Suscriptor digital

J Balvin desató una fiesta urbana en el Luna Park

Ante un estadio colmado, el reconocido artista colombiano regresó al país para presentar Vibras, su último y laureado álbum, además de hacer un repaso por todos sus éxitos
Ante un estadio colmado, el reconocido artista colombiano regresó al país para presentar Vibras, su último y laureado álbum, además de hacer un repaso por todos sus éxitos
Gabriel Hernando
(0)
25 de noviembre de 2018  • 03:37

A poco más de un año de su última visita a la Argentina, J Balvin regresó al Luna Park con un espectáculo totalmente renovado y revalidando sus credenciales como líder absoluto de la música urbana. Si su notable curiosidad y gusto por la experimentación y los crossovers con artistas tanto latinos como anglo lo colocaron en un sitial de privilegio dentro del género, los últimos premios recibidos, los primeros puestos en listas de ventas y récords de vistas en redes sociales no hacen más que demostrar que lo suyo va en serio y parece no tener techo.

La excusa de este nuevo concierto en Buenos Aires fue la presentación oficial de Vibras, su quinto trabajo discográfico, galardonado con un Grammy Latino en la categoría Mejor Álbum Urbano, y en el que da una vuelta de tuerca a su particular estilo mixturando en partes iguales dancehall, R&B y reggaetón.

"Sin dudas, Buenos Aires es uno de los mejores lugares" dispara el colombiano José Álvaro Osorio, tal su verdadero nombre, colocándose desde el primer minuto al público porteño en el bolsillo y haciendo especial énfasis en su más reciente material. La agitada velada comenzó bien arriba con "Machika" y el celebrado acompañamiento vocal de la brasileña Anitta y el argentino Duki, constituyendo algo así como una delegación estelar de las Naciones Unidas de la música urbana. La fiesta siguió adelante de la mano de "Cuando tu quieras", "Ambiente", "Ginza" y "X", el gran suceso grabado a dúo con Nicky Jam.

Acompañado por un cuerpo de baile que desplegó coreografías en las que no faltaron los meneos, perreos y twerkings característicos, en una puesta minimalista de impactantes visuales, donde recreó un parque de diversiones jurásico con la imponente presencia de un gigantesco dinosaurio inflable dominando la escena junto a restos fósiles de animales prehistóricos, el músico oriundo de Medellín fue edificando un show con climas diversos ante un público que no cesó de bailar, corear los estribillos de todos los temas y registrar cada momento con sus celulares.

Diferentes situaciones amorosas, encuentros, desencuentros, despechos, desengaños y relatos de largas noches festivas conforman el universo lírico de un J Balvin que suple un discreto desempeño vocal con un gran despliegue escénico, pasos de baile, una excelente predisposición para arengar constantemente a sus fans con sus irresistibles ritmos y una especial habilidad para rapear una improvisada letra en la que saludó a créditos locales del trap como Khea, Cazzu y Paulo Londra.

Ocultos detrás de la escenografía y fuera de la vista del público, los músicos George Ponce (bajo) y Marcus Thomas (batería), junto al imprescindible DJ José Rivera, se erigieron como una sólida estructura instrumental que sostiene de manera firme una propuesta por demás rítmica aunque sin demasiadas pretensiones más que hacer bailar y divertir.

Ver esta publicación en Instagram

La mejor de todas @anitta con @jbalvin [R] Downtown

Una publicación compartida de paulalvara (@paulalvara) el

La sensual Anitta regresó a escena para interpretar "Downtown" e inaugurar así un bloque más calmo y mid tempo, que incluyó "Si tu novia te deja sola", "Sensualidad", "Quiero repetir" y "Ponle", donde dos afortunadas señoritas del público cumplieron su sueño de bailar en el escenario junto al protagonista de la noche.

Lanzada hace apenas seis días, la canción "Reggaeton" también sonó en el Luna Park y no sólo ya es un éxito sino que asoma como una verdadera declaración de principios con un texto que enumera a algunos pioneros y referentes del género, como Tego Calderón y Daddy Yankee, entre otros.

"Bonita", "Peligrosa", "Safari", "Ay vamos" y la muy difundida "Mi gente" establecieron el sprint final del capítulo porteño del llamado Vibras Tour, encabezado por un artista distinguido por su espíritu inquieto. Esa constante inclinación por indagar y combinar lo urbano con otros estilos, como pueden ser la salsa ("I like it") y la música brasileña ("Bum bum tam tam"), por nombrar apenas dos ejemplos, no sólo enriquece su propuesta sino que se erige como el plus que, sin dudas, lo despega de la monotonía propia del género, ubicándolo de ese modo unos cuantos escalones por encima de varios de sus colegas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?