Suscriptor digital

Los títeres tienen su propio premio

Tarabust
Tarabust
Juan Garff
(0)
20 de noviembre de 2018  • 17:00

Los títeres no descansan. Trabajan todo el año. Para chicos y para adultos, de tarde y de noche. En grandes salas teatrales, en circuitos alternativos, en festivales. Asomando su cuerpo desde los retablos o imponiéndose con su momentánea vitalidad a la vista de sus manipuladores sobre mesas o a escenario abierto. Dispersos y ambulantes, una vez cada dos años se reúnen en una gran fiesta, la entrega de los Premios Javier Villafañe, este miércoles en el Centro Cultural de la Cooperación.

La amplia y diversa producción de teatro de títeres y objetos que se ve reunida en estos premios parte de un punto de referencia común. Javier Villafañe (1909-1996) supo fusionar en su arte titiritero la larga tradición de los retablos con un lenguaje contemporáneo, sin perder el vínculo con lo popular, la poesía de los textos con la irreverencia de la puesta en escena, la raigambre local con un horizonte universal. Su carromato "La Andariega" le daba nombre a la itinerancia de los titiriteros de las plazas.

"Javier Villafañe es el titiritero más emblemático, pionero y referente de la formación de muchas generaciones de titiriteros, incluido Ariel Bufano", dice Antoaneta Madjarova, integrante del jurado y artífice de la creación del premio bienal junto a Juano Villafañe, el hijo poeta del maestro titiritero que da nombre a la premiación. "En los años 90 se abrieron muchas salas de cámara, que los titiriteros se encargaron de poblar", reseña Madjarova. Junto con la introducción de la gran puesta en escena titiritera iniciada por Bufano con el Grupo de Titiriteros del Teatro San Martín fueron los que recorrieron el movimiento bisagra hacia los nuevos lenguajes del teatro de objetos. "Pero nunca perdimos, aunque sea metafóricamente, el carácter itinerante, somos todos andariegos, con los títeres en la valija."

La relación entre obras para público adulto y para niños se está emparejando, en esa movida innovadora que no reniega de sus raíces. En esta edición del premio, sobre cerca de 70 puestas en escena presentadas a la convocatoria, fueron apenas unas pocas más las dedicadas al público infantil. "La calidad de las obras para adultos crece año a año", según Madjarova. También el origen de las obras se va ampliando, este año provienen de once provincias y de seis países en las postulaciones para la mejor obra extranjera.

"Se nota una fuerte presencia de la temática de género en las obras, tanto para chicos como para adultos. Dedicamos esta edición de los premios a las mujeres creadoras, titiriteras, trabajadoras de la cultura a través de varias generaciones", adelanta Madjarova.

A la vez que aparecen tratada la vejez, en obras como No quiero morir desnudo, de César Brie y Jorge Onofri, por la compañía rionegrina Atacados por el Arte. O también el cuidado de la naturaleza y temáticas de raíz folclórica en la dramaturgia. También está presente en las nominaciones la otra punta de la vida, la de la primera infancia, en obras como La casa dada vuelta, de Guadalupe Lombardozzi (La Lupe), como mejor espectáculo unipersonal y como mejor actriz titiritera.

Para dar un anclaje a la riqueza de la dramaturgia se presenta junto a los premios el libro Títeres en palabras 2, con nueve obras, entre ellas la también nominada Tarabust, un rumor anterior al lenguaje, una obra para adultos de Carlos Peláez y Daniela Fiorentino, la clásica para los más chicos Mi amor es un colador, de Aidé Andreoni, y la ya mencionada No quiero morir desnudo, de Brie y Onofri.

La casa dada vuelta
La casa dada vuelta

Por: Juan Garff

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?