Suscriptor digital

A pocos días del G-20, el Gobierno suma preocupaciones

Martín Rodríguez Yebra

Columna Martín Rodríguez Yebra

06:35
Video
(0)
21 de noviembre de 2018  • 21:14

A continuación, los principales conceptos:

  • A medida que se acercan los días para la cumbre del G-20, crece la ansiedad en el Gobierno principalmente por el tema de la seguridad. Las manifestaciones que se vienen para esos días, sobre todo para el viernes 30 de noviembre, el día que llegan los presidentes más poderosos del mundo, va a haber mucha tensión en la calle y el Gobierno está tratando de ver cómo encauza esa situación para que por lo menos las manifestaciones no sean con violencia o violencia extrema.
  • Está el recuerdo de la última cumbre del G20 en Hamburgo, Alemania que a pesar de contar con un operativo impresionante de policías hubo destrozos por toda la ciudad. Fueron destruidos y quemados todos los objetivos que representan el capitalismo por los que luchan en los movimientos antiglobalización. ¿Qué quiere evitar el Gobierno? Que lo que es la cumbre más importante de la historia argentina se vea empañada a nivel mundial y local por escenas de destrucción y violencia como las de la cumbre pasada en Alemania.
  • Hay un operativo de blindaje total en la zona donde van a estar los presidentes, por ende las manifestaciones no van a estar allí. Aquellas zonas van a estar absolutamente cerradas para todos, solo van a poder pasar vehículos autorizados, por ejemplo, en lo que es la zona de Costa Salguero. En la zona de los hoteles, tanto en Recoleta como algunos lugares del centro y Puerto Madero, van a tener enormes restricciones con círculos de seguridad en los que va a ser imposible pasar, pero los manifestantes no van a estar ahí.
  • El problema no es que no se acerquen a los presidentes, porque no van a poder, sino que destrocen la ciudad como ocurrió en Hamburgo. Esas son imágenes que para cualquiera que recuerde esa cumbre en Alemania tiene en su mente lo que fue una ciudad en llamas. Eso en este momento en la Argentina sería tremendo y empañaría algo que para Macri es muy importante, que es poder coronar con esta cumbre todos los logros de su diplomacia, es decir, ese intento de "reconectar con el mundo" que significó su política exterior desde que asumió.
  • En este momento hay abiertas negociaciones con organizaciones sociales y grupos que están armando protestas para ver alguna forma de acuerdo de algún protocolo de acción que impida escenas de gran violencia. El problema es que el Gobierno teme a los infiltrados ya que luego nadie reconoce la autoría de estos hechos. Estos grupos sueltos, internacionales que pueden meterse en una manifestación más amplia de organizaciones que tienen nombre y apellido, es lo que el Gobierno hoy no sabe hoy si va a poder controlar.
  • Su vínculo con los que organizan las protestas como la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), de Juan Grabois , la CTA, etc. es Adolfo Pérez Esquivel, ganador del Premio Nobel de la Paz. Lo trataron de contactar y él se enojó porque lo pusieron como un mediador cuando no estaba ejerciendo ningún papel de mediador pero hoy le respondió con una carta al Ministerio de Seguridad diciendo: "Yo estoy dispuesto a dialogar y escuchar qué tienen para decir para garantizarnos a nosotros la seguridad durante la protesta". No mostró una vocación de aceptar lo que quiere el Gobierno, de aceptar una serie de reglas que quiere el Gobierno con un protocolo de acción para que sea una marcha ordenada.
  • De hecho no se sabe por dónde va a ir la marcha, esa es la principal obsesión del Gobierno porque no sabe aun dónde tiene que actuar. Se van a encontrar el viernes, en la 9 de Julio y San Juan a la hora en que empieza la cumbre y no se sabe para dónde va a ir la marcha. El temor del Gobierno es que se infiltren grupos y empiecen a atacar objetivos que identifiquen como referencias del capitalismo y tengamos acciones contra los bancos, organismos internacionales etc. Ha fallado el Ministerio de Desarrollo Social en su intento de dialogar con Grabois, con Barrios de Pie y todavía tenemos, a ocho días de la cumbre, mucha incertidumbre de lo que va a pasar en materia de seguridad.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?