Suscriptor digital

El peronismo dejó jirones de su unidad en el debate del Senado

Cristina Kirchner advirtió sobre el peso de la deuda; Pichetto cuestionó al kirchnerismo y al Gobierno
Cristina Kirchner advirtió sobre el peso de la deuda; Pichetto cuestionó al kirchnerismo y al Gobierno Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli
Gustavo Ybarra
(0)
16 de noviembre de 2018  

El Senado sancionó ayer el presupuesto nacional en una sesión en la que el peronismo volvió a dejar jirones de su unidad de acción política en el recinto, en una votación que podría ser el último acto de colaboración con el Gobierno antes de entrar de lleno en una campaña presidencial.

La madrugada de ayer también dejó en evidencia la distancia que media entre la prédica kirchnerista en defensa de los sectores más castigados por la política económica del Poder Ejecutivo y los hechos. Tras perder la votación del presupuesto, la bancada que lidera Cristina Kirchner abandonó el recinto, dándole la espalda a un proyecto del peronista Carlos Caserio (Córdoba) que pide la reincorporación de trabajadores despedidos por Fabricaciones Militares.

"El problema debe ser con nosotros, o conmigo en particular, porque se han retirado", destacó Caserio, con picardía, la ausencia del Frente para la Victoria.

Al final, la iniciativa se aprobó por la colaboración del oficialismo, que contuvo el creciente número de abstenciones que amenazaba con dejar sin quorum la votación.

Otro dato que dejó la maratónica sesión de 14 horas fue la creciente resistencia del peronismo que lidera Miguel Pichetto a votar los proyectos de un gobierno al que le cuestionan su modelo económico.

Si bien el rionegrino logró alejar los fantasmas de una fuerte sangría y una porción mayoritaria de sus 22 senadores acompañó su prédica de apoyo a la gobernabilidad, lo cierto es que ayer nueve legisladores votaron en contra.

La mayoría de estos rechazos se explica en el hecho de que son los que se conocen como senadores sin techo (no responden a un gobernador). Pero ayer asomaron rebeldías en parte del grupo que acompañó todo el año parlamentario a Pichetto.

En esa nómina debe anotarse a Omar Perotti (Santa Fe), Guillermo Snopek (Jujuy) y Alfredo Luenzo (Chubut). Otros casos se explican por el declarado enfrentamiento de sus gobernadores con la Casa Rosada, como los pampeanos Daniel Lovera y Norma Durango, y de los formoseños José Mayans y Teresa González, que responden a Carlos Verna y Gildo Insfrán, respectivamente. El debate fue por momentos tedioso, pero tomó calor en plena madrugada, con las intervenciones finales de la expresidenta, Pichetto y el jefe del interbloque oficialista, Luis Naidenoff (UCR-Formosa).

Cristina Kirchner cuestionó el modelo económico del Gobierno y trazó un cuadro apocalíptico sobre el futuro del país. "Se la pasaron hablando durante dos años de la pesada herencia y nadie sabe cómo se va a hacer para pagar en 2020 la formidable deuda que han contraído y que tampoco se sabe dónde está", aseguró.

Por su parte, Pichetto disparó críticas en todas direcciones. Al kirchnerismo y a la izquierda les enrostró la ausencia de protestas callejeras ("Las masas de la liberación no vinieron hoy al Senado", ironizó), mientras que al Gobierno le cuestionó su mala praxis económica y política. En ese sentido, hizo notar la ausencia de Eduardo Costa (UCR-Santa Cruz) que, enojado con el Poder Ejecutivo, no acompañó el presupuesto.

El cierre quedó en manos de Naidenoff, quien no dejó pasar la oportunidad de enfrentar al kirchnerismo con su costado más oscuro: la corrupción.

"No podemos olvidarnos del factor económico de la causa de los cuadernos (de las coimas) y el involucramiento de determinadas empresas; esto tuvo que ver con la paralización de la obra pública", sentenció mientras, a escasos metros, la expresidenta se revolvía incómoda en su banca.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?