Suscriptor digital

Juan Ingaramo fue fuego y pasión en Niceto

Juan Ingaramo, en Niceto Club
Juan Ingaramo, en Niceto Club Fuente: LA NACION
Tamara Talesnik
(0)
24 de noviembre de 2018  • 02:37

Cuando se abrió el telón de Niceto Club este viernes, Juan Ingaramo apareció debajo de una estructura plateada vistiendo un pantalón pinzado y una remera ajustada que lo hacía lucir como un ciclista fosforescente. Si alguien hubiera llegado al show de casualidad, sin saber quién era el cordobés, ni que estaba presentando Best Seller, su tercer disco, igualmente habría adivinado durante el primer tramo de la presentación, que Ingaramo es una mezcla de muchísimas cosas, pero sobre todo es cosa seria.

"Lo que más me gusta es lo de adentro", repitió Ingaramo en la canción inaugural que fue seguida por "Comodín", uno de los temas de Músico, su disco anterior. La seguidilla estableció la sensibilidad romántica del compositor, una que le habla directamente los chicos y chicas de entre 20 y 30 años que llenaron Niceto y que corearon "me quiero a mí mismo más que a vos y así debió ser siempre".

El pop de Ingaramo es sensible y dialoga con la época, pero también le da espacio para interpretar, con sus pasos de baile elegantes y sin vergüenza, el papel de galán. Así sedujo en "110" y "Sos tan", a las chicas que le gritaban "te amo" desde el público.

Juan Ingaramo, en Niceto Club
Juan Ingaramo, en Niceto Club Fuente: LA NACION

Una versión ralentizada de "Melopea", de Pop nacional, su primer disco, fue elegida para cerrar la primera etapa del show. Mientras el cantante tocaba la batería, cedía algo del protagonismo a Emme, su corista de lujo.

El telón volvió a cerrarse e Ingaramo quedó solo en el escenario, sin la corista estrella, sin guitarrista y sin baterista. Con su teclado y muy acompañado por el público, cantó "Canto", "Tus letras" y un (¡gran!) cover de "Por lo que yo te quiero", de Rodrigo Bueno, algo tanguero, algo recitado y algo oscuro. Sin bajos que lo taparan, ni autotune, lució su voz suave, virtuosa y de cadencia groovera que podría ser reconocible en cualquier mix de Spotify.

Cuando la banda volvió al escenario lo hizo para desplegar la fusión de géneros que caracteriza a Best Seller. Ingaramo arengó el baile antes de arrancar con "Rebote" y puso a Niceto a bailar con "With U", pero el punto altísimo fue el cover de "Fuego y pasión", de El Potro. El primer single del disco (allí interpretado junto a Elsa y El mar) se convirtió en un dueto con Emme, que se lució frente a decenas de celulares grabando stories para Instagram de esta reversión reguetonera.

Todo fue en subida con la llegada de Ca7riel, rapero de 25 años, y Dak1llah, referente trapera a sus 17, para cantar "Fobia", con la que Ingaramo dejó en claro a qué generación le está hablando y que el límite entre géneros no le interesa. Minutos después, esto volvería a suceder con la llegada de Louta para "Ladran".

Juan Ingaramo, en Niceto Club
Juan Ingaramo, en Niceto Club Fuente: LA NACION

Antes de eso, Ingaramo pidió al público hacer otra vez "el experimento de que ustedes canten" y la respuesta espontánea de la audiencia fue entonar "aborto legal en el hospital". "Seguro y gratuito", afirmó Juan y pasó a cantar "Hace calor", una de sus nuevas canciones que parece contener el corazón del disco y de su proyecto. Luego del estribillo hitero que fue cantado a los gritos por Niceto y que evoca un romance barrial y veraniego, el compositor se adelanta a lo que se podría decir de él: "Dicen que ya no soy el mismo/ Que esto es puro oportunismo/ ¿Quieren que escriba giladas?/ Puede ser, puede ser".

Hacia el final del show, vuelve a quedar en claro cómo piensa el corazón y lo a tono que está con la sensibilidad de época al cantar "Matemáticas", un himno anticelos que escribió con Adrián Dárgelos, y finalmente la rapeable y liviana "Mi chica".

Luego de los saludos, los agradecimientos y de que la banda se despidiera de Niceto, Ingaramo se quedó unos minutos en el escenario meneando solo y con frescura al ritmo de "Qué bonito", de los cuarteteros cordobeses Banda XXI. Con una cerveza en la mano, rozando las manos del público y sin miedo a hacer giladas.

Juan Ingaramo, en Niceto Club
Juan Ingaramo, en Niceto Club Fuente: LA NACION

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?