Suscriptor digital

Manejar al borde de la muerte: qué hay detrás del peligroso abandono de la Ruta 6

Como muchas rutas argentinas hace años, por largos tramos la 6 es un peligroso camino de cráteres
Como muchas rutas argentinas hace años, por largos tramos la 6 es un peligroso camino de cráteres Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez
Brenda Struminger
(0)
22 de noviembre de 2018  • 02:34

Acostumbrado al sinuoso relieve de la ruta 6, el joven al volante está alerta desde el comienzo del trayecto. Acelera apenas el Clío azul y aguza la mirada. El primer pozo aparece de repente. Gira el volante bruscamente para salvar las ruedas y lo logra. Medio kilómetro más y volantazo a la derecha: esta vez agujero es más profundo. Chequea los espejos. Varios camiones se acercan. Unos metros y volantazo. Banquina. Volantazo. Carril derecho. Volantazo. "Esto parece un videojuego", piensa. Se divertiría si no fuera porque en uno de los pozos se le puede ir una rueda. O la vida.

Quien haya manejado por la Ruta Provincial 6 sabe que por largos tramos es un camino de cráteres, despintado, donde se producen llamativos contrastes. El trayecto entre la autopista Ezeiza-Cañuelas y la localidad de Luján (unos 70 kilómetros), por ejemplo, está repleto de pozos en la mano que va a Zárate. Del otro lado, en cambio, está en óptimas condiciones. Esto se debe a la interrupción de las obras que se realizan y suspenden hace al menos seis años. Y a la falta de mantenimiento en la arteria más importante del Mercosur, donde la circulación de camiones es una de las más altas del país.

La ruta 6 tiene 180 kilómetros; une 12 localidades; muchos tramos están destruidos

00:59
Video

En los diarios locales aparecen con frecuencia noticias sobre tragedias viales por camiones que volcaron y vehículos que chocaron en esta ruta. La semana pasada un accidente en ese tramo conmocionó a la localidad de Las Heras: dos enfermeras del Hospital Regional de la Cuenca Alta de Cañuelas y una bombera que viajaban a bordo de una combi murieron al ser embestidas por un camión, a la altura de Marcos Paz, donde la ruta está en las peores condiciones.

La combi donde viajaban las enfermeras y la bombera volcó a la altura de Marcos Paz
La combi donde viajaban las enfermeras y la bombera volcó a la altura de Marcos Paz Crédito: Gentileza El diario Sur

Desde la Dirección de Vialidad de la Provincia informaron a LA NACION que el año pasado hubo 64 accidentes, aunque no respondieron sobre la cantidad de víctimas fatales ni los causales. Tampoco dieron cuenta del registro de denuncias.

Ayer fue el Día Mundial de las Víctimas del Tránsito, instaurado por la Organización de Naciones Unidas (ONU) que conmemora a las 1,25 millones de personas que mueren cada año en todo el mundo a causa de accidentes de tráfico que pueden prevenirse. En la Argentina hubo 149.738 muertos en los últimos 20 años.

El de la ruta 6 no es un caso aislado. La mayor parte de las rutas, nacionales o provinciales, se encuentran en mal estado. La inseguridad vial en el país es un problema generalizado y persistente, en especial en la provincia más poblada. Según cifras del último reporte de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, en 2017 se produjeron 5.420 muertes por tragedias viales a nivel nacional, de las cuales 1300 ocurrieron en caminos bonaerenses (el 24%). El año anterior las cifras fueron similares.

UN PROBLEMA DE AÑOS

La ruta provincial 6 atraviesa 12 localidades y une los puertos de Zárate, Campana y La Plata
La ruta provincial 6 atraviesa 12 localidades y une los puertos de Zárate, Campana y La Plata Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez

Construida hacia 1970 para aliviar el tránsito de camiones en los accesos a la Ciudad de Buenos Aires, la Ruta 6 conecta los puertos de La Plata, Zárate y Campana. A lo largo de 180 kilómetros, atraviesa otras nueve localidades: Exaltación de la Cruz, Pilar, Luján, General Rodríguez, General Las Heras, Marcos Paz, Cañuelas, San Vicente y Brandsen.

