Suscriptor digital

Gallardo contó cómo vivió el Boca-River sin poder estar en la cancha: de los "mediocres" al "chiquitaje"

Gallardo, con Armani en el entrenamiento de River.
Gallardo, con Armani en el entrenamiento de River. Fuente: FotoBAIRES
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
15 de noviembre de 2018  • 12:25

Angustiado, tensionado e incómodo. Con esas tres palabras describió Marcelo Gallardo cómo vivió por televisión la primera final de la Copa Libertadores ante Boca . Refugiado en su oficina del Monumental por la sanción que le impuso la Conmebol, prohibiéndole la presencia en la Bombonera, el técnico de River tuvo una tarde de domingo de constantes vaivenes emocionales: del aliento y la confianza inicial a sus jugadores, a la angustia por no poder estar con ellos durante el partido y al desahogo con los hinchas del que tanto se habló. Y hoy recién contó sus sensaciones, con un discurso mesurado, moviendo sin parar la lapicera de su mano, sin exagerar tras el 2-2 conseguido en la ida e intentando bajar las revoluciones. Hasta permitiéndose largar una carcajada en alguna broma con los periodistas.

"Fue horrible, una sensación muy fea que no se la deseo a ningún entrenador del mundo. Una cosa es estar suspendido y que no te dejen entrar al campo de juego, otra es apartarte y aislarte de un episodio como este. La sensación fue feísima, pero traté de asimilarla de la mejor manera y bancármela", destacó Gallardo. "Tenía angustia. Yo ya había dicho que me parecía muy injusto y exagerado que te quiten la posibilidad de ir a un estadio. La suspensión me la tengo que bancar porque transgredí una norma del reglamento. Pero de ahí a que me privaran la libertad de acompañar al equipo. me pareció totalmente exagerado. Fue lo más angustiante de todo y viví el partido con mucha tensión".

¿Cómo vivió las horas previas, el durante y el después? "Estuve en contacto con los jugadores hasta que se fueron del Monumental, con un ida y vuelta permanente. Estaba tranquilo porque mis jugadores iban a llevar a cabo una idea de juego y estaba confiado, se los veía a ellos así también, seguro. Después arranca el partido y uno se pone tenso, porque fue una situación incómoda. Me pasa adentro de la cancha, imagínate afuera mirándolo por televisión", agregó el DT.

Gallardo habló con los medios este mediodía.

09:32
Video

Su salida al balcón de la concentración para saludar a los hinchas fue uno de los tópicos más comentados tras el juego. Pero el Muñeco minimizó la situación y habló de una muestra de agradecimiento y confianza a su público: "No fue una explosión de felicidad, fue desahogo por lo que había vivido. Sentí que el equipo había respondido de muy buena manera en una cancha siempre complicada y compleja y en una final. Tenía una sensación muy linda por sentirme representado con mi equipo y mi grupo de trabajo. Eso me condujo a un estado de satisfacción. Fue una descarga con los 5 mil hinchas que había en el club. Mis jugadores y yo nos debemos a ellos. Estaban ahí desde hace dos días bancando, acompañando y sosteniendo emocionalmente al equipo antes de jugar una final. Me pareció bien devolverles el saludo".

Luego, indirectamente, el entrenador millonario respondió a las críticas que recibió por su accionar y al hecho puntual de que lo hayan señalado por festejar el empate obtenido: "Lo que los demás quieran inventar, toda la mediocridad y el chiquitaje de lo que algunos quieren imponer. es problema de los demás. Fue una expresión natural, tenemos ida y vuelta con la gente y nos sostenemos en eso. Y estamos por encima: pensamos simplemente en tratar de que en el partido de vuelta, nuestra cancha y nuestra gente pueda jugarnos a favor".

