Suscriptor digital

España: de la fascinación por el River-Boca a la incredulidad

Nadie sabe qué pasar con la final de la Copa Libertadores
Nadie sabe qué pasar con la final de la Copa Libertadores Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli
Juan I. Irigoyen
(0)
25 de noviembre de 2018  • 23:59

BARCELONA.– De la curiosidad fascinada a la incomprensión naíf. En España se suele (o solía) admirar la relación que tienen las hinchadas argentinas con sus clubes. Esta admiración es, sin embargo, más de forma que de esencia. Es curioso ver cómo en los estadios se reproducen las mismas canciones (cambian las letras, por supuesto) que en las canchas de nuestro país, de la misma manera que LaLiga condena a los clubes si durante los partidos se escuchan insultos al rival, gritos racistas u homofóbicos. Por ejemplo, el año pasado el Espanyol tuvo que pagar una multa de 24.000 euros porque su afición más radical apuntó contra Gerard Piqué y su mujer Shakira en el derbi catalán. La lucha contra los Ultras (barrabravas) comenzó en los 80, se profundizó en los 90 y prácticamente se extinguió en el siglo XXI.

Los estadios son más silenciosos, definitivamente más seguros. Entonces, la falsa pasión de las hinchadas argentinas se vive en España con más curiosidad que añoranza. La final entre Boca y River despertó esa intriga melancólica. "Es River el Madrid y Boca el Barça?", "¿Es el superclásico como un Barça-Madrid?", "¿Por qué no hay público visitante?", "¿Es tan peligroso?", son algunas de las preguntas que, desde hace más de tres semanas, contestan los argentinos que viven en España. Las respuestas las juzgaban fascinantes, como una ficción que les hubiese gustado ver, pero definitivamente no presenciar.

De repente, llegó el caos, las imágenes bochornosas que se viralizaron por Twitter y WhatsApp. Las preguntas cambiaron. "Cómo puede ser que haya pasado algo así?", "¿La policía qué hacía?", "No se va a jugar, ¿no?". Preguntas, en cualquier caso, imposibles de contestar desde cualquier lado del charco. "Una auténtica pena lo sucedido en Buenos Aires en la final de La Libertadores. Para la gente que le gusta el fútbol esto es una jodienda. No se entiende... Año 2018", publicó Iker Casillas.

Si a los españoles se les esfumó la curiosidad fascinada para dar lugar a una incomprensión naíf, a los cerca de 80.000 argentinos que viven en España se les borró la nostalgia para pasar a una sensación de vergüenza más propia que ajena. "Nos estaba viendo todo el mundo, ¡qué papelón!", comentó un futbolista argentino en privado, de la misma manera que un artista se quejó con un "¡qué ridículo mundial!" y un escritor cuestionó: "Qué papelón, ¿no?". Ya no había vuelta atrás. El interés alegre por el fútbol terminó convertido un triste desinterés en las mafias enquistadas en los clubes argentinos.ß

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?