Suscriptor digital

Campillo, el hombre que más conocía los secretos financieros de los Kirchner

Administró los fondos de las regalías petroleras que Santa Cruz envió al exterior y tenía la plena confianza del expresidente
Administró los fondos de las regalías petroleras que Santa Cruz envió al exterior y tenía la plena confianza del expresidente Fuente: Archivo
Mariela Arias
(0)
20 de noviembre de 2018  • 12:05

RÍO GALLEGOS.- Alto, refinado y con un gusto exquisito para vestir, el contador Juan Manuel Campillo fue el hombre fuerte de las cuentas provinciales de Santa Cruz durante 14 años. Oriundo de Arequito, en la dirección de Vialidad Provincial inició a mediados de los 90 una carrera que lo depositaría en un lugar de privilegio: contar con la confianza de Néstor Kirchner . Y de los hombres que lo rodeaban.

Desde la secretaría de Hacienda provincial construyó una estrecha relación con Kirchner cuando el expresidente era gobernador de Santa Cruz. Y en ese cargo se mantuvo durante las gestiones de Sergio Acevedo, Carlos Sancho y Daniel Peralta. Su culto al bajo perfil pero su fuerte poder en el manejo de la economía provincial lo llevo a ganarse el mote de "ministro en las sombras".

Durante la campaña presidencial de 2002, era Campillo quien esperaba a Kirchner los sábados con los datos de la economía provincial. En esa época Kirchner viajaba por el país en campaña de martes a sábado, regresaba durante el fin de semana y a quien llamaba a la residencia era a Campillo. A Kirchner le admiraba "su fuerte contracción al trabajo", según supo declarar alguna vez.

El ministro en las sombras

Exfuncionarios coinciden en asegurar que Campillo era el hombre que le garantizaba a Kirchner el manejo de la economía provincial y también se le atribuye haber participado en forma clave en el envío de los fondos al exterior por regalías petroleras mal liquidadas que la provincia tuvo por más de US$ 1200 millones. Esos fondos nunca contaron con una rendición certera y documentada.

En marzo del 2008, luego de ganarle una pulseada a Rolando Aramini -primer ministro de Economía del gobernador Daniel Peralta- Campillo finalmente asumió en el cargo al que siempre había esquivado. "Los otros ponen la cara, pero el que decide si hay o no fondos, siempre es Campillo, esta bien que se blanquee la situación de quien es el ministro", supo confesar un intendente justicialista a LA NACION el día que asumió el ahora renunciado.

La relación con Peralta se enfrió y en agosto llegó su renuncia al cargo que ocupó durante un año y cuatro meses. La denuncia que la UCR, presentara contra el ministro y su equipo al Tribunal de Cuentas de la provincia por girar en descubierto en cuentas del Banco Nación sin la autorización de la legislatura provincial, fue el final.

El octubre de 2009, saltó al gobierno nacional y ya no regresaría a Santa Cruz. Fue nombrado por Kirchner al frente de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca), el organismo que reparte compensaciones al agro.

En el mundo de la moda

En mayo pasado, Campillo volvió a los medios cuando el hijo del diseñador rosarino Carlo Di Doménico pidió que investigue la muerte de su padre, con quien Campillo se había casado en 2012 y a quien el contador le manejaba sus negocios.

La muerte del modisto, quien padecía leucemia, impactó en el mundo de la moda.Según publicó una investigación publicada en TN, sus hijos, Stéfano y Carla, descreen de una muerte por leucemia y esperan que la Justicia ordene la autopsia sobre el cuerpo de su padre para confirmar o descartar un asesinato.

En paralelo, el juez Julián Ercolini investiga si Campillo blanqueó dinero de la corrupción a través de la estructura de negocios del diseñador. La causa, se inició por una demanda laboral de los exempleados de Di Doménico.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?