Suscriptor digital

River-Boca. Wilmar Barrios y Nahitan Nández: de qué manera quieren quedar en la historia del club xeneize

Wilmar Barrios marca a Santos Borré, de cerca mira Nahitan Nandez
Wilmar Barrios marca a Santos Borré, de cerca mira Nahitan Nandez Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri
Pablo Lisotto
(0)
20 de noviembre de 2018  • 12:53

A los dos los une el sector que ocupan en la cancha. Pero también los relaciona River, el rival contra el que Boca buscará ganar el sábado su séptima Copa Libertadores , en el Monumental. Wilmar Barrios y Nahitan Nández , de ellos se habla, son dos piezas fundamentales en el engranaje colectivo xeneize. Y al igual que en el 2 a 2 de la ida, la presencia de ambos en el mediocampo será clave para la recuperación del balón, pero también para la salida.

"Ambos equipos en la mitad del campo tienen jugadores con buen pie. Si estamos compactos para atacar y defender sacaremos la diferencia. Tenemos que neutralizar lo que quiera intentar River, y a la vez ser precisos cuando creemos nuestras jugadas ofensivas", analizó el colombiano en conferencia de prensa.

Tenemos la oportunidad de entrar en la historia de Boca y estamos convencidos de que lo vamos a poder hacer
Nahitan Nández

"Este partido se gana con detalles, y tenemos que estar atentos a todos, tanto con la pelota quieta como en el resto de las jugadas. Pueden ser 90 o 120 minutos, pero estamos confiados y vamos a salir a ganar desde el minuto 1 en la cancha de River. Si no tuviera ansiedad mentiría, pero igual puedo disfrutarlo con la familia. Son partidos únicos. Tenemos la oportunidad de entrar en la historia de Boca y estamos convencidos de que lo vamos a poder hacer", evaluó el uruguayo.

Curiosamente, fueron dos partidos frente a los de Núñez, a lo largo de 2017, los que los terminaron de ratificar como titulares inamovibles. El 14 de mayo, durante el triunfo millonario por 3 a 1 en la Bombonera, Barrios se ganó para siempre un lugar entre los 11. Entonces resultó incomprensible que no estuviera desde el inicio, y que hubiera regresado al banco de suplentes después del gran nivel que había exhibido en los partidos previos ante Patronato, Atlético de Rafaela y Arsenal.

De hecho, en los pasillos de Brandsen 805 suele decirse que a Barrios lo terminó metiendo la gente en el equipo. El "Olé olé olé olé, Negroooo Negroooo" y los "Bieeeeeeen" con los que celebra el templo xeneize cada intervención suya terminaron de convencer a un Guillermo que al comienzo dudó en las condiciones de Wilmar. Desde entonces, Barrios jugó 51 partidos oficiales como titular, y solamente en cuatro fue reemplazado.

La historia de Nández es similar. El River-Boca del 5 de noviembre del año pasado fue su noveno partido con la camiseta azul y oro. Fiel a su origen uruguayo, sacó a relucir toda su garra charrúa en el Monumental, donde no solo fue la figura del partido, sino que anotó el 2 a 1 que sentenció la victoria xeneize. De allí en adelante, disputó 36 encuentros (en cuatro fue reemplazado y otros tantos ingresó desde el banco), y perdió algo de terreno en la titularidad entre mayo y agosto, pero cuando volvió no salió más.

Acerca de la Superfinal que se aproxima, Nández anticipó cómo la imagina: "Por ahí jugué condicionado en la ida porque sabía que estaba amonestado. Ahora estoy más liberado, para raspar más en el medio. Va a ser un partido duro, con mucho roce y estaremos preparados para eso", consideró. Y agregó: "Si bien es una condición más del partido y debemos estar atentos a todo, tenemos que estar ajenos al juez y al VAR."

Sueño con ser campeón de América desde que llegué. Para esto me quedé. Tengo 90 o 120 minutos para darlo todo con el equipo. Me entusiasma quedar en la historia
Wilmar Barrios

Para Barrios, serán las pequeñas cosas las que definan al ganador: "El que menos errores cometa levantará la Copa. La concentración será fundamental, y también debemos ser muy fuertes de la cabeza. Son 90 o 120 minutos, por ahí se puede sacar una ventaja de entrada, pero eso no determina nada. Debemos ser inteligentes. Estamos preparados para darlo todo y celebrar en la cancha de ellos."

A pesar de la ansiedad, el colombiano confesó que disfruta este momento: "Sueño ser campeón de América desde que llegué. Por esto me quedé, y pienso mucho en los colombianos que se consagraron con esta camiseta en el pasado. Tengo 90 o 120 minutos para darlo todo con el equipo y ser campeón de la copa. Me entusiasma quedar en la historia. Esto tal vez se pueda vivir una sola vez. Lo importante es disfrutar de todos estos días previos, y a la hora en que inicie el partido poner todo ese entusiasmo en la cancha."

Hombres de selección (formaron parte de los planteles de Colombia y Uruguay que disputaron el Mundial de Rusia), el futuro de Barrios y Nández tiene un inevitable destino europeo. Pero mientas eso no ocurra, Boca los cuida y los disfruta, consciente de que buena parte de lo que ocurra el sábado desde las 17 en el Monumental dependerá de la lucidez, actitud, entrega y precisión que tengan estas dos ruedas de auxilio constante que tiene el equipo xeneize en su mediocampo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?