Suscriptor digital

Cayó en Bolivia uno de los prófugos más buscados de la Argentina

Walter Brawton usaba un documento falso a nombre de Roberto Aguirre de la Quintana
Walter Brawton usaba un documento falso a nombre de Roberto Aguirre de la Quintana Crédito: Interpol
Gustavo Carabajal
(0)
22 de noviembre de 2018  • 11:37

Walter Brawton es un violador serial convicto, uno de los prófugos más buscados de la Argentina. En 2013, las autoridades argentinas ofrecieron $ 300.000 de recompensa para quien aportara datos que permitieran capturarlo.

El fiscal de Morón, Claudio Oviedo, lo buscó durante más de cinco años. Hasta ayer.

Brawton, contador público, fue apresado por detectives de Interpol, en Bolivia. Hoy será extraditado a la Argentina.

Brawton había sido condenado, en 2009, a 40 años de prisión por violar a nueve mujeres de entre 20 y 25 años. Los ataques sexuales ocurrieron entre enero y marzo de 2005 en Ituzaingó, Merlo y Moreno.

El método que usaba el contador, casado y padre de dos hijos, para atacar a sus víctimas era siempre el mismo. Tomaba cautivas a las jóvenes cuando caminaban solas por la calle, las amenazaba con un arma y las obligaba a subir a su Honda Civic. Después las llevaba a un descampado de la zona y las violaba.

Walter Brawton
Walter Brawton Crédito: Interpol

En agosto de 2013, Brawton concretó un plan maestro para escapar. Consiguió que un juez de Ejecución penal de Morón le otorgara una salida extraordinaria de la cárcel para visitar a su madre enferma, en la casa de su hermana, en Merlo.

A pesar de estar custodiado por un agente del Servicio Penitenciario Bonaerense, que lo seguía dentro de la casa, Brawton logró escapar. El guardiacárcel se quedó dormido.

En su descargo, el agente penitenciario manifestó que le pusieron un somnífero en una empanada que le convidó la hermana del contador y violador.

El fiscal no le creyó. Ordenó que le hicieran un análisis de sangre. El estudio confirmó que no había restos de ningún sedante. Entonces, el representante del Ministerio Público, detuvo y procesó al guardiacárcel por facilitar la evasión

Después de buscarlo durante más de cinco años, el fiscal y la Interpol localizaron a Brawton en Bolivia. Había instalado emprendimientos gastronómicos y utilizaba la identidad de un hombre fallecido.

Al seguir su perfil de Facebook que abrió con la falsa identidad, los detectives establecieron que Brawton comenzó a vender el mobiliario de sus restaurantes y planeaba irse a otro país.

Entonces, los investigadores de Interpol se hicieron pasar por compradores de esos artículos, acordaron un encuentro con el contador y lo detuvieron.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?