Suscriptor digital

Los precios imposibles en Punta del Este: comer afuera cuesta mil pesos por persona

Nelson Fernández
(0)
16 de noviembre de 2018  • 20:52

PUNTA DEL ESTE. En las puertas de una temporada turística en baja, los comerciantes del este uruguayo procuran atenuar el impacto de la diferencia de precio con Argentina, para facilitar la llegada de veraneantes de ese país.

Los precios para alojamiento se mantienen en los mismos niveles que un año atrás, mientras que los restaurantes buscan generar promociones y aprovechar los beneficios de tarjetas de crédito y de devolución de impuestos.

El verano 2018 dio el récord histórico de cantidad de turistas en Punta del Este y todo el Uruguay, aunque en materia de ingreso de divisas hubo una caída, producto de una actitud de veraneantes que cuidaron el gasto más que en el enero de 2017.

Ahora, tras el sacudón cambiario que se produjo unos meses atrás en Argentina, el gobierno uruguayo y los operadores turísticos aguardan que los valores se estabilicen y la diferencia de precios no sean tan abultada como se visualizaba al inicio de la primavera.

En la rambla portuaria aparecen ofertas de menú turístico con valores de 15 a 23 dólares, y si se paga con tarjeta de crédito hay devolución de 22% por el Impuesto al Valor Agregado (IVA). ¿Mantendrán estos precios de noviembre hasta el verano?

Aunque los operadores dicen que no lo harán, todo dependerá del mercado. Hoy la preocupación es salvar la temporada, y se espera una baja fuerte, pero si el turismo local es más fuerte de lo que se espera y no hay tanta caída de veraneantes extranjeros, es posible que estas ofertas no se mantengan tal cual.

El Centro de Investigaciones (Cinve) divulgó sus proyecciones para la temporada de turismo, que proyecta una caída para la próxima temporada de 20%.

El dato mejora al considerar las visitas de uruguayos no residentes, lo que da una baja de 18%.

Abierto por origen, las proyecciones de Cinve para la temporada de verano, dan una caída de 30% de argentinos, de 1,2% en brasileños, compensado por un aumento de 35,8% en la de uruguayos no residentes, y de 11,6% en la de procedencia de otros países.

Los precios de alquiler se mantienen en dólares en los mismos niveles del verano pasado, lo que para el bolsillo de argentinos, o uruguayos, es más caro, porque el tipo de cambio ha subido. El dólar en pesos uruguayos ha subido 14% entre el promedio de enero y el valor actual de la cotización.

Para la primera quincena de enero, un departamento de dos dormitorios y dos baños, en edificio de época sin servicios y a 50 metros de la playa, piden unos 3.000 dólares por la quincena (lo que incluye los últimos días de diciembre).

Claro que hay precios más altos si el turista busca un departamento de ese espacio pero en una torre premium, nueva, con amenities a un monto de 18.000 dólares en el mismo período.

Para la zona de la Playa Mansa, los precios de alquiler de una casa tipo, de tres dormitorios (sin pileta) van desde desde los 4.000 dólares en adelante.

Comer afuera, misión imposible

En el Puerto de la península, una cena oscila entre 25 y 30 dólares por persona, que al cambio actual significan entre 800 y 1000 pesos aproximadamente.

Un desayuno simple de un café y 2 medialunas cuesta unos 7 dólares. En el centro de la península, la famosa calle Gorlero, el café cuesta 4,5 dólares.

Un menú infantil de hamburguesa, papas fritas y refresco está en los 15 dólares.

Algunas parrilladas de la península ofrecen un brasero para dos personas desde 37 a 46 dólares.

En restaurantes portuarios un plato de pescado con salsa de mariscos vale unos 28 dólares.

Hay locales frente a la Isla de Gorriti que ofrecen el "trago del día" a 6 dólares y un plato de pulpo o de mejillones a la provenzal en poco más de 25 dólares.

Un refresco en la playa puede valer unos 3 dólares, pero enfrente a la rambla, un mercado chico la ofrece a la mitad.

Los precios varían mucho según la zona y los locales. La "avenida gourmet" que va de Punta a La Barra (Pedragosa Sierra) tiene varios restaurantes selectos con precios mucho más altos a los de la península. También hay oferta más exclusiva y cara en la zona más al este, Manantiales y José Ignacio, donde está el único restaurante uruguayo que figura en la lista de los mejores 50 de América Latina.

Con cuidado en los precios, devoluciones de impuestos y ofertas especiales, Punta del Este y todo el Uruguay procura amortiguar la diferencia cambiaria con Argentina y salvar una temporada que ya se sabe que será más floja que la del año anterior.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?