Suscriptor digital
srcset

Una casa decorada en familia con quincho transparente y muelle propio

Viviana Alvarez
Karina Contini
(0)
22 de noviembre de 2018  

Todo cerraba providencialmente cuando Romina y Baltazar encontraron esta casa. A poco de construirla, los dueños anteriores sintieron que les quedaba grande; pero para ellos era perfecta: buena distribución, conexión rápida con la vida urbana, un cauce de agua mansa para contemplar desde el muelle, un parque con arboleda frondosa, un reducto para el fogón y espacios amplios para una familia con tres hijas, acostumbrada a recibir, agasajar y ser anfitriones en un hogar de puertas abiertas.

Sin la necesidad de encarar reformas agotadoras (la gran incorporación fue el quincho con estructura de hierro, vidrio y madera), se concentraron en un proyecto de decoración con objetos que contaran su historia y su amor por el teatro, la música, la plástica y la fotografía. Fue Romina la encargada de tomar las riendas de una cuidada y amorosa selección de producciones propias, recuerdos de viajes y colecciones que le dan belleza y significado a cada rincón.

En la pared espejada, silla (Harturo) con almohadón teñido (Rosario Solano), lámpara de anticuario y kilim (Facundo Lhez Kilims Wools).
En la pared espejada, silla (Harturo) con almohadón teñido (Rosario Solano), lámpara de anticuario y kilim (Facundo Lhez Kilims Wools). Crédito: Javier Picerno

El amor de Baltazar por la iconografía y los símbolos que representan la Argentina queda declarado de entrada con la escultura de la bandera que forma parte de la serie 'Patria industrial' (Sebastián Goñi), colgada sobre una antigua mesa salteña con tapa de mármol, en la que también hay un jarrón de vidrio (Ambardeco) y portavelas hechos con antiguas conexiones eléctricas de cerámica (La Ferme).

Queríamos que la casa fuera cálida y que a la vez estuviera preparada para el uso constante, el ir y venir de gente
Romina Peloi

Se eligió quebracho para los estantes de la biblioteca y la tapa de la chimenea.
Se eligió quebracho para los estantes de la biblioteca y la tapa de la chimenea. Crédito: Javier Picerno

En la madera encontraron el buscado equilibrio entre la delicadeza y la robustez. Además, les garantizaba buena acústica en las áreas sociales. Por su parte, los objetos con sentido -como la foto tomada por Romina en Nueva York o la colección de piedras de Baltazar- sutilmente engamados y con una iluminación meditada, hacen de la pared de arriba un polo magnético. Como en varios espacios más, Romina contó con el asesoramiento deco de Sofía Laferrere.

El living se organizó en torno a una mesa baja art déco restaurada. A la izquierda, sillón con almohadones color crema (Everything) y mantas tejidas (Carol Mihanovich). Enfrente, sillón con almohadones teñidos (Rosario Solano) y manta teñida en lana natural (Carol Mihanovich). Completan sillones individuales tapizados en tusor gris. Alfombras (Rugit) y una sillita inglesa de anticuario.

En los estantes, colección de cuchillos heredados. Además, fotografías de la serie "New York" (Romina Peloi) y floreros de vidrio de Federico Churba.
En los estantes, colección de cuchillos heredados. Además, fotografías de la serie "New York" (Romina Peloi) y floreros de vidrio de Federico Churba. Crédito: Javier Picerno

El piso es de pino tea hidrolaqueada sectorizado con alfombras. En los estantes, dos escudos mongoles, mapas antiguos y obras de Justina Rodríguez Simón, Diego Ortiz Mugica y de Fermín Eguía marcan el rico patrimonio cultural de la familia.

El comedor es un espacio reservado a encuentros más íntimos. Tiene mesa de pergamino (Harturo), florero (Ambardeco), sillas nórdicas (Coin Vert) y alfombra (Facundo Lhez Kilims & Wools). En los estantes, colección de cuchillos heredados. Además, fotografías de la serie "New York" (Romina Peloi) y floreros de vidrio de Federico Churba.

"¿Cuántas capitales empiezan con la misma letra?" es uno de los juegos que disparan los mapas colgados en la pared. Después de recorrer el país de punta a punta, al dueño de casa es difícil ganarle.
"¿Cuántas capitales empiezan con la misma letra?" es uno de los juegos que disparan los mapas colgados en la pared. Después de recorrer el país de punta a punta, al dueño de casa es difícil ganarle. Crédito: Javier Picerno

Siguiendo la lógica de crear ambientes para compartir, el comedor diario se armó con una mesa generosa (Marcos Odriozola), sobre la que se colocaron tres botellas con follaje verde (Ambardeco). Cuenta con lámparas de techo (Omni Luz), sillas Thonet compradas en remate, banco de madera (Julio César Bauzá), canasta con mantas (Awanay), alfombra (Rugit) y dos puffs: uno de cuero en el piso (Kasbah) y otro de pana rosa (Rapsodia).

