Suscriptor digital

Alerta terrorista: la historia de los dos argentinos que hablaban de "morir por Alá"

Los operativos de seguridad en busca de presuntos terroristas se intensificaron la última semana
Los operativos de seguridad en busca de presuntos terroristas se intensificaron la última semana Fuente: Archivo
Los detuvieron cuando se sospechaba que querían atentar contra la comunidad gay; tenían contacto con islamistas y buscaban datos sobre atropellamientos
Claudio Jacquelin
Paz Rodríguez Niell
(0)
18 de noviembre de 2018  

Tiene 20 años, estudia Enfermería, trabaja de cadete y gana 13.000 pesos mensuales. Vive en Parque Patricios con su padre, que lo mantiene. Una vida sencilla, sin nada que llamara la atención. Pero llevaba meses hablando sobre "morir por Alá" y viendo videos de bombas caseras. Decía que con poca plata podía hacerse un atentado como el del Puente de Londres y acumulaba información sobre cómo atropellar gente. Estaba entusiasmado porque un contacto de Manchester, sospechado en Inglaterra de ser "reclutador" de Estado Islámico, le había mandado una caja con chocolates y una túnica que le tapaba "hasta las piernas". Se llama Augusto Barraza y, con un amigo de Dock Sud, César Justiniano Gutiérrez, creó el grupo Islamic State para comunicarse vía Telegram.

A Gutiérrez, que aún va al colegio, su madre le preguntó preocupada si andaba "con cosas del terrorismo". Barraza y Gutiérrez son los jóvenes que activaron las alarmas de los servicios secretos y de seguridad de varios países, incluida la Argentina, en la previa de la cumbre del G-20.

Cuando solo faltaban dos semanas para el inicio de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno en Buenos Aires, los dos eran considerados una amenaza no neutralizada.

A tal punto que fueron ellos quienes desataron la creciente tensión, aún no saldada, en la relaciones entre el gobierno argentino y el británico, que emitió un alerta -ahora suavizado- por posibles ataques terroristas.

La medida indignó a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y motivó algunos ásperos intercambios entre funcionarios del gobierno nacional y de la delegación diplomática. La cartera de Bullrich hacía varios días que venía tratando el tema con los británicos, al igual que con autoridades de al menos otros tres países, y había pedido tiempo. Por eso consideró inoportuno el comunicado de los ingleses, difundido como un "consejo a viajeros" que visitaran la Argentina.

Tal como reveló LA NACION, Barraza y Gutiérrez fueron detenidos por orden del juez federal Rodolfo Canicoba Corral hace ocho días. Los venía siguiendo desde hacía meses y los arrestó dos días después de aquel alerta británico. LA NACION reconstruyó la historia con fuentes oficiales al tanto de las investigaciones.

El dato que alertó sobre Barraza lo aportó el FBI, al enviarle a la AFI información del teléfono celular del cubano Raúl Gutiérrez Sanchez, detenido cuando -según las fuerzas internacionales- estaba a punto de ejecutar un atentado en un bar de Bogotá, Colombia, "en nombre del Islam".

En el teléfono del cubano se encontraron recomendaciones que le había enviado Barraza sobre cómo realizar un atentado, además de un chat que decía: "El hermano de Argentina también anda en algo".

La Justicia sospecha, sobre la base de registros y escuchas, que Barraza y Gutiérrez tenían previsto un objetivo inmediato, que podía no ser el único: atentar contra la comunidad LGTB en la marcha del Orgullo Gay que iba a hacerse el sábado 10 de este mes. Un día antes fueron detenidos.

El FBI aportó un video del celular del cubano con una mención a un posible atentado en esa movilización. Además, Barraza, vía Telegram, le dijo que no hacía falta dinero para atentar en nombre de EI y citó como ejemplo tres ataques: el de la disco gay de Orlando y dos atentados con la modalidad de atropellamiento: el del Puente de Londres y uno en Nueva York, probablemente aquel en el que murieron cinco rosarinos, el 31 de octubre del año pasado.

En los documentos que hoy tienen los investigadores está la prueba de una transferencia de dinero del cubano a Barraza, vía Paypal. Le giró la irrisoria suma de tres dólares.

Otro elemento que alertó a los investigadores es una escucha telefónica en la que Barraza habla con una persona sobre un camión concreto, al que identifica con modelo y número de patente. Lo rastrearon y era un Mercedes Benz de una empresa en la que trabaja el padre de Barraza.

El contacto inglés

La Justicia investiga también el vínculo de los argentinos presos con "Faisal Mostafá", de Manchester, Reino Unido. Este año, Barraza habría recibido de él una caja con chocolates, un Corán, una túnica, un gorrito y un pen drive. Según las pruebas reunidas, Barraza habló con su novia del paquete y dijo que un tercero que lo vio "tembló".

Mostafá está acusado de ser un supuesto "reclutador" de EI y tenía una organización benéfica, que funcionaría como cobertura de sus operaciones. En la causa hay un informe de Interpol con una foto suya y datos sobre cómo habría buscado convertir a una joven al Islam mandándole cosas. Canicoba pidió oficialmente a Gran Bretaña más información para su causa.

En sus diálogos, Barraza se identificaba a sí mismo como Makin Muhannad y Gutiérrez, como Ale Sawarin. Algunas de sus conversaciones incluyen referencias a morir en un atentado con bombas.

En una comunicación interceptada por orden judicial, la madre le pregunta a Gutiérrez, de 22 años, si anda "con cosas del terrorismo". Y en otra escucha, él saluda "Salam Aleikum" ("Que la paz esté contigo") y su padre y su madre le advierten que no les gustan sus contactos. Él contesta que ya no está más en eso.

Esta semana, cuando declararon en indagatoria, tanto Barraza como Gutiérrez negaron cualquier vínculo con el terrorismo. Los dos pidieron que los liberaran para seguir con sus estudios. Barraza dijo que ese mismo día tenía que estar rindiendo un examen de enfermería. Gutiérrez, que en dos meses terminaba el secundario.

Por el momento, los dos siguen detenidos y, a medida que se aproxima la reunión del G-20, el Gobierno eleva sus alertas.

Sobre todo, después de los atentados con bombas de la semana pasada. Pero, también, porque dice no haber tenido suficiente colaboración de algunos de los países sobre ciudadanos de esas naciones que habrían estado involucrados en actos violentos durante cumbres anteriores, como Alemania, donde se hizo la última.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?