Suscriptor digital

Los familiares esperaban un anuncio más contundente

La Armada ordenó a sus barcos que rastrillen cuando pasen por la zona
La Armada ordenó a sus barcos que rastrillen cuando pasen por la zona Fuente: Télam - Crédito: Diego Izquierdo
Darío Palavecino
(0)
15 de noviembre de 2018  • 19:29

MAR DEL PLATA.- El respeto fue absoluto durante el breve discurso del presidente Mauricio Macri , enfocado en resaltar el valor de los marinos, la continuidad de la búsqueda del submarino ARA San Juan y su compromiso personal con el caso "desde el primer día". Fue quizás la frase que más dolió a los familiares de los 44 desaparecidos, que al cabo del acto criticaron -el algún caso con extrema crudeza- al mandatario.

"No me conmovió, dijo algo que no es verdad, nunca estuvo con nosotros", acusó Zulma Sandoval, madre del suboficial sonarista Celso Vallejos. "Vino a hacer circo, una payasada", afirmó, todavía con lágrimas en los ojos que recién dejó correr cuando la formación de personal de la Base Naval Mar del Plata respondía con un "presente" a la mención de cada uno de los tripulantes del submarino desaparecido hace un año.

Fuente: Télam - Crédito: Diego Izquierdo

Sandoval recordó que cuando reclamaban por la búsqueda con medios privados, que lograron y concluyó sin resultados positivos, madres y esposas acamparon 52 días en Plaza de Mayo porque nadie las escuchaba. "Apenas nos dio 45 minutos en un año", recordó sobre la primera, breve pero tensa visita que les hizo a una semana de iniciado el rastrillaje, y otra en febrero, en Casa Rosada, de 40 minutos. Fue el tercer cara a cara que tuvieron con él en estos doce meses. "Nos hubiera recibido alguna vez, se va como una rata", advirtió.

Yolanda Mendiola, mamá del suboficial Leandro Cisneros, muy disconforme pudo resumir en una palabra el discurso del jefe de Estado ante más de 250 familiares y amigos de los 44 tripulantes: "Vacío", definió. Reniegan de ese acompañamiento que aseguran no haber sentido de la máxima autoridad nacional.

Fuente: Télam - Crédito: Diego Izquierdo

Un grupo importante de estos familiares se consolidó como fuerza de reclamo ante las autoridades para que la búsqueda del buque continúe luego de la partida de las naves internacionales que aportaron su ayuda durante los primeros meses. De esa lucha llegó el contrato con Ocean Infinity, la empresa que durante 60 días buscó en las profundidades sin encontrar una sola pista del ARA San Juan.

Más tranquila, con un duelo ya avanzado porque ya desde comienzos de este año se convenció que no había chance de sobrevida de la tripulación, María Rosa volvió hoy desde Punta Alta para presenciar un homenaje a su hijo, el suboficial Fernando Villarreal, y sus 43 camaradas. "Me quedo con los honores, el reconocimiento de sus compañeros que están aquí y el orgullo que son todos para la Patria", resaltó. Igual se permitió cuestionar el modo en que se dio este final. Insistió que su hijo "estaba preparado para la guerra, no para que le pase algo así, en una navegación de rutina".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?