Suscriptor digital

Dolor de panza en niños: por qué los afecta y cómo tratarlo

El dolor de panza puede estar siendo originado por una causa que requiere pronta intervención médica.
El dolor de panza puede estar siendo originado por una causa que requiere pronta intervención médica. Crédito: Unsplash
Daniela Chueke Perles
(0)
5 de diciembre de 2018  • 15:47

El dolor de panza es uno de los momentos recurrentes de la infancia. Los chicos ante el primer malestar suelen quejarse. A veces se trata de un simple malestar pasajero. Quizá porque comieron muchas golosinas o tienen los famosos "gases" o simplemente quieren atención. Pero si el síntoma no pasa enseguida (por eso es importante escuchar el reclamo y observar al niño), el dolor de panza puede estar siendo originado por una causa que requiere pronta intervención médica.

La doctora Mariela Chistik MN 99936, médica pediatra, asistente de guardia y staff del departamento de urgencias del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, responde a las principales dudas.

"El cuadro de dolor abdominal en niños puede ser de origen múltiple. El primer paso es definir si el dolor abdominal es agudo, es decir que comenzó hace poco, dentro de las primeras 24 horas, o si, por el contrario, es un dolor recurrente, que va y viene", explica.

En el caso de dolor abdominal agudo es importante el diagnóstico precoz para decidir el tratamiento más adecuado en el menor tiempo posible, sobre todo si el tratamiento será de tipo quirúrgico.

La doctora Chistik también se refiere a la importancia de distinguir el tipo y la intensidad del dolor. "Para los pediatras de urgencia es importante tener en cuenta la localización del dolor, el tipo de dolor, mucha veces les pedimos a los nenes más grandes que con la mano nos indiquen dónde les duele"

También los emergentólogos evaluarán el tipo de dolor: si es tipo cólico -que va y viene- o si es constante, continuo, que nunca cede. También se orientarán de acuerdo a la edad del niños para buscar las causas del dolor abdominal.

En menores de dos años y lactantes

Crédito: Shelbey Miller on Unsplash

  • Las causas más frecuentes son los cólicos - en bebés de los primeros 3 meses de vida- y las gastroenteritis.
  • Menos frecuentes son dolores por traumatismo, invaginación intestinal, hernias inguinales anomalías o malformaciones intestinales.
  • Mucho menos frecuentes o Infrecuentes son tumores, intoxicaciones o apendicitis.

En niños de 2 a 5 años

  • Las más frecuentes son gastroenteritis, infecciones urinarias, apendicitis, traumatismos, neumonías - muchas veces se confunden con dolores abdominales-, constipación.
  • Menos frecuentes son las hepatitis, porfirias, enfermedades inflamatorias intestinales o tumores.

Mayores de 5 años y adolescentes

  • Las causas más frecuentes son gastroenteritis, apendicitis, infecciones urinarias, traumatismo, enfermedad inflamatoria intestinal, quistes ováricos, tumores.
  • Menos frecuentes son cálculos renales, torsión ovárica, torsiones testiculares.

Signos de alerta

Todo padre o cuidador debe evaluar al niño cuando comienza con dolor de panza, si este se acompaña de alguno de los siguientes cuadros:

  • Fiebre.
  • Vómitos.
  • Vómitos que impiden alimentarse.
  • Decaimiento.
  • Si el dolor le impide hacer su vida normal.

Ante esas situaciones es importante acudir de inmediato a la guardia para definir si el dolor agudo requiere algún tipo de resolución quirúrgica.

Cómo calmar el dolor

  • Es importante no suministrar por cuenta propia ningún antiespasmódico, que puede enmascarar un cuadro grave.
  • No dar tés de hierbas (como manzanilla, anís estrellado o yerba de pollo) ya que pueden resultar tóxicos en niños.
  • Si el niño no lo tiene contraindicado, se puede dar una única toma hasta consultar al médico de la dosis indicada para el peso y edad del niño de algún analgésico de venta libre como ibuprofeno o paracetamol.
  • Consultar al médico ante los signos de alerta siempre.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?