Suscriptor digital

De Lille a Tokio: los Pumas buscan darle un golpe psicológico a Francia de cara al Mundial

Nico Sánchez ensaya una patada a los palos; detrás, lo observa Gonzalo Quesada, goleador del Mundial 1999
Nico Sánchez ensaya una patada a los palos; detrás, lo observa Gonzalo Quesada, goleador del Mundial 1999 Crédito: AFP
Alejo Miranda
(0)
16 de noviembre de 2018  • 23:59

Cuando los Pumas vencieron a Francia en su propia casa en el partido inaugural del Mundial de 2007 sorprendieron a casi todo el mundo. A todos menos a los argentinos. Los entonces dirigidos por Marcelo Loffreda habían ganado cuatro de los cinco enfrentamientos que habían jugado ante los franceses en los cinco años previos. Por eso, cobra especial importancia el partido que la Argentina y Francia protagonizarán esta tarde, a 10 meses del enfrentamiento que marcará el inicio del Mundial Japón 2019 para ambos en Tokio, y que será determinante para la clasificación a los cuartos de final considerando que Inglaterra es el favorito en el Grupo C.

En los seis test matches que disputaron entre sí desde 2012 se repartieron tres victorias por lado. Es decir que el ganador del partido de hoy, en el Stade Pierre Mauroy de Lille (a las 17.05 de la Argentina), inclinará la balanza para un lado o para el otro. La relevancia no pasa tanto por una cuestión estadístico- matemática, sino más bien por la inyección de confianza que puede significar una victoria. Lo admitió sin vueltas Nicolás Sánchez en la previa: "Para mí, el equipo que gane este fin de semana ganará el partido en Japón. Todos los partidos con Francia se juegan desde lo mental. El equipo que prevalezca tendrá una ascendencia psicológica sobre su rival en Japón".

Para los Pumas hay muchas cosas más en juego. Desde la llegada de Mario Ledesma a la conducción se percibe un cambio positivo tanto en lo mental como en cuestiones esenciales del juego, pero todavía con mucho por mejorar, como quedó expuesto en los últimos dos partidos, con sendas derrotas ante Australia e Irlanda.

De la caída del sábado pasado en Dublín cabe rescatar la defensa, un pilar histórico del seleccionado. No obstante, el scrum volvió a estar en deuda y, si el partido es cerrado como se anticipa, podría ser determinante en el resultado una vez más. Por otro lado, los Pumas pocas veces pudieron desatar su temible juego de ataque. Por tres factores: Irlanda se defendió bien, cuidó la pelota de manera tal que no permitió contraataques y, fundamentalmente, los argentinos utilizaron como una de sus principales tácticas el juego con el pie, que funcionó en la medida en que se ejecutó con precisión, cosa que no siempre ocurrió.

Tomás Lavanini, uno de los forwards determinantes del equipo de Ledesma
Tomás Lavanini, uno de los forwards determinantes del equipo de Ledesma Crédito: AFP

Hay razones para augurar una evolución en este sentido hoy. Por un lado, Francia no tiene la disciplina de Irlanda. Por el otro, Ledesma volvió a cambiar de medio-scrum, apostando a la patada de Gonzalo Bertranou. "Nos pareció que Gonza entró con muchísima energía y es el que venía jugando", justificó Ledesma por ESPN. "Esta gira nos sirve para seguir probando jugadores y seguir laburando en la identidad".

Las principales novedades que dispuso el coach pasan por el banco de suplentes. Reaparece luego de tres años de ausencia el segunda línea Mariano Galarza, el primer "europeo" en ser citado que no es primera línea. Además, dispuso de solo dos backs en lugar de tres para darle lugar a un forward más.

Esto último, en cambio, es indicio de que puede ser un partido más cerrado. Seguro más luchado. Volviendo a los antecedentes, es imposible omitir el duelo de 2014 en el Stade de France. Como hoy, a 10 meses del Mundial. Los Pumas se impusieron entonces por 18-13, con la particularidad de que no anotaron ningún try en un desarrollo cuanto menos áspero.

Para los dos países se trata de una especie de clásico. Francia es el rival al que más veces se enfrentaron los Pumas (será el 51° enfrentamiento entre ambos) y al que más veces derrotaron (14). Así y todo, nunca pudieron ganar en Lille, donde jugaron dos veces (1988 y 2012).

El seleccionado de Francia durante el Captains Run en Lille
El seleccionado de Francia durante el Captains Run en Lille Crédito: Reuters

Y Francia, un especialista en sacar adelante partidos a partir de su orgullo, llega con la sangre en el ojo luego de seis derrotas al hilo. Solo ganó dos de sus últimos 15 test matches, racha que incluye un bochornoso empate ante Japón hace un año. Pero no deja de ser una potencia y parece estar emergiendo de a poco de la crisis bajo el mando de Jacques Brunell. Este año derrotó a Inglaterra y hace siete días estuvo a punto de vencer a Sudáfrica, pero perdió a causa de un try de toda la cancha con el tiempo cumplido.

El partido del 21 de septiembre de 2019 en Tokio es el gran objetivo de los Pumas. El duelo de hoy en Lille, un anticipo para reafirmar la evolución y diagnosticar deficiencias. Pero también, un golpe de efecto psicológico que puede tener incidencia dentro de 10 meses.

Las formaciones

Francia: Maxime Médard; Teddy Thomas, Mathieu Bastareaud, Gaël Fickou y Yoann Huget; Camille Lopez y Baptiste Serin; Arthur Iturria, Louis Picamoles, y Wenceslas Lauret; Yoann Maestri y Sébastien Vahaamahina; Cedate Gomes Sa, Guilhem Guirado (c) y Jefferson Poirot. Entrenador: Jacques Brunel.

Suplentes: Camille Chat, Dany Priso, Rabah Slimani, Paul Gabrillagues, Mathieu Babillot, Antoine Dupont, Anthony Belleau y Benjamin Fall.

Los Pumas: Emiliano Boffelli; Bautista Delguy, Matías Orlando, Jerónimo de la Fuente y Ramiro Moyano; Nicolás Sánchez y Gonzalo Bertranou; Guido Petti Pagadizábal, Javier Ortega Desio y Pablo Matera (c); Tomás Lavanini y Matías Alemanno; Santiago Medrano, Agustín Creevy y Santiago García Botta. Entrenador: Mario Ledesma.

Suplentes: Julián Montoya, Juan Pablo Zeiss, Lucio Sordoni, Mariano Galarza, Rodrigo Bruni, Tomás Lezana, Tomás Cubelli y Matías Moroni.

Hora: 17.05

TV: ESPN 2.

Estadio: Stade Pierre Mauroy, Lille.

Árbitro: Glen Jackson (Nueva Zelanda).

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?