Suscriptor digital

Terminó 2018, pero el derrumbe de la selección continúa, Messi sigue lejos y a los dirigentes no les interesan los proyectos

Claudio Tapia, presidente de la AFA
Claudio Tapia, presidente de la AFA
Cristian Grosso
(0)
20 de noviembre de 2018  • 23:59

MENDOZA.- La selección ofreció en Rusia una de sus peores actuaciones en la historia de los Mundiales. Lionel Messi se marchó y nadie se atreve a asegurar que volverá. Lionel Scaloni es el 10° entrenador desde 2004 y la AFA apostará por su inexperiencia, pero a la vez asegura que trabaja en la construcción de un proyecto 2018-2028 que nadie explica y pocos se interesan por preguntar. La selección se derrumba en el ranking FIFA. A los dirigentes no les interesa la selección ni disimulan sus parodias para rechazar una convocatoria. Hay que rebajar el precio de las entradas o hasta regalarlas para que los hinchas vayan a la cancha. Y el más grave síntoma de abandono: algunos futbolistas ya no se desviven por pertenecer.

El triunfo por 2 a 0 sobre México es anecdótico. Pasaron 143 días desde la eliminación de la Argentina del Mundial de Rusia y cuando se agota el tiempo que la misma AFA se concedió, la refundación será sostener el plan de contingencia. Scaloni fue una solución de apuro para ir con el Sub 20 a L'Alcudia, un parche ante los compromisos de la mayor y nuevamente una salida de emergencia de aquí en adelante. Un ciclo interino revestido de continuidad por descarte, una oficialización que probablemente llegará el próximo jueves 29 en la reunión del comité ejecutivo. Para envolver de colegiada una maniobra unipersonal de Tapia .

La AFA no hizo nada hasta acá y tampoco nadie alzó la voz, como si la selección aceptara su condición de satélite sin prioridades. "Queremos un proyecto de diez años, del 2018 al 2028, y en esa dirección trabajamos", advirtió Claudio Tapia el 1° de agosto. ¿Qué ocurrió desde entonces? El Área de Desarrollo de la AFA elabora un programa y los dirigentes se llevaron a sus clubes un bosquejo el 30 de agosto pasado. Nadie lo ha explicado desde entonces, ni ningún directivo se ha ocupado por preguntar. Nadie llamó a los notables, los exentrenadores y campeones del mundo que iban a ser escuchados. Ni los llamarán. Nunca fue la idea.

La AFA se encarceló desde su inacción y el abanico de candidatos de jerarquía se agotó. Uno a uno. Diego Simeone y Mauricio Pochettino jamás estuvieron cerca. Tampoco Marcelo Gallardo: si hasta su padre se encargó de ventilar en los medios la aversión que le provoca a su hijo la conducción de la AFA. José Pekerman no aparecía en el radar de la AFA, y él tampoco contemplaba entre sus desafíos volver al lugar del que eligió irse. Una situación similar a la de Gerardo Martino. Ricardo Gareca, Matías Almeyda y Jorge Almirón se cansaron de esperar una señal y siguieron adelante.

El año pasado, cuando vino con Venezuela a jugar por una de las últimas fechas de las eliminatorias, su técnico, Rafael Dudamel, se sorprendía por una particularidad que le parecía el mundo del revés: en menos de dos años se había enfrentado tres veces con la Argentina y en el banco albiceleste siempre lo había saludado un entrenador diferente: Martino, Bauza y Sampaoli. Impertinente para una pretendida selección de élite. Si en lugar de México, el adversario de esta serie hubiese sido el conjunto vinotinto, Dudamel hubiera estrechado su mano con un cuarto colega porque la AFA mantuvo su inercia.

Ya Tapia, el secretario de selecciones Jorge Miadosqui y cualquiera en la AFA se atreven prácticamente a confirmar que seguirá Scaloni. Hace un par de meses, la nacion anticipaba que habían comenzado a crecer las acciones del exvolante de Pujato. Descabezados los apellidos ilustres y alentado también por las declaraciones públicas del ala renovadora de los futbolistas, el interino se fortaleció. Una fuente de la AFA le confirmó a la nacion: "Scaloni aporta tranquilidad. A no ser que haya una catástrofe en algún amistoso., nadie puede descartarlo para 2019".

Pasaron los seis amistosos y no hubo catástrofe. Triste consuelo, porque entonces el tema se vuelve circular: la extensión del mandato de Scaloni es una derrota estructural, la confirmación de que la AFA nunca trabajó seriamente en la búsqueda del reemplazante de Sampaoli. ¿Por qué nadie quiso dirigir a la selección? Probablemente el primer párrafo encierre la respuesta.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?