Suscriptor digital

Tensas gestiones entre el Gobierno y los organizadores de la marcha contra el G-20

En el complejo Costa Salguero se llevan adelante las últimas modificaciones para recibir a los líderes mundiales
En el complejo Costa Salguero se llevan adelante las últimas modificaciones para recibir a los líderes mundiales Fuente: LA NACION - Crédito: Silvana Colombo
La Casa Rosada quiere acordar medidas para evitar que se infiltren grupos violentos; los referentes de los manifestantes aceptaron reunirse con los funcionarios pero no aceptan condicionamientos
Maia Jastreblansky
(0)
22 de noviembre de 2018  

"Es un premio Nobel de la Paz. ¡Si no podemos hablar con él, ya no sabemos con quién!". Así se quejó ayer, indignado, un funcionario t ras escuchar las declaraciones del activista de derechos humanos Adolfo Pérez Esquivel, quien rechazó la invitación a ejercer como "garante" de la seguridad en la marcha contra la cumbre del G-20 , prevista para el 30 de noviembre. El Gobierno busca una negociación con las organizaciones sociales que marcharán contra la cumbre, para evitar "infiltrados violentos" que quiebren la armonía.

Cerca de las 18, Pérez Esquivel, una de las caras visibles del Grupo Confluencia Fuera G-20-FMI, le remitió una carta al Ministerio de Seguridad en la que señaló que las organizaciones están dispuestas a concretar una reunión con el Gobierno. Si bien se quebró la intransigencia, el referente advirtió en su misiva: "No podemos asumir responsabilidades que no nos corresponden. Estamos dispuestos a reunirnos con el fin de asegurar que el Estado garantice nuestros derechos, sin provocar ni amedrentar a la población o crear falsos enemigos".

Así, ambas partes llegarán a la reunión con objetivos distintos. El Gobierno querrá estipular pautas para controlar la seguridad de la movilización. Por ejemplo, intentará prever la ruta que tendrá la marcha y buscará inspeccionar previamente el espacio para descartar que existan piedras o elementos contundentes que puedan derivar en una trifulca.

La columna Martín Rodríguez Yebra

06:35
Video

El oficialismo también buscará establecer un protocolo de actuación en caso de que irrumpan en la manifestación grupos violentos ajenos al colectivo Grupo Confluencia Fuera G-20-FMI. Pedirán que los manifestantes pacíficos se replieguen y dejen actuar a las fuerzas de seguridad.

"En varias marchas recientes hubo violencia y queremos evitarlo, queremos separar a los violentos. Vamos a la reunión con una agenda abierta, sin condicionamientos. La única condición es que garanticemos entre todos que haya paz", señaló ayer Patricia Bullrich en diálogo con LA NACION.

Bullrich, Dietrich y Lombardi en la conferencia de prensa sobre los detalles de la seguridad y el transporte durante el G20
Bullrich, Dietrich y Lombardi en la conferencia de prensa sobre los detalles de la seguridad y el transporte durante el G20 Crédito: Fernando Massobrio

Desde el Grupo Confluencia Fuera G-20-FMI mostraron reparos sobre un posible acuerdo. "Nosotros nos cuidamos en cada marcha que hacemos, pero ya tenemos experiencia y sabemos que las fuerzas de seguridad salen a espiar y a cazar manifestantes", señalaron a este medio desde el colectivo que convoca a la marcha.

Agregaron que lo primero que harán en la reunión será "rechazar las medidas de seguridad" tomadas para proteger a los líderes internacionales, que evaluaron como "una exageración para atemorizar a la población".

La autopista Illia y las avenidas Cantilo y Salguero permanecerán cerradas desde el jueves 29; habrá libre circulación en Figueroa Alcorta, pero se instalarán controles en Salguero y Sarmiento
La autopista Illia y las avenidas Cantilo y Salguero permanecerán cerradas desde el jueves 29; habrá libre circulación en Figueroa Alcorta, pero se instalarán controles en Salguero y Sarmiento

El conjunto de organizaciones que integran el Grupo Confluencia Fuera G-20-FMI tiene previsto realizar una "cumbre de los pueblos" en la Plaza del Congreso el jueves 29. Para ello ya acordaron con las autoridades de la ciudad. La movilización masiva será el viernes 30, a las 15. El punto de encuentro, en principio, será la intersección de las avenidas San Juan y 9 de Julio, pero las organizaciones aún deben deliberar el recorrido.

Integran el colectivo anticumbre la Asociación por la Tasación de las Transacciones Financieras y por la Acción Ciudadana (Attac), Action for Argentina UK y Anticapitalistas en Red, entre otras 22 organizaciones extranjeras. La pata local está integrada por 65 organizaciones. Entre ellas, Servicio de Paz y Justicia (Serpaj), CTEP, Barrios de Pie, el MST y Diálogo 2000.

Adolfo Pérez Esquivel:

04:56
Video

El diálogo entre el Gobierno y las organizaciones anti-G-20 estuvo marcado por los cortocircuitos. Quien, meses atrás, hizo un primer puente fue el Ministerio de Desarrollo Social, de histórico diálogo con varias de las agrupaciones, pero muchas ya advirtieron que no admitirían un acuerdo con el área de seguridad. En septiembre, en un comunicado el colectivo anti-G-20, aseguró que existía "una fuerte campaña de hostigamiento y criminalización contra las organizaciones populares, señalándolas como sospechosas de preparar acciones terroristas".

La semana pasada, el Grupo Confluencia Fuera G-20-FMI brindó una conferencia de prensa en el Serpaj, con Pérez Esquivel como cara visible. El Gobierno, entonces, eligió al premio Nobel como interlocutor y le envió una carta. La misiva oficial le advertía que "aislar a los violentos es una responsabilidad compartida". La reunión finalmente se hará, pero marcada por la tensión.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?