Suscriptor digital

Efecto Cardona: por qué el colombiano puede ser un jugador clave para Boca frente a River en la final de la Copa Libertadores

El festejo de Cardona en el Monumental, en noviembre de 2017
El festejo de Cardona en el Monumental, en noviembre de 2017
Pablo Lisotto
(0)
22 de noviembre de 2018  • 12:50

Edwin Cardona puede convertirse en un jugador clave para Boca, rumbo a la Superfinal de este sábado frente a River, cuando desde las 17 se defina la Copa Libertadores en el Monumental. Después de aquel golazo de tiro libre en el 2-1 en Núñez de noviembre de 2017, y de su responsabilidad en las dos jugadas que terminaron en gol millonario en la final de la Supercopa Argentina de marzo de 2018, el colombiano quiere cerrar 2018 con un papel protagónico.

La aparición de su nombre en la mesa previa del trascendental partido cobra fuerza por varios motivos: el primero está relacionado con el "hueco" que se abrió como consecuencia del desgarro de Cristian Pavón. Si bien el Nº 7 insiste en hacer el esfuerzo hasta último momento, lo cierto es que Guillermo Barros Schelotto fue muy claro luego del 1 a 0 sobre Patronato, por la Superliga: "Dentro del campo necesitamos a once que corran permanentemente. Si Pavón no puede hacerlo, es muy difícil que juegue".

Frente a ese escenario es que Cardona siente que este es el momento para ir en busca de la consagración. Para demostrar todas sus condiciones, tanto con la pelota parada (uno de los puntos débiles del rival) como en el juego, tanto con pases filtrados y precisos, como para cuidar la pelota y protegerla con el cuerpo.

Me fascina cómo juega Cardona. Me siento identificado por el juego que tiene.
Juan Román Riquelme

Crédito: Daniel Jayo

Como si fuera poco, el Nº 10 recibió anteanoche el elogio de uno de los ídolos más grandes de la historia del club de la Ribera, que supo levantar tres copas Libertadores con ese mismo número en la espalda. "Me fascina cómo juega Cardona", sentenció Juan Román Riquelme, en declaraciones a Fox Sports. Y agregó: "Me siento identificado por el juego que tiene. Ha hecho un golazo en cancha de River por el superclásico, son partidos que parece que él disfruta. Veremos si tiene la posibilidad de jugar, que lo haga bien".

El entusiasmo del colombiano crece cada día. Al punto de que así como se descuenta que será parte de los 18 que saldrán al campo de juego, con el paso de las horas crecen las posibilidades de que se meta entre los titulares. Que eso suceda dependerá del planteo táctico que defina el Mellizo. Si el dibujo inicial es 4-4-2, Edwin podría compartir el mediocampo con Nández por derecha, Barrios en el centro y Villa a su izquierda. Si es 4-4-1-1, podría pelearle la posición por detrás del centrodelantero a Carlos Tevez. Si fuera 4-3-3, el preferido del DT, podría ubicarse de extremo por izquierda.

Es un jugador de mucha calidad. Queremos explotar sus condiciones y que alcance el máximo de lo que pueda darnos
Guillermo Barros Schelotto, en agosto de 2018

Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri

No comenzó bien el 2018 para Cardona. En enero, dos mujeres acusaron a él y a Wilmar Barrios de abuso sexual y lesiones leves sufridos en una fiesta privada en un hotel ubicado en Puerto Madero. En marzo, el Nº 10 fue señalado por Tevez como uno de los responsables de la derrota de Boca a manos de River por la Supercopa Argentina. En ese partido, jugado en Mendoza, el colombiano cometió el penal con el que Pity Martínez que abrió el resultado, y dejó de correr a Nacho Fernández en el contragolpe que culminó en el 2 a 0.

Después de aquel superclásico, el jugador debió alejarse de las canchas por una distensión en el aductor derecho, y a mediados de abril volvió a interrumpir la acción debido a un desgarro de grado 2 en el músculo semitendinoso del muslo derecho. Y el 14 de mayo sufrió uno de los golpes más dolorosos de su carrera deportiva. Ese día, José Pekerman le comunicó que no formaría parte del plantel mundialista que defendería la camiseta de Colombia en el Mundial de Rusia.

Su plan para este segundo semestre fue el de revertir esa mala imagen, en todo sentido. De hecho, fue la figura en el 2 a 0 ante Libertad, por la ida de los octavos de final de la Libertadores. Aunque en un mes y medio pasó de agradecerle a Dios por su actuación destacada a la lapidaria derrota con Gimnasia, por la Copa Argentina: "Es el peor momento que me toca vivir desde que llegué a Boca. Sólo nosotros podemos sacar esto adelante, pero es claro que jugando así no vamos a poder cumplir los objetivos", pronosticó.

El volante colombiano, titular en cualquier otro equipo del fútbol argentino (de hecho, toma fuerza un posible desembarco en Racing en enero próximo), padeció la superpoblación de futbolistas que tiene Boca y se quedó al margen de la ida ante Palmeiras, por las semifinales. Sintió el golpe, y su mala actuación en la derrota por 2 a 1 frente a Gimnasia, por la Superliga, lo dejó en Buenos Aires para el desquite en San Pablo. La clasificación a la final, por el contrario, lo revitalizó. Su tarea en el 4-1 frente a Tigre, con un golazo desde afuera del área incluido, lo volvió a catapultar en la consideración de Guillermo, aun cuando finalmente vio el 2 a 2 desde afuera.

El superclásico de América, la final de todos los tiempos, es el partido que nadie se quiere perder. Cardona lo sabe, y hace todo lo que está a su alcance para vivirlo desde adentro, y aportar toda su clase para que Boca vuelva a hacer cumbre en el continente.

La actuación de Cardona en la Copa Libertadores 2018

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?