En la cocina, la gran apuesta fue el mueble gris que ocupa toda la pared, donde se destaca el vajillero de estilo antiguo con espejo en el fondo, iluminación propia y puerta de vidrio. El nuevo mueble y la ya existente mesada en L se unificaron con el mismo color gris azulado.
En la cocina, la gran apuesta fue el mueble gris que ocupa toda la pared, donde se destaca el vajillero de estilo antiguo con espejo en el fondo, iluminación propia y puerta de vidrio. El nuevo mueble y la ya existente mesada en L se unificaron con el mismo color gris azulado. Crédito: Javier Picerno

Ambientan este espacio una foto de la serie "New York" (Romina Peloi), lámparas de techo (Omni Luz) y grifería (FV). Además, cocina (Ariston), extractor (TST) y olla de hierro (comprada en anticuario). En la mesada, floreros de cerámica blanca (Ambardeco). Olla de cobre heredada. Taza, compotera y plato gres (Anda Calma). Apoyalibro (Euge Cozzani). Bol de madera (Ikea) y jarra de vidrio (Barral Casa).

Tentadora, una torta 'Doble Tentación de Frutos Rojos' (Trini Marieta Pastelería). Apoyafuentes de hilo tejido a mano y servilletas de lienzo lavado (Agustina Cerato Deco). Cubiertos (L'Interdit). Tazas y platos de cerámica (Barral Casa).
Tentadora, una torta 'Doble Tentación de Frutos Rojos' (Trini Marieta Pastelería). Apoyafuentes de hilo tejido a mano y servilletas de lienzo lavado (Agustina Cerato Deco). Cubiertos (L'Interdit). Tazas y platos de cerámica (Barral Casa). Crédito: Javier Picerno

Con ojo de buena fotógrafa, Romina puso especial atención en el proyecto de iluminación. Para lograr climas íntimos y amenos, usó luces laterales, envolventes, puntuales (solo donde son necesarias) y descartó las planas.

En la galería, velas (Bohemia Velas) y manta gris tejida en telar (Awanay).
En la galería, velas (Bohemia Velas) y manta gris tejida en telar (Awanay). Crédito: Javier Picerno

Para disfrutar al aire libre, mesas de madera con tapas de mármol, sillones y sillas (Julio César Bauzá), almohadones (Rosario Solano) y abanico de palma (Paysana Deco).

Las lámparas de techo son de Ikea y los almohadones y fanales, de Dominica Deco.
Las lámparas de techo son de Ikea y los almohadones y fanales, de Dominica Deco. Crédito: Javier Picerno

El quincho tiene cerramiento (Mariano Alegre), spots de techo (Omni Luz), banquetas (Santiago Calviño) y macetas colgantes (paisajistas Guillermo Benítez Cruz y Paola Carotenuto).
El quincho tiene cerramiento (Mariano Alegre), spots de techo (Omni Luz), banquetas (Santiago Calviño) y macetas colgantes (paisajistas Guillermo Benítez Cruz y Paola Carotenuto). Crédito: Javier Picerno

El ambiente más popular según los dueños de casa, fue proyectado y construido en hierro, vidrio y madera de kiri por el estudio del arquitecto Ramiro Ledesma. En verano se abre completamente y queda integrado a la pileta y al parque. Este centro de reuniones tiene una mesa de 3,5 metros donde se pueden sentar cómodas 16 personas (Julio César Bauzá) en sus correspondientes sillas Director (La Española),

En el muelle que se ve desde el quincho, fanales de hierro comprados en anticuario.
En el muelle que se ve desde el quincho, fanales de hierro comprados en anticuario. Crédito: Javier Picerno

En el dormitorio principal, almohadones (Rosario Solano), almohadas de lienzo crudo lavado (Everything), manta gris (Zara Home) y handira del mismo color (Kasbah).
En el dormitorio principal, almohadones (Rosario Solano), almohadas de lienzo crudo lavado (Everything), manta gris (Zara Home) y handira del mismo color (Kasbah). Crédito: Javier Picerno

El interés por explorar géneros, texturas, pigmentos y técnicas de teñido se nota en la elección de las cortinas, alfombras y mantas.

El respaldo de la cama y los almohadones son obra de la dueña de casa. Acompañan mesa de luz art déco (Breuer Moreno), vela en frasco de vidrio cobre (Bohemia Velas), lámpara de mesa (Omni Luz), alfombra (Rugit) y almohadón gigante tejido en macramé con flecos (Vero Alessandrini para modernmacrame_va).

