Suscriptor digital

Pablo Andújar: de ser el 1824° del mundo hace nueve meses a campeón del Challenger de Buenos Aires

Trofeo en mano para Pablo Andújar, campeón en Palermo
Trofeo en mano para Pablo Andújar, campeón en Palermo Crédito: Prensa Challenger de Buenos Aires/ Sergio Llamera
José Luis Domínguez
(0)
18 de noviembre de 2018  • 16:30

A los 32 años, Pablo Andújar ya cuenta con varios almanaques del circuito ATP sobre su espalda. Nacido en Cuenca, España, llegó a ser el número 32 del ranking hace poco más de tres años, en agosto de 2015. Luego, salió del Top 100. En los últimos meses, los resultados lo acompañaron y volvió a estar dentro de los cien mejores del tour. Con esa confianza desembarcó en nuestro país, y esta semana conquistó el Challenger de Buenos Aires al superar en la final al cordobés Pedro Cachin por 6-3 y 6-1, en una hora y 33 minutos de acción. Un título que se suma a otras excelentes noticias en lo personal: el español reconoció que a fines de febrero próximo será padre por primera vez.

Diestro, con revés de dos manos, Andújar es un habitué de los torneos argentinos. El conquense había sido varias veces protagonista de la prueba principal en suelo argentino, el ATP de Buenos Aires, que disputó en ocho ocasiones. Sin embargo, entre 2014 y 2017, una lesión en el codo derecho, que le impedía sacar con soltura, lo tuvo a maltraer y lo dejó a pocos pasos del retiro luego de tres operaciones.

Sin darse por vencido, emprendió el camino de regreso desde bien abajo. La poca actividad lo llevó hasta el puesto 1764° en octubre del año pasado. Empezó esta temporada con tres derrotas seguidas y un retroceso hasta el 1824° del ranking del 12 de febrero pasado. En Río de Janeiro, conmovió con las lágrimas que dejó escapar al ganarle al austríaco Gerald Melzer: era su primera victoria en el nivel ATP después de dos años.

En el dobles, el título fue para Guido Andreozzi y Guillermo Durán, que vencieron a Andrés Molteni y al brasileño Marcelo Demoliner por 6-4, 4-6 y 10-3

Poco después, conquistó un torneo menor, el Challenger de Alicante. Esa seguidilla, y la posibilidad de jugar sin dolores, le dio más seguridad. Con ranking protegido ingresó en el ATP de Casablanca, en Marruecos, donde dio una de las grandes sorpresas del año: conquistó el título con un triunfo sobre el británico Kyle Edmund cuando aparecía como el 355°del mundo, el campeón de ranking más bajo en un ATP en más de dos décadas, desde que Lleyton Hewitt ganó Adelaida en 1998, cuando tenía 16 años y era el 550° de la clasificación semanal del tour.

Su historia de recuperación continuó. Con altas y bajas, porque nada es lineal en el universo de las raquetas. Volvió a los Challengers. En octubre, celebró en Florencia, al superar en la final al santiagueño Marco Trungellitti. Después de una segunda rueda en Montevideo la semana pasada, desembarcó en Buenos Aires y se mostró intratable: victorias en sets corridos sobre Facundo Mena, Arthur de Greef, Pedja Krstin y Federico Coria, antes de superar en el encuentro decisivo a Cachin, una de las revelaciones del certamen. "Este fue el mejor año de mi vida. Después de todo lo que pasé, no esperaba terminar dentro de los 100 mejores, sólo quería terminar sin lesiones", contó Andújar, que tiene pensado regresar a nuestro país en febrero próximo, para los ATP de Córdoba y Buenos Aires.

Más allá de la amplitud en la cuenta, el encuentro final fue parejo durante varios pasajes, pero Andújar demostró su categoría en los momentos más trascendentes y tomó ventajas indiscutibles. Así, se quedó con un nuevo festejo, que lo hará subir otras 17 posiciones. Desde este lunes, será el 82° del mundo. Todavía lejos de su mejor ranking. Más cerca del nivel ATP que lo cobijó durante mucho tiempo, al que procura volver con jerarquía y una enorme fuerza de voluntad.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?