Suscriptor digital

Cuatro alternativas originales a las clásicas colonias de vacaciones

Tus hijos pueden aprovechar el verano para desarrollar sus intereses y talentos.
Tus hijos pueden aprovechar el verano para desarrollar sus intereses y talentos. Crédito: Unsplash
Sofía Orsay
(0)
20 de noviembre de 2018  • 15:15

Se acerca el receso escolar de verano , y lo más probable es que tus propias vacaciones no sean tan largas como para poder organizar programas divertidos y enriquecedores todos los días, hasta que tus chicos vuelvan al colegio.

Lo ideal es que no pasen la mayoría de sus horas frente a la compu, a la tele o con jueguitos electrónicos. Entonces, ¿por qué no optar por programas diseñados para que desarrollen sus intereses y aprendan más? Descubrí estas alternativas creativas a las clásicas colonias de vacaciones:

1. Un verano cultural

Aprovechá las vacaciones para que tus hijos y sus amigos aprendan a disfrutar de los museos: de arte, antropología, historia y más.

La premisa es simple: ponete de acuerdo con otros papás y mamás que puedan destinar un día por mes a llevar al grupo a una salida cultural. La idea es que sean varios, para que los chicos pasen uno o dos días a la semana aprendiendo.

Esta idea puede resultar realmente barata, priorizando los museos gratuitos, o yendo los días en los que son gratis. Tené en cuenta que la mayoría de los museos están cerrados los lunes.

Algunos museos para visitar sin pagar, de martes a jueves:

- Museo Nacional de Bellas Artes.

- Museo Casa Rosada.

- Museo Benito Quinquela Martín. Si se quiere, se puede pagar un bono contribución de $50.

- Museo de la Inmigración.

- Museo de la Ciudad.

Museos que ofrecen entrada gratuita ciertos días:

- Museo de Arte Decorativo. Gratis los martes.

- Museo de Artes Plásticas Eduardo Sívori. Gratis los miércoles. Los menores de 12 años entran gratis todos los días.

- Museo de Arte Moderno de Buenos Aires. Gratis los martes.

2. Colonias rodantes

Una buena opción para los más chiquititos es la colonia rodante, en la que las maestras se desplazan y preparan los espacios para que la actividad transcurra una semana (o más, según lo acordado), en cada casa.

La colonia Nacer Padres, por ejemplo, se reúne 2 o 3 veces por semana, con encuentros de 2 horas, para trabajar a través del juego, lo artístico y manual, el reciclado de objetos y, si el espacio lo permite, de los juegos con agua.

Coordinado por psicólogas, se busca propiciar la formación de los primeros vínculos con gente diferente a la familia, sin forzar, siguiendo el ritmo de cada chico.

Dato clave: se realizan descuentos por grupos armados, o por más un niño.

Si preferís una actividad más frecuente, la colonia rodante Paso a Paso ofrece encuentros 3 o 5 veces por semana, que duran 3 o 4 horas, en momentos a convenir con los padres.

Se realizan secuencias didácticas o mini-proyectos de cocina, literatura, arte, expresión corporal y música, entre otras áreas, y las rotaciones entre espacios son organizadas por cada grupo.

3. Para artistas en potencia

Si tu hijo es un performer nato, podría aprovechar el verano para dar los primeros pasos en el mundo artístico. Ondance, en el barrio de Belgrano, ofrece actividades relacionadas con la música, los instrumentos musicales, el teatro, el baile y la gimnasia artística, según la edad de los niños, y recibe a "profesores invitados" especialistas en cada área. Los chicos desde los 18 meses hasta los 6 años pueden asistir en las modalidades jornada simple o completa, de lunes a viernes.

En Caballito, la academia teatral El Semillero del Arte también brinda grupos de juegos y talleres artísticos durante el verano, para preadolescentes y adolescentes.

Y en Palermo, MINI artistas ofrece talleres de artes plásticas, para chicos de 3 a 12 años. Los encuentros están divididos por temáticas: en cada una se desarrollan técnicas de arte específicas y se aprende sobre diversos artistas.

4. Un Summer camp, como los de las películas

¿Siempre soñó con ir a un campamento de verano, tal como los de las películas americanas? Kapawa Camp puede ser la respuesta.

Los chicos se alojan en casas-refugio en Pilar o en Chascomús, y realizan actividades que se focalizan en la participación, interacción y cooperación de todos los integrantes del grupo. Desde tirolesa y rappel hasta arco y flecha y fogones nocturnos, los campistas pueden disfrutar de juegos, deportes y momentos de recreación variadas.

Eso sí: Kapawa solo trabaja con colegios, clubes, colonias o instituciones religiosas, entre otras organizaciones, y las propuestas se adaptan a las necesidades de cada grupo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?