Por otro lado, el entrenador destacó la actitud y el juego de su equipo en la Bombonera: "No muchos equipos tienen la postura que tomó River para ir a buscar el partido de entrada. Jugamos un muy buen primer tiempo y el partido fue parejo, hasta podríamos haber perdido en la última jugada. No se sacaron ventaja ninguno de los dos equipos y el próximo va a ser un partido de emociones muy grandes, pero es obvio y normal". Y agregó: "Es para remarcar que se ha visto una buena final de fútbol, con dos equipos con intenciones de ganar. Eso ha sido lo más sorprendente para todos, porque se jugó en un contexto que se quiere hacer creer que es de vida o muerte, y no es así. Es un partido de fútbol, un espectáculo y los jugadores lo jugaron como tal. Queda otra final y esperemos que sea de igual manera, con la misma intensidad y que gane el que mejor juegue ese día".

A la espera de la recuperación de Scocco, quien hoy trotó, hizo bicicleta y realizó trabajos de kinesiología mientras sigue recuperándose de la contractura del gemelo derecho, Gallardo señaló que "será evaluado día a día para ver si es una de las posibilidades para la final" y no dio pistas sobre el posible equipo. Además, destacó la vuelta del capitán Ponzio: "Leo siempre es importante, es uno de los símbolos del equipo y nuestro capitán. Ha trabajado duro estas semanas y está haciéndolo en condiciones normales para llegar sin problemas al partido. No me pidió jugar el domingo, no sé de donde salió. bueno, sí sé. Hay mucha gente que tiene que hablar, pero uno no puede salir a desmentir todas las barbaridades y las conjeturas que se dicen. No fue así".

Aquí, sus principales conceptos:

  • Por qué guarda el equipo hasta el final. "A veces hay detalles que son mejores guardarlos para que el rival no tenga esa previsibilidad. A veces no, no hay nada para esconder y desarrollamos algo totalmente normal. Pero en otras ocasiones, algunas cuestiones que tienen que ver con el plan o la estrategia de juego prefiero que no se sepan. Es normal de todos los entrenadores, no creo que corresponda abrir las puertas todos los días por la intimidad del trabajo. Si hay algo que no he sido es cómplice de los medios, porque no tengo relación con ninguno de ustedes de amistad, me une solo el respeto profesional. Y nada más que eso. Después... podemos comer un asado, pero no te voy a dar el equipo del sábado (risas)".
  • La idea de ser "avasallante". "Cuando decimos avasallante es tratar de imponer condiciones. Contra Gremio no se nos dio por cómo fue el partido y contra Boca sí se nos dio en los primeros 30 minutos: impusimos cómo se quería jugar el partido. Después fue parejo y muy disputado. Y ese va a ser el mismo pensamiento. Después hay un rival que juega y que va a intentar hacer lo suyo, y el partido puede ir cambiando de acuerdo a los acontecimientos que puedan presentarse. La ida es intentar imponer las condiciones de nuestro juego".

Gallardo saluda a los hinchas de River en el Monumental, después del empate en la Bombonera.

00:23
Video

  • Su opinión sobre Biscay, quien también dirigirá en el Monumental. ""Lo felicité a Biscay porque claramente es un buen compañero de trabajo, es un gran profesional como todo mi equipo. Se la ha bancado muy bien, no es la primera vez, pero era una historia diferente. Y, sin embargo, hicieron un trabajo espectacular"".
  • La elección de la línea de 5 defensores. "Las decisiones siempre tienen que ver con el rival. Pero cuando uno idea un plan de juego, primero tiene que ver sus propios jugadores y después cómo juega el rival. Decidimos jugar así pensando que podíamos imponer condiciones. Por momentos salió, durante la primera hora inicial no pudimos concretar la diferencia en el resultado a pesar de tener tres jugadas claras. Si hubiésemos tendido efectividad, la dinámica del partido habría sido otra. En el momento que estábamos jugando mejor, se pusieron en ventaja y tuvimos que volver. Y eso habla bien del equipo: reponerse de situaciones adversas en campos adversos".
  • El gol de Pratto de forma inmediata. "Cualquier otro equipo tal vez sienta el mazazo de recibir un gol cuando no lo merecés. Nosotros sacamos del medio y llegó el empate. Eso habla de las cualidades de un equipo que más allá de sentir golpes, reacciona rápidamente. Fue fundamental. Y Pratto merecía ese gol, es un jugador que merecía hacer un gol importante y lo hizo".

