Suscriptor digital

El futuro del trabajo se define entre la visión apocalíptica y la esperanzadora

Un encuentro organizado por la carrera de Relaciones del Trabajo de la UBA, puso el foco en la necesidad de prepararse para la próxima revolución empleadora
Marilina Esquivel
(0)
25 de noviembre de 2018  

Con un agitado escenario laboral como marco, se realizó el IV Congreso Internacional de Relaciones del Trabajo, cuyo lema "El mundo del trabajo en tensión: controversias, contradicciones y desafíos en la segunda década del siglo XXI", pretende reflejar la situación actual de nuestro país y del mundo.

La socióloga especializada en temas laborales Marta Novick y el director del Centro Interamericano para el Desarrollo del Conocimiento en la Formación Profesional (OIT/Cinterfor) se refirieron a diversos factores que influyen en el mundo laboral, entre ellos el avance de las nuevas tecnologías. "Hay dos visiones: una apocalíptica que dice que con la tecnología van a desaparecer sectores enteros y otra que ve una gran oportunidad. En realidad, el tema es cómo nos preparamos para estas nuevas tecnologías y qué instituciones y qué sociedad darán respuesta a los cambios. Es decir, el impacto va a depender de la respuesta social e institucional que demos", señaló Novick.

En ese sentido, el cambio de paradigma ya cuestiona las regulaciones laborales tal cual las conocemos. "El mundo sindical empieza a entender que los trabajadores que no están registrados también son trabajadores. Hay que ver cuán convencidos están de que el conjunto de trabajadores es el que debe ser protegido", explicó Novick.

Para la socióloga el tema de la capacitación también se redimensiona para dar respuesta a una demanda de formación de por vida. "Lo importante es que se pueda abordar desde el movimiento obrero porque sólo entendiendo qué viene por delante se podrán defender derechos", advirtió.

A su turno, tras advertir que el actual cambio tecnológico es más acelerado que nunca, Deibe también planteó una dicotomía. "Están los optimistas que dicen que la cuarta revolución industrial va a generar mejoras en la calidad de vida y que aunque va a destruir puestos de trabajo también va a crear nuevos. La visión pesimista dice que eso no será suficiente y que el déficit que tenemos en materia de empleo se va a agravar y habrá que encontrar alternativas a esa falta. Si bien es cierto que las revoluciones (industriales y tecnológicas) han mejorado la calidad de vida en general, el riesgo es que la brecha de desigualdad sea cada vez más grande y que los más pobres estén cada vez más lejos de los beneficios de las nuevas tecnologías, dijo.

Nuevos modelos

"En paralelo surgen nuevos modelos de negocios como el colaborativo, on demand y la economía de las plataformas y modelos empresariales que tienen que re-regular el mundo del trabajo que cada vez se ve más afectado por nuevas realidades como el crecimiento del empleo informal, y de tiempo parcial y distancia", agregó Deibe.

La recomendación de la OIT es invertir en las personas y su formación para generar "una nueva agenda de talento". También enfocarse en habilidades ya conocidas como las ciencias, matemática, tecnología e ingeniería que en el mundo digital y tecnológico son nuevamente requeridas. Y, además, poner el acento en las competencias socio-emocionales como el pensamiento crítico, el trabajo en equipo y la resolución de problemas.

Deibe indicó que es clave innovar en materia de enseñanza con un modelo que tenga en cuenta temas como la formación basada en proyectos, tutores a distancia y el uso de la tecnología para facilitar los procesos pedagógicos. "Tal vez en el ámbito de la formación profesional sea posible pero no tanto frente a la estructura más rígida de la educación", advirtió. Sin embargo, subrayó que países que apostaron a la enseñanza "como Corea, el País Vasco y Portugal tiene un mayor crecimiento". Y criticó: "Muchas veces se habla de educación pero llegado el momento deja de ser prioridad. Sin ella el futuro será, sin dudas, muy difícil".

Con inscripción récord,1.000 interesados versus alrededor de 500 en ediciones anteriores, el encuentro tocó una variedad de temas como la reforma laboral, seguridad e higiene, sindicalismo y acción colectiva y economía social, entre otros.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?