los nominados, Los Pericos; y aquí también está Lali, que entregará un premio en la ceremonia de esta noche.

Los Maná fueron homenajeados
Los Maná fueron homenajeados Fuente: AP

Tras la alfombra roja, la cena, los músicos que homenajearon a Maná interpretando sus clásicos, como Enrique Bunbury, la brasileña Iza con los colombianos de Piso 21, Pablo Alborán, Vetusta Morla, Monsieur Periné y, luego de recibir sus correspondientes Grammy, los propios Maná cerraron una extensa velada que terminó en el horario inusual de la medianoche. Es que acá en Las Vegas, como en la mayoría de las ciudades de los Estados Unidos, todo termina temprano. Sólo las maquinitas de los casinos no descansan. Y los músicos latinoamericanos tampoco. Muchos se repartieron entre algunas de las fiestas que se propagan por la ciudad, como la de los productores, que organizó el argentino Sebastián Krys y en la que veinte músicos tienen la "obligación" de interpretar un cover elegido por Krys, un destacado productor con base en Los Ángeles.

Como si fuera un casamiento, algunos buscan rápido la salida y otros no se mueven hasta que alguien los invita a retirarse. Por allí está Miguel Bosé como líder de la nutrida delegación española y más allá la "sorpresa" del evento, el ahora músico y exarquero de Barcelona, José Manuel Pinto. Los que se conocen se saludan, los que no se presentan. Todos disfrutan de la antesala de los premios. Alguien recuerda la frase "lo que pasa en Las Vegas queda en Las Vegas", pero los que ganen esta noche no harán caso y llevarán a sus pagos el premio y el recuerdo de una velada inolvidable.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?