Suscriptor digital

El TC cumple un sueño dorado: un final de campeonato con las cuatro marcas sentadas a la mesa

Crédito: Prensa ACTC
Pablo Vignone
(0)
18 de noviembre de 2018  • 19:52

Es el sueño de los dirigentes del Turismo Carretera. Que las cuatro marcas lleguen en relativa igualdad de condiciones a la última carrera para decidir cuál de ellas se queda con el título. Una variante más interesante que la del 2017, cuando Ford no tuvo un representante con aspiraciones en el cierre, en La Plata, y ello se reflejó en una caída de tensión en el público. Esta vez, en cambio, quedó servido un cierre multitudinario en el nuevo autódromo de San Nicolás, para dentro de tres semanas.

Con 70,5 puntos en juego en esa carrera, son doce los pilotos que matemáticamente pueden aspirar a quedarse con la corona; pero la pista nunca se lleva del todo bien con la aritmética, y son cuatro, apenas, los que pisan fuerte: Matías Rossi (Ford), Facundo Ardusso (Torino), Agustín Canapino (Chevrolet) y Jonatan Castellano (Dodge). Los cuatro están apretados en 15 puntos, cada uno representa a una marca. Un guión no lo habría programado con tanta eficacia.

El santafesino Ardusso, vencedor ayer en el nuevo asfalto de El Villicum, en San Juan, quedó segundo en el torneo pero con la tranquilidad de no depender de nadie para ganar el título que el año pasado se le escapó por apenas un cuarto de punto a manos de Canapino. Si se queda con todo lo que habrá en juego en San Nicolás (pole, serie, victoria final), será campeón aunque Rossi, el actual puntero del certamen, sea segundo. Está inspirado Ardusso, que posee enorme chances de retener, el domingo que viene, la corona del Súper TC2000, y ganar un fenomenal envión anímico para la nunca liviana definición de TC.

Eso lo sabe bien Rossi, que en distintas ocasiones (2012, 2015, 2016) llegó como puntero del torneo a la última carrera para irse con las manos vacías. "Mi objetivo siempre es llegar a pelear el título", subraya el piloto de Del Viso, en su segundo año con Ford: su auto es rápido para clasificar (ya consiguió seis poles en 14 carreras) pero siempre queda debiendo consistencia en la carrera. Con 156 puntos en la Copa de Oro le lleva siete a Ardusso (149), ocho a Canapino (148) y quince a Castellano (141). No tiene nada asegurado. "Todos tenemos chances. Lo importante es estar en la conversación", insiste. Mariano Werner, el segundo defensor de la marca en la Copa de Oro, está a casi 30 puntos de Ardusso y depende más de un milagro.

Lo de Canapino parece increíble: hace tres semanas era líder de los tres torneos en los que compite, TC, STC2000 y TopRace. Ahora, perdió la vanguardia en los tres campeonatos. Su Chevrolet careció de potencia en Villicum y los hinchas están preocupados: "Demasiado barata la sacamos", rumió tras la calurosa exigencia sanjuanina, en la que apenas llegó décimo. "Veníamos con un auto 10 puntos, ahora bajamos a 7", graficó. Guillermo Ortelli, el otro espadachín de la marca, está a 46 puntos de Rossi y sobre él pesa la obligación de ganar. En San Juan (su 365ª carrera en el TC, un record absoluto) fue segundo; pero un batacazo como el de 2016 parece fuera de radar. "Los números dan pero hay que ser conscientes de que estamos lejos", admitió el multicampeón de Salto.

Castellano, la esperanza de Dodge, es el único de los cuatro grandes candidatos que no conoce aún el trazado nicoleño: los otros ya corrieron allí con el STC2000. La pista podría no favorecer tanto al Dodge, pero con dos victorias en el año, tantas como Ardusso, sus ilusiones son firmes. "Mis posibilidades de ir a pelear el título son muy reales, porque tengo un gran auto y eso da más tranquilidad. La diferencia no es tan importante para la cantidad de puntos que quedan en juego", opinó.

Ford, Torino, Chevrolet, Dodge, en ese orden, proporcionan un fabuloso sueño a sus hinchas, y también a quienes viven el día a día del Turismo Carretera. El domingo 9 de diciembre, San Nicolás vuelve a recibir al TC por primera vez en medio siglo. Seguramente no podrá olvidar jamás ese retorno.ß

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?