Una pintura que hizo Romina para una de sus hijas se destaca en la escalera. Atento en la ventana, un caballo que fue parte de una calesita del 1900.
Una pintura que hizo Romina para una de sus hijas se destaca en la escalera. Atento en la ventana, un caballo que fue parte de una calesita del 1900. Crédito: Javier Picerno

Uno de los aspectos que más valoran los dueños es la posibilidad de que sus hijas adolescentes tengan autonomía en el primer piso, donde están el playroom y sus dormitorios.

Tocar instrumentos, leer, ver tele, juntarse con amigos. Todas las opciones de ocio y entretenimiento están dadas en este gran ambiente con salida a la terraza.
Tocar instrumentos, leer, ver tele, juntarse con amigos. Todas las opciones de ocio y entretenimiento están dadas en este gran ambiente con salida a la terraza. Crédito: Javier Picerno

Biblioteca (Julio César Bauzá), piano (Yamaha), silla de piano (Breuer Moreno), mesa ratona de anticuario, butaca de cuero heredada y sobre ella almohadón de pelo largo (Aruna). También, lámpara de pie (Omni Luz), sillón de tres cuerpos con manta gris (María Cher), almohadones (Cosa Bonita) y fotos (Justina Rodríguez Simón).

En la terraza, juego de mesa y sillas (Coin Vert).
En la terraza, juego de mesa y sillas (Coin Vert). Crédito: Javier Picerno

A la sombra de árboles añosos, el juego de jardín y la disposición de las plantas están inspirados en el estilo de las construcciones de la Toscana. Otra intervención de los paisajistas Guillermo Benítez Cruz y Paola Carotenuto.

Sobre la mesa, bandeja de madera, tazas de té (Barral Casa), platos de corcho (Ikea), tetera (comprada en viaje), florero (Ambardeco), cucharitas de té, azucarera (heredadas), servilletas de lienzo lavado (Agustina Cerato Deco) y posatetera tejida (Agustina Cerato Deco).
Sobre la mesa, bandeja de madera, tazas de té (Barral Casa), platos de corcho (Ikea), tetera (comprada en viaje), florero (Ambardeco), cucharitas de té, azucarera (heredadas), servilletas de lienzo lavado (Agustina Cerato Deco) y posatetera tejida (Agustina Cerato Deco). Crédito: Javier Picerno

Los cuartos de las chicas tienen esquemas similares, bien pensados para optimizar el espacio: cama y biblioteca paralelas y, en el medio, una alfombra que sigue la línea de la ventana. El toque personal se lo da cada una con la decoración.

Blanco, negro y gris fueron los colores elegidos para el dormitorio de la hija mayor, que está dando sus primeros y prometedores pasos como fotógrafa.
Blanco, negro y gris fueron los colores elegidos para el dormitorio de la hija mayor, que está dando sus primeros y prometedores pasos como fotógrafa. Crédito: Javier Picerno

Cama, que era de Romina. Manta pompón (Kasbah). Almohadón gris tejido a mano (Cosa Bonita) y almohadones teñidos artesanalmente (Rosario Solano). Alfombra (Rugit). Mesa de luz y lámpara de mesa (Ikea). Letras luminosas (I Wish). Escritorio y escalera (Julio César Bauzá). Silla 'Eames' (Mercado Libre). Lámparas con gancho (Omni Luz).

Complementan la entrada de luz natural una lámpara en la esquina (Omni Luz) y una pantalla de mimbre (Puerto de Frutos).
Complementan la entrada de luz natural una lámpara en la esquina (Omni Luz) y una pantalla de mimbre (Puerto de Frutos). Crédito: Javier Picerno

Lámpara en la esquina (Omni Luz) y pantalla de mimbre (Puerto de Frutos). Fotos (Justina Rodríguez Simón). Cama (Rosen). Almohadones (Rosario Solano). Pie de cama tejido a mano (Cosa Bonita). Alfombra (Rugit). Almohadones de palma (Ikea). Banquito antiguo de madera (Nada se Pierde). Mueble con biblioteca y escritorio (Julio César Bauzá). Silla (Mercado Libre). Canastos de palma con asas de cuero (Paysana). Lámpara de escritorio cobre (Omni Luz).

El contrafrente de la casa da a un jardín de cara al río.
El contrafrente de la casa da a un jardín de cara al río. Crédito: Javier Picerno

El fogón y el muelle (construidos por Facundo Ledesma) brindan la posibilidad de evadirse en la placentera tarea de hacer un fuego o de contemplar el agua, que siempre trae efectos benéficos.

En el muelle, sillas (Mercado Libre). Mantas de pura lana de llama (Awanay). Mesa rústica tallada a mano en madera de cedro azul y patas de virapitá (Vienede).
En el muelle, sillas (Mercado Libre). Mantas de pura lana de llama (Awanay). Mesa rústica tallada a mano en madera de cedro azul y patas de virapitá (Vienede). Crédito: Javier Picerno

Esta nota forma parte de nuestra edición de noviembre.
Esta nota forma parte de nuestra edición de noviembre. Crédito: Javier Picerno

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?