Suscriptor digital

Amor de película: historia dinámica sobre el mundo del cine

Fuente: LA NACION
Jazmín Carbonell
(0)
16 de noviembre de 2018  

Dramaturgia y dirección: Héctor Díaz / Intérpretes: Gerardo Chendo, Rubén de la Torre, Javier Niklison, María Inés Sancerni, Luli Torn / Sala: Espacio Callejón / Funciones: jueves a las 21 / Duración: 85 minutos / Nuestra opinión: muy buena

Desde hace poco tiempo, el Espacio Callejón, la histórica sala del off que actualmente comanda Javier Daulte, comenzó a nutrirse de unas cuantas obras con algunas cuestiones en común. Se trata de Teatro Líquido, un nuevo colectivo creativo propuesto por el mismo Daulte. Desde aquel proyecto han surgido creaciones de artistas afines al Callejón sin ejes impuestos pero con la frescura que implica la cofradía. Este es el caso de Amor de película, la primera obra escrita por el conocido actor Héctor Díaz que aunque ya había probado el rol del director nunca lo había hecho con una de su propia creación.

Muy acertadamente Díaz ubica su obra en el mundo del cine. Muchos nexos se pueden entablar entre ese mundo y el teatral, uno que tan bien conoce el autor, pero esa distancia le permite una rica y contundente ironía. "Concentrate en que la gente la quiere pasar bien un rato" se le escucha decir a Federico (Rubén de la Torre), uno de los personajes más infames de la obra, el estereotipo del productor que solo quiere sacar rédito económico de nuevos proyectos ajenos.

La historia se centra en Julián Aguirre (Gerardo Chendo), un solitario, neurótico y aproblemado guionista que casi en la desesperación busca una trama que prenda en el productor para llevar a la pantalla grande. Productor, secretaria, guionista y una joven youtuber experta en redes, repleta de seguidores que conoce bien un mundo nuevo y necesario y en el que los demás no logran hacer pie pero saben que es indispensable para los futuros éxitos, son los personajes de esta historia de ficción que tiene además otra historia dentro. Como un juego de matrioshkas o de espejos, Díaz construye un eficaz cuento divertido e inteligente al que se suma un quinto personaje: un funcionario sin escrúpulos que les funcionará como nexo para que su proyecto de película quede elegida. Si se juntan un guionista de la vieja escuela y una millennial que maneja con destreza los tiempos que corren ¿qué puede salir mal?

La puesta escenográfica resulta un componente fundamental para anidar esta historia. Las cinco actuaciones son muy prolijas y tienen el dinamismo exacto para que las acciones fluyan en una comedia que tiene amor, emoción, una pareja despareja, un poco de costumbrismo y otro poco de modernidad, como reclama Federico, el productor, una comedia elástica.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?