Suscriptor digital

El dólar volvió a subir y acumula un rebote del 3% en 9 ruedas

Crédito: Shutterstock
Ya avanzó poco más de $1 desde que el BCRA mostró que evitaría comprar reservas
Javier Blanco
(0)
23 de noviembre de 2018  

El dólar volvió a negociarse con leves alzas en la plaza local, ratificando una tendencia a la recuperación que llega al 3% en las últimas nueve ruedas. Esta empezó cuando el Banco Central (BCRA) desalentó el ingreso de capitales especulativos a bancos mediante un reordenamiento normativo mientras, en paralelo, generó condiciones para que las tasas aceleraran su ajuste a la baja, tras tocar máximos de 73,5% a comienzos de octubre.

La divisa volvió a notarse más demandada que lo que había sido en semanas previas -lo que no solo impactó en su precio, de $36,24 a 36,51 para la venta mayorista y de $37,24 a 37,43 para la minorista (+0,7% promedio)-, sino que además impulsó el volumen operado en la plaza cambiaria local a un nivel de US$272 millones.

Es un nivel de operaciones inusual para una rueda de feriado en los Estados Unidos (por el Día de Acción de Gracias), circunstancia que suele acotar notablemente las transacciones con divisas en la plaza local, algo relacionado "con el sobrante de pesos que dejó la última licitación de Lebac", evaluó el analista Fernando Izzo, de ABC, Mercado de Cambios.

Con el avance, el billete volvió a tomar distancia del piso móvil de la banda de flotación al que desafiaba hasta hace dos semanas.

Quedó a 2,1% del nivel de precio ($35,75 a valores de ayer) que habilitaría al BCRA a comprar reservas para tratar de sostenerlo, algo que las medidas y acciones de esa entidad precisamente buscaron evitar tras acordar con la misión del FMI que "no sería deseable" una expansión monetaria por esa vía de cara a un mes más laxo en la materia (diciembre) y cuando la inflación (pese a señales alentadoras de los últimos días) dista de estar controlada.

Los analistas juzgan adecuada esta recuperación acotada del tipo de cambio por la fuerte apreciación real que había tenido el peso en los últimos 45 días. El índice del tipo de cambio real multilateral, que había llegado a 145,3 puntos a fin de septiembre, ya había caído a 118 por lo que la dureza de la política monetaria apoyada en altas tasas estaba borrando rápidamente las ventajas competitivas de la devaluación del peso.

"El meollo del problema argentino con sus principales socios comerciales, que son China y Brasil, está dado por sus inmensos diferenciales de inflación. Se espera que el IPC supere este año el 45%, contra 4,23% que se estima para el IPCA brasileño y 2,15% en China. Estos diferenciales representan un fuerte viento en contra para sostener la competitividad ganada este año vía devaluación", recordó en un informe Balanz Capital.

"Desde el pico de la devaluación el tipo de cambio ya se apreció casi 18%, con lo que se encuentra en niveles similares a los de comienzos de 2014 (tras la devaluación de Fábrega y Kicillof) o de 2011", coincidió Miguel Kiguel, de EconViews.

Otro pasito atrás de la tasa

La recuperación del billete luce además estimulada por el recorte que ensaya la tasa, que lleva 13 ruedas cayendo, aunque a un ritmo ahora más pausado y manteniéndose aun en niveles elevados.

Ayer, tras la tradicional subasta de Letras de Liquidez (Leliq) a 7 días, en la que adjudicó nuevos títulos por $145.742 millones contra los $174.745 millones que le vencían (lo que supone una expansión de $30.700 millones), quedó en 61,70% anual, lo que supone otro recorte de 26 puntos, pero a la vez mantiene el termómetro en zona de fiebre.

Leve pero firme suba de la mora bancaria

Pese al recorte en la oferta crediticia en los últimos meses, los bancos no logran evitar que la morosidad crezca lenta pero sostenidamente. Así lo reveló el último Informe de Bancos, al mostrar que el retraso en los pagos de créditos de las familias creció 0,7% en septiembre, con lo que ya afecta al 3,6% de las carteras, un nivel históricamente bajo, pero que, a la vez, es el más elevado para el sistema en 8 años y 3 meses. El deterioro responde a mayores problemas en el cobro de las carteras de consumo, algo que afecta más a las compañías financieras (allí la mora escala al 4,8%) que, por la parálisis crediticia y los menores recuperos, cerraron el mes con una pérdida de $35 millones. Esto supone el primer rojo para ese segmento desde junio de 2010 y contrasta con la ganancia de $12.899 millones que logró la banca apoyada en sus inversiones en Leliq del BCRA.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?