Considerada la principal ruta del Mercosur, por día la recorren más de 200.000 vehículos, principalmente camiones que trasladan productos primarios. Pero también la utilizan particulares. Los fines de semana es habitual encontrarse con familias enteras en la banquina a la espera un auxilio mecánico o lidiando con herramientas propias.

Los que frecuentan la zona dicen que el estado de la ruta empeoró en los últimos diez años. Alberto Nom, de 60 años, maneja por la ruta con su esposa, ida y vuelta, todos los fines de semana. Lo mismo hacen sus dos hijos, Marcos y Gabriel, en sus respectivos autos, con sus novias.

"Hace unos cuantos años el asfalto se rompía por los camiones, pero emparchaban más seguido", dice a LA NACION. "Hace ya un tiempo dejaron de hacerlo. Esto, sumado al peso de los camiones que rompen todo, hace que la ruta sea un desastre. Después de cada pozo profundo seguro te encontrás con uno o dos autos parados porque pincharon". Más de una vez él mismo rompió un neumático o tuvo que ir a buscar a algún amigo varado. En su barrio, el estado de la ruta es un tema de conversación frecuente en los asados familiares de los domingos.

Santiago Arregui vive en Marcos Paz. Empleado, tiene 48 años y conoce bien la ruta: "En el kilómetro 111 no hay un pozo, hay un cráter. Hay muchos accidentes, porque cuando lo quieren esquivar muerden la banquina y vuelcan", cuenta.

Construida hace 40 años para aliviar el tránsito de cargo en los accesos a la Ciudad de Buenos Aires, transitan la ruta 6 principalmente camiones
Construida hace 40 años para aliviar el tránsito de cargo en los accesos a la Ciudad de Buenos Aires, transitan la ruta 6 principalmente camiones Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez

DENUNCIAS

En el foro de la Asociación Civil Luchemos por la Vida aparecen decenas que se repiten a lo largo de los años. En 2008 un conductor relataba: "Regresando de Buenos Aires se presentó a mi derecha un enorme bache. Rompí eje, llanta y cubierta. Si todos los laburantes pagamos los impuestos, ¿quién paga el arreglo de mi herramienta de trabajo y el riesgo de muerte que corrimos mi hijo y yo? Cuántas vidas se habrán comido estos pozos, producto de la corrupción que maneja el mantenimiento de estos caminos de la muerte".

Es común encontrar a la vera de la ruta restos de gomas o llantas
Es común encontrar a la vera de la ruta restos de gomas o llantas Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez

"¡Peligro!", advertía otro en 2010. "¿Alguien puede dignarse a mirar el estado de la ruta 6? Por favor. Es enorme la cantidad de pozos. Además de la imprudencia de choferes de colectivos y camiones que circulan a gran velocidad. Realmente un peligro".

De trasfondo, el cobro de peaje

LA NACION recorrió varias veces el tramo. Lleven granos o ganado en sus acoplados, los gigantes del asfalto frenan súbitamente y se vuelcan a la banquina o se cambian de carril sin previo aviso cuando aparece un pozo. A la vera de la ruta, sobre las banquinas -que en muchos tramos están destrozadas- yacen cientos de llantas y pedazos de caucho junto a los límites amarillentos desdibujados.

Como muchas rutas argentinas, la 6 es un peligroso camino de cráteres
Como muchas rutas argentinas, la 6 es un peligroso camino de cráteres Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez

Desde Autopistas de Buenos Aires confirmaron que los pozos se producen por el impacto de los camiones y destacaron la importancia de cobrar peaje para financiar las mejoras en la calzada.

Aunque hay varias garitas, nunca estuvieron en funcionamiento. El sistema de cobro que quiso implementar el actual gobierno provincial se encuentra suspendido por una resolución de la Justicia, a raíz de una queja de la Defensoría del Pueblo. Un juez en lo contencioso administrativo dictaminó el año pasado que no se puede aplicar el cuadro tarifario hasta que no se terminen los trabajos y se le otorgue la concesión a Aubasa, previo consentimiento del Poder Legislativo.