¿Cinco defensores? Para la revancha contemplo todo

  • La próxima final. "No evalué cómo voy a vivir el segundo partido (NdR: no podrá estar en el banco de suplentes por los próximos tres juegos de Conmebol). Estaré en contacto con los jugadores hasta que ingresen al vestuario y después veré dónde me ubico para ver el encuentro".
  • Cómo piensa que será el duelo de vuelta. "Tendremos las intenciones de ganarlo, Boca intentará lo mismo. Si es más cerrado o no dependerá de cuáles sean las posturas de los equipos cuando salgan a jugar. Nosotros en la cancha de Boca fuimos buscar el partido, no nos cerramos atrás ni nos defendimos. Intentamos plantar bandera. Y así se hizo un partido abierto, porque el visitante generalmente se resguarda un poco, fue lo que pasó con Gremio acá, lo que pasó con Palmeiras y Cruzeiro en Boca. Esperemos que sea de igual manera".

La conferencia de Gallardo, en Ezeiza
La conferencia de Gallardo, en Ezeiza Crédito: Prensa River

  • La designación de Cunha. "Del árbitro no tengo nada para decir, es una designación de la Conmebol y a Cunha le deseo lo mejor. Creo que cada uno de los protagonistas estarán siendo observados por todo el mundo e intentarán dar lo mejor".
  • ¿Puede dormir ocho horas? "Algunos días los viví con cierta incertidumbre hasta el fallo de Conmebol. También, viví angustia por no tener la chance de no acompañar al equipo donde lo hago siempre. Pero después busqué enfocarme en lo que tenía que hacer, con pasión e intensidad. En los días previos al partido dormí ocho horas, no lo hago en todo el año y fue algo que me llamó la atención. Ahora pasé a las cuatro o cinco horas de sueño normales".

Pratto se merecía hacer un gol importante y lo hizo

  • Quién jugará por Borré. "Esperemos ver cuáles son los mejores futbolistas preparados para reemplazar a Borré. Intentaré de que todos lleguen de la mejor manera posible y pueden ejecutar una idea de juego y se sientan cómodos".
  • El valor de los hinchas. "El mensaje para los hinchas es el mismo de siempre, pero ya no hay mucho para decir: hay una gran comunión entre el equipo y los hinchas, que se sienten identificados. Esperemos jugar un partido a la altura para que el hincha siga agradecido con nosotros como hasta ahora".
  • El mano mano de Benedetto con Tevez. "Si bien terminaba el partido y no pasaba mucho, llegó esa jugada medio aislada de Tevez, que puso cara a cara a Benedetto con Armani. Una vez más, Franco tuvo una actitud muy marcada en una jugada determinante. Hubiese sido injusto que el partido se terminara pendiente. Para el próximo sábado llegamos a un plano de igualdad pero en condición de local y ante nuestra gente".
  • Los goles que recibe River de pelota parada. "La pelota parada es un tema más que me ocupa todo el tiempo. Así como recibimos goles así, a Boca también le han hecho goles de pelota parada. Es una cuestión de concentración o atención. La podés trabajar, pero después está la agresividad de los jugadores para defender esa faceta del juego. Tenemos que mejorarlo, pero no es para psicopatearse o volverse loco".

River prepara la revancha de la final de la Libertadores: ante Boca, el sábado 24.
River prepara la revancha de la final de la Libertadores: ante Boca, el sábado 24. Fuente: FotoBAIRES

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?