Suscriptor digital

Por qué los futbolistas de la selección decidieron involucrarse en la continuidad de Scaloni

Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Aguilar
Cristian Grosso
(0)
19 de noviembre de 2018  • 22:26

MENDOZA.- Los futbolistas sufrieron un desengaño con Jorge Sampaoli. Los que viajaron al Mundial de Rusia, los que se quedaron en el pre embarque de la excursión y hasta los que siguieron los turbulentos días de la selección desde muy lejos. Después de las contradicciones y las invasiones que envolvieron la última etapa del ciclo anterior, después de una Copa del Mundo que tardará en cicatrizar, todos los síntomas de renovación acercan una sensación de alivio. Los nuevos jugadores agradecen el remanso para no cargar con viejas mochilas, y el entrenador de turno se fortalece. En las últimas horas Lionel Scaloni habría recibido el primer guiño oficial desde la AFA para extender su interinato. Y los futbolistas asumieron un papel trascendente, no han sido casuales las muestras de respaldo con las que arroparon al DT que esta noche, en el segundo duelo con México, completará la tarea asignada tras el derrumbe en Rusia: conducir a la selección sin motines ni escándalos hasta cerrar una amarga temporada.

"Estamos trabajando muy bien con él. Obviamente queremos que siga. Él nos da mucha libertad y nos hace trabajar de una linda manera. Todos tiramos para adelante y creo que con la ayuda de él, podemos seguir de esta manera", enfatizó Paulo Dybala. Él, es Scaloni. Nada de evasivas, el cordobés apostó por la continuidad. Sergio Romero, único representante de la vieja guardia, incluso fue más allá. Se atrevió a comparar a Scaloni con el entrenador que más lejos llevó a la selección en décadas: "Logró hacer un cambio muy importante, como Sabella. Trajo gente nueva que se adaptó y está dejando la piel por la camiseta. Estamos muy contentos", indicó el arquero récord, con 96 presencias, que no jugó el viernes pasado y tampoco lo hará esta noche. Primero atajó Marchesín, hoy Rulli, y Romero seguirá en el banco. Dybala es el presente y Romero el pasado, sin embargo, coinciden.

El aval escapa a las generaciones. Scaloni consiguió consenso. "Es un técnico que lleva pocos partidos en la selección. Le pone mucha pasión y entusiasmo a su trabajo. Tiene ganas de que las cosas vayan bien y estoy contento por eso. Se merece esta oportunidad que le dieron, y luego él sabrá...", manifestó Icardi. "Tiene las cosas muy claras, trata de que los jugadores estén cómodos, los pone en la misma posición que en el club. Aporta para el grupo para que el equipo sea mejor colectivamente. Está dando sus primeros pasos y tiene las cosas muy claras", agregó Tagliafico. Los jugadores reconocen la inexperiencia del técnico, pero no parece preocuparles. No reparan que ese confort que hoy celebran, tal vez encierre una trampa: la Argentina, y ellos especialmente, nuevos la mayoría, necesiten un entrenador con oficio, probado en la adversidad, para iniciar una etapa refundacional que seguramente traerá turbulencias.

¿Por qué los futbolistas decidieron involucrarse en la continuidad de Scaloni? Por tres razones. En orden decreciente: para respaldar la breve gestión del exvolante de La Coruña; para criticar los desconcertantes trazos finales de Sampaoli y, también, para diferenciarse de los históricos, los que después de la derrota con Croacia tomaron el control de la selección, apostaron por ellos mismos y desplazaron al ala renovadora. Algunos que estuvieron en la Copa de Rusia están en Mendoza. Y sienten que llegó su tiempo. Una etapa más amable y cercana con los hinchas. En esa reconstrucción, tanto en Córdoba como al llegar a Mendoza, se brindaron con paciencia a la rutina de las selfies y los autógrafos.

Tagliafico, Acuña, Mercado, Lo Celso, Meza y Dybala fueron al Mundial. Sampaoli los desconcertó; se enredó, se traicionó. Romero todavía siente que no lo quisieron esperar. Lautaro Martínez, Icardi, Ángel Correa, Leandro Paredes, Marchesín, Pezzella. vivieron la frustración. "Scaloni es más directo que Sampaoli. Deja en claro lo que quiere", martilló Paredes. Para el 'Mudo' Vázquez, Cervi, De Paul, Pereyra, Saravia, Foyth, Mammana, Rulli. se encendió otra ilusión. Incluso para Ramiro Funes Mori, por ejemplo.

Esta noche para cerrar el año, Scaloni insistirá con la versatilidad táctica para descomponer las líneas y buscará seguir ampliando la base de jugadores. Apostará por Rulli, Kannemann en el fondo, De Paul para la banda larga por la derecha, Ascacibar-Pereyra para un eje central más metagúrgico que Paredes-Lo Celso, Icardi como faro y la vuelta de Lamela a la selección luego de dos años. Solo Funes Mori y Acuña se mantendrán entre los titulares que el viernes ganaron 2-0 en Córdoba.

"Hoy entro al vestuario y es un cambio brusco", reflexionó Tagliafico. En general, los futbolistas hablan de frescura, alegría. Alivio. Claudio Tapia también lo percibe. En definitiva, de inconfundible perfil jugadorista, el presidente de la AFA siente que ellos serán los garantes de su elección: "Hay actitudes en los jugadores que te reflejan que hoy están identificados con este técnico. Me doy cuenta de que estos jugadores respaldan al cuerpo técnico. Scaloni tranquilamente puede conducir la selección mayor. Lo viene haciendo muy bien". Parece que el dirigente que proclamó un plan a diez años impulsará una solución de apuro.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?