OBRAS SIN TERMINAR

La traza se intervino en varios sectores durante la gestión del exgobernador Daniel Scioli, que inauguró obras en varias ocasiones. La principal, destinada a transformar la ruta 6 en autovía, fue licitada y adjudicada en 2012 por 2500 millones de pesos. Un informe oficial de entonces informaba que los trabajos se realizarían en dos años y estimaba un período de tres años de mantenimiento y conservación. Desde entonces tiene dos carriles de cada mano, pero sigue en pésimas condiciones.

La Dirección de Vialidad de la provincia de Buenos Aires responsabilizó al gobierno anterior: "Algunos trabajos [del anterior gobierno] fueron solamente obras de mantenimiento, con lo cual hubo tramos que se encontraban en condiciones pésimas de transitabilidad", dijeron sobre el estado de la ruta cuando asumió la gobernadora María Eugenia Vidal, hace tres años.

Pero no contestaron, ante la consulta de LA NACION, sobre los motivos por los que las obras aún no se concluyeron. Sí informaron que que actualmente se ejecuta una obra de repavimentación con una inversión total de $700 millones. La primera parte ya está terminada y abarcó 15 kilómetros, entre General Rodríguez y Luján. La segunda, que sigue en ejecución, comprende 23 kilómetros entre Luján, Pilar y Exaltación de la Cruz. Planean terminarla en diciembre.

Destacaron que en mayo de este año terminaron la rehabilitación de la calzada en la rotonda de Campana. Que está en ejecución la rehabilitación de la calzada en el tramo Cañuelas-Marcos Paz. Y aseguraron que para fin de año está prevista la finalización de una obra de mantenimiento en el tramo que une Cañuelas con La Plata.

"Este es un problema general de las rutas en la Argentina", sostuvo Alberto Silveira, titular de la Asociación Civil Luchemos por la Vida. "El estado es catastrófico y en los siniestros se suma a la irresponsabilidad de los conductores. La combinación entre la falta de infraestructura en condiciones y la irresponsabilidad de los conductores causa el 60% de los accidentes", dijo, basado en un estudio de la ONG que preside.

La ruta no está señalizada y es un camino de pozos en sentido Zárate
La ruta no está señalizada y es un camino de pozos en sentido Zárate Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez

Ricardo Lasca, presidente del Comité Nacional de Defensa del Usuario Vial (Conaduv), agregó: "La seguridad vial es un trípode formado por el control, la educación y la infraestructura. Si no se trabaja en alguna de estas patas, se cae. Durante mucho tiempo se habló más de control y educación que de infraestructura. ¿Pero de qué vale la educación si las rutas son un desastre", sostuvo Lastra desde el centro formado en 1990 para coordinar el trabajo sobre temas viales de profesionales y entidades no estatales.

El camino le presenta al hombre del Clío un nuevo desafío cuando llega a la rotonda de Cañuelas. Una fila de autos le advierte que deberá bajar la velocidad. Casi frenar. Como el resto de los conductores, avanza en primera marcha. El relieve, en esta parte, está peor que nunca. Para esquivarlo gira el volante de forma exagerada hacia un lado. Luego lentamente hacia el otro. Se siente en un safari. Las cajas de viejos CDs en los bolsillos de las puertas y la llave de encendido traquetean. Nunca estuvo en una experiencia de turismo aventura, pero debe parecerse a manejar en esta ruta. Un sonido extraño le deja saber que pinchó una rueda. Maldice contra su impericia y maneja con cuidado hacia la estación de servicio más cercana. Se baja del auto y descubre que la rueda no está pinchada. Está desgarrada. Se acerca a una gomería próxima, pero el dueño se disculpa: "Solo atendemos hasta las diez". Mira el reloj. Son las diez.

A unos metros, en la misma estación, el dueño de un Gol, tal vez víctima del mismo pozo, se pelea con las herramientas para cambiar neumáticos, hasta que se rinde y pide ayuda a un playero. Mientras cambian juntos la rueda, el dueño del Clío se acerca a preguntar por el estado del asfalto. El playero levanta la mirada. "Esta ruta siempre es un desastre", le responde, sin mostrar demasiado interés, y vuelve a su tarea.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?