Suscriptor digital

Es la inflación, estúpido

Hugo Beccacece
Hugo Beccacece PARA LA NACION
(0)
26 de noviembre de 2018  

No recuerdo cuándo fue la primera vez que oí la palabra "inflación", que signa el destino de la Argentina y, por consecuencia, de mi vida. Siempre estuvo allí, amenazante. "A mí se me hace cuento" que alguna vez empezó. Tengo autoridad para juzgarla "tan eterna como el agua y el aire". Ya estaba cuando yo nací (mañana se cumplirán 77 años de ese día).

Que el lector no tema: apenas si voy a hablar de filosofía, aunque sí del ilustre pensador alemán Walter Benjamin (1892-1940) y sus circunstancias. Precisamente, una parte no desdeñable de ellas se asemeja a las que aquejan a los argentinos.

En octubre, vi anunciado en este diario el curso "Walter Benjamin: la cultura bajo crítica", que dictaba en el Malba la narradora, traductora y ensayista Mariana Dimópulos. Me inscribí. Dimópulos resultó ser una notable expositora. Leí los textos que ella indicó: algunos ya los conocía; otros, no. Una tarde, tomé Calle de mano única, de Benjamin, prologado por Jorge Monteleone y traducido por Ariel Magnus. Encontré en el índice, entre las tesis y los aforismos, un breve tratado político: "Panorama imperial (viaje a través de la inflación alemana)". Podría haber sido escrito para y desde la Argentina.

Calle de mano única se editó en 1928, pero "Panorama imperial" se había publicado por primera vez, separadamente, en 1923, en plena hiperinflación de la República de Weimar. Benjamin se refiere en el comienzo a una de las frases hechas de la burguesía alemana antes de cualquier catástrofe: "Esto ya no puede seguir". En Buenos Aires, se dijo y se dice "esto ya no da para más".

Durante un proceso de inflación, hay algunas cosas estables, dice el filósofo. Muchas capas de la población ya estaban en la miseria antes de los aumentos de precios. Esa estabilidad existe. La preocupación por la gente que es miserable "desde siempre" no es muy intensa. Los que asustan son los millones de nuevos pobres que caen en la indigencia desde la clase media.

En un proceso de ese tipo, el individuo solo tiene en mente su propio interés y, al mismo tiempo, su conducta está regida más que nunca por "los instintos de la masa". Sus hábitos rígidos le impiden utilizar su inteligencia, prever, cambiar. El dinero es la única preocupación vital y se convierte en una barrera que hace fracasar las relaciones humanas.

Dice Benjamin que la miseria en esas condiciones se exhibe al desnudo. Resulta obscena. Los porteños lo sabemos muy bien, porque cada vez que vemos un mendigo que pide dinero, comida o que duerme en la calle, nos sentimos incómodos y culpables. En general, los espectadores fingen que están acostumbrados y, según el día, pasan de largo, no contestan a los ruegos o dejan caer unos billetes. Aun los que nunca serán afectados por la pobreza se sienten concernidos, pero más que por la compasión, por la vergüenza que inspira el hambre ajena.

Otra frase hecha: "Pobreza no envilece". Lo que envilece, dice Benjamin, es la indigencia expuesta de millones de personas que nacen y mueren en la pobreza, y de los millones empobrecidos. La inflación se convierte en el principal tema de conversación, es una letanía que nos vuelve estúpidos, moralmente miserables e impotentes.

Un intento solipsista para escapar de la epidemia es "me meto en mi burbuja". La única burbuja con restos de dignidad consiste en la creación. Por eso hubo en la Alemania de entreguerras un florecimiento cultural sorprendente.

Quizá por la misma razón, en la Argentina, desde 2001, se produjo un fenómeno similar, pero también estalló una falsa espiritualidad en ciertas religiones, sectas o partidos que alimentan el espejismo de un milagro apoyados en las "contribuciones" de los desesperados a quienes solo les queda el consuelo compulsivo de ser estafados una vez más.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?