Suscriptor digital

Copa Libertadores: ¿Y si Gallardo sorprende ahora en River con la táctica del "árbol de Navidad" de Ancelotti?

Un delantero menos (Borré) y un volante más para tratar de controlar los carriles centrales del medio campo, una alternativa para el desquite con Boca
Un delantero menos (Borré) y un volante más para tratar de controlar los carriles centrales del medio campo, una alternativa para el desquite con Boca Fuente: LA NACION
Christian Leblebidjian
(0)
17 de noviembre de 2018  • 08:56

Acostumbrado a sorprender tácticamente en los últimos superclásicos, cuando a Marcelo Gallardo le preguntaron sobre las variables que analiza para la revancha en el Monumental, respondió: "Manejo todas las alternativas". Alguna vez dio la nota ante Boca ubicando a Pity Martínez de enganche en un 4-3-1-2, en otra oportunidad a Lucas Pratto como wing derecho en un 4-2-3-1. La última jugada, una línea de 5 para jugar en la Bombonera, aunque lejos de que eso sea sinónimo de un planteo defensivo, en el 2-2 de la primera final de la Copa Libertadores sucedió todo lo contrario: el que impuso condiciones en el desarrollo del juego fue nuevamente River, doblando defensivamente las marcas ante el tridente Villa-Ábila-Pavón y soltando a Montiel y Casco para complicar al equipo de Barros Schelotto por las bandas. ¿Y ahora?

La suspensión de Santos Borré le generó más que un interrogante, sobre todo porque Scocco no está en plenitud físicamente y si quisiera mantener el 4-1-3-2 habitual con dos delanteros-delanteros, estaría obligado a ubicar a un juvenil (Julián Álvarez) o a un Rodrigo Mora que, últimamente, cuando recurrió a él lo hizo para jugar más como volante por la derecha que como N° 9.

"Cuando uno idea la estrategia primero tiene que mirar a sus propios jugadores, pero también cómo se mueve el rival. Queríamos imponer nuestras condiciones y, por momentos, salió. Sobre todo en esa media hora inicial, cuando fuimos superiores en el juego", explicó Gallardo, al mismo tiempo que no descartó la línea de 5 para la definición en Núñez. Reconoce que como los detalles muchas veces definen partidos, trata de no dar pistas sobre las planificaciones a realizar.

Y la realidad es que los entrenadores no solo analizan los titulares en función de los momentos de sus propios futbolistas y el planteo del adversario, sino también contemplando qué "carta ganadora" puede quedarle en el banco de suplentes. Esto sucede siempre, pero más todavía ante una definición que puede tener un alargue de 30 minutos. Quizás eso les quite chances de titularidad a Scocco y a Quintero, aunque "no hay que descartar nada".

Lo más probable es que termine dándole ingreso a un mediocampista más. El punto sorpresivo del DT de River no estaría en ese detalle, sino en la ubicación de esos volantes para, en la batalla táctica, volverle a generar a Boca la superioridad numérica que antecede cualquier dominio territorial. Tomando como punto de partida que el adversario le plantearía un 4-4-2 (algo que parece que hará el Mellizo a partir de la lesión de Pavón), no sería descabellado que Gallardo se la juegue con un 4-3-2-1, el sistema que Carlo Ancelotti definía como el "árbol de Navidad". Con la línea de fondo clásica y con Ponzio para generar el 3 vs. 2 con Maidana y Pinola sobre las dos puntas xeneizes, luego quedarían 5 vs. 4 dentro de los tres carriles centrales: Enzo Pérez, Palacios, Nacho Fernández, Pity Martínez y Pratto contra Pablo Pérez, Barrios, Izquierdoz y Magallán. Si Boca se vio superado en la Bombonera por los costados, quizás la próxima jugada del Muñeco sea generarle un gran lío por el centro.

Si ése llegara a ser el plan A, la alternativa sería algo más convencional con un 4-2-3-1: con Ponzio y Palacios; Nacho Fernández, Enzo Pérez o Quintero y Pity Martínez; y por delante de ellos Pratto. ¿Y el plan C? Salir desde el arranque con Scocco y Pratto arriba, con Ponzio como único contención y luego una línea de tres volantes habilidosos y con desdoblamiento: puede elegir tres de los cuatro nombres: Nacho Fernández, Enzo Pérez, Quintero y Pity Martínez.

¿La próxima jugada de Gallardo podrá ser un "árbol de Navidad"? Sí. No hay que descartar nada.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?