Suscriptor digital

En el Celcit, la voz de las mujeres se eleva sobre el escenario

Guevara, Asensio y Ruiz
Guevara, Asensio y Ruiz Crédito: Patricio Pidal/AFV
Un ciclo de obras que destacan a dramaturgas, actrices y directoras, con temáticas de género y dialéctica inclusiva
Leni González
(0)
17 de noviembre de 2018  

En el año en que la Argentina debatió la legalización del aborto, pero todavía se discute la Educación Sexual Integral (ESI), un grupo de dramaturgas, directoras, productoras e intérpretes puso en marcha, en el mes de la No Violencia hacia las mujeres (#25N), una celebración a las luchas femeninas: "Mujeres a la obra", el primer ciclo de teatro y feminismos, desde ayer, hasta el lunes, en el Celcit.

"Por supuesto que todos pueden escribir obras sobre mujeres pero en este caso, el eje está puesto en el feminismo y en nuestra propia voz, porque a nosotras nos pasa por el cuerpo y eso es lo que queremos visibilizar", dice Carolina Guevara, autora y protagonista de Los golpes de Clara -unipersonal dirigido por Leandro Rosati, sobre una jefa de hogar desocupada que se calza los guantes de box-, e integrante de este encuentro colectivo de compañeras vinculadas al espacio Celcit.

"Está buenísimo que cada vez seamos más las artistas que desde distintos lugares, sea stand-up o teatro comercial, cuenten lo que les pasa. No hay una sola voz ni nadie puede salir a juzgar, a hacer algo policial con el discurso del otro porque todo suma y es válido porque si no, caemos en lo que criticamos", dice Mariela Asensio que presenta Están lloviendo hombres, la perfomance que realizó este año para un ciclo de artes escénicas en el Konex. Para Pilar Ruiz, responsable de Descansa, centrada en la decisión de una mujer de continuar o no con su embarazo no deseado, "es muy paradójico porque la mayoría del público de teatro es femenino y, sin embargo, se legitima a los hombres con obras escritas y dirigidas por ellos".

Además de las obras de estas tres artistas, podrán verse Esa niña, de Lucila Quarleri; Rosa del desierto, de Claudia Quiroga; Rayito de sol, de Natalia Villamil, dirección de Cintia Miraglia y actuación de la talentosa Leticia Torres; y Maldichas, de Daniela Carballo, Lara Hernaiz y Lena Zapata.

Si se habla de voces y cuerpos femeninos, el proyecto de ley de paridad teatral para todas las áreas artísticas, técnicas y directivas en el Complejo teatral de Buenos Aires tiene estado parlamentario pero continúa estancado. "No le dan bola. En 2017, solo una mujer autora fue programada en todo el Complejo. Este año hay más pero eso no cambia nada porque no puede depender de voluntades individuales, eso significa no asumir el problema de que la desigualdad es enorme. Para quienes declaran, dentro de la propia comunidad teatral, que quieren ser elegidas por su capacidad y no por ser mujeres, les pregunto: ¿Las mujeres antes no votaban porque eran incapaces o por la desigualdad? Es igual de ridículo", dice Asensio, una de las promotoras del cupo teatral junto con Maruja Bustamante, Cecilia Roth, Cristina Banegas, Alejandra Flechner y muchas otras que entienden que ningún varón cede espacios por un acto de buena voluntad sino que debe ser el Estado quien marque la tendencia. "Me da vergüenza decirlo: una dramaturga del peso de Susana Torres Molina nunca fue programada en un teatro oficial. Y no me sigan poniendo de ejemplo a Griselda Gambaro", afirma Asensio.

Otro de los temas que quedó flotando entre las mujeres del teatro es la denuncia por abusos y maltratos al director y docente Omar Pacheco. Para Guevara "antes no había categorías para llamar a muchas cosas que pasaban. Ahora tenemos más herramientas. Existen idealizaciones al maestro, al genio, como en muchos ámbitos, pero en teatro se trabaja con el cuerpo, entonces hay más manipulación sobre la subjetividad". Por su parte, Asensio agrega: "En la cultura de la docencia, es sabido desde que empecé a estudiar que estos popes del teatro son altos maltratadores en sus clases y aun hoy se mantienen como reyes. Hay que cambiar todo el paradigma. Soy docente y a mí no se me ocurriría tener contacto sexual con mis alumnos ni elegir a los que 'me gustan', es una locura. Y hay jóvenes docentes que de manera más canchera o solapada realizan esas prácticas".

Ciclo Mujeres a la obra

  • Hasta el lunes 19.
  • Celcit, Moreno 431. $250.
  • Hoy, a las 20: Rosa del desierto, de Claudia Quiroga.
  • Rayito de Sol, de Natalia Villamil y dirección de Cintia Miraglia. A las 22.30.
  • Domingo. Maldichas, de Daniela Carballo, Lara Hernaiz y Lena Zapata. A las 22.
  • Lunes 19. Descansa, de Pilar Ruiz. A las 18.
  • Los golpes de Clara, de Carolina Guevara y Leandro Rosati. A las 20.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?