Suscriptor digital

La historia de la reina aristócrata que sedujo tribus bárbaras y aterrorizó a los romanos

El poder Buodica se sigue sintiendo
El poder Buodica se sigue sintiendo Crédito: GETTY IMAGES
(0)
26 de noviembre de 2018  • 11:35

Boudica -también conocida como Boadicea en latín- es un personaje icónico pero controvertido. Ha sido una presencia constante en la historia europea, ya sea por ser considerada una temprana activista por la libertad de la mujer o una asesina brutal y sangrienta.

Hace unos 2000 años, esta aristócrata de la Edad de Hierro lideró una rebelión y casi derrotó a los poderosos ejércitos romanos que estaban invadiendo su patria, en lo que hoy en día es Anglia Oriental, en Gran Bretaña.

Odiada o adorada, se ganó su lugar en la historia como una formidable pionera con la capacidad de reunir a un enorme número de tropas de diferentes tribus gracias a su habilidad natural para el mando. Entonces, ¿qué lecciones modernas de liderazgo se pueden aprender de esta legendaria reina guerrera?

La vestimenta es muy importante

Sabemos que la ropa que elegimos para ir al trabajo es importante y en eso Boudica era una experta. Comúnmente es representada como una mujer feroz y poderosa, manejando su propio carro, blandiendo una lanza, con su cabello salvaje volando en el viento.

Boudica retratada como una guerrera temible, cabalgando en su carro a la cabeza de su ejército, en este antiguo grabado
Boudica retratada como una guerrera temible, cabalgando en su carro a la cabeza de su ejército, en este antiguo grabado Crédito: GETTY IMAGES

Realmente no podemos saber qué aspecto tenía la reina, pero el historiador romano Casio Dio, quien escribió décadas después de su muerte, ofrece esta descripción física: "En estatura ella era muy alta, en apariencia muy aterradora, y su mirada era feroz". "Una gran masa del cabello rojizo caía sobre sus caderas, alrededor de su cuello había un gran collar dorado y llevaba una túnica de diversos colores cubierta con un grueso manto asegurado con un broche".

Boudica sabía cómo aprovechar al máximo su apariencia, dejando una impresión duradera y aterradora en sus enemigos.

Un buen nombre te lleva lejos

El nombre Boudica se deriva de la antigua palabra británica "bound" que significa "victoria". Boudeg significa "el que trae la victoria" y Boudega -la alternativa femenina- significa "la que trae la victoria".

Se presume que ese no fue el nombre que le pusieron al nacer, sino uno que adoptó más tarde. Era lo suficientemente fuerte para ayudarle a formar un ejército. En última instancia, sin embargo, la reina guerrera derrotada no estuvo a la altura de su apodo.

Nunca desestimes las capacidades de los otros

El marido de Boudicca, Prasutagus, era el gobernante de la tribu Iceni de Anglia Oriental. Los romanos le permitieron continuar gobernando a su pueblo. Pero cuando murió Prasutagus, los romanos decidieron intervenir.

Se apoderaron de las tierras y cuando Boudica se negó a pagar altos impuestos, fue azotada públicamente y obligada a ser testigo de la violación de sus dos hijas, que en ese momento tenían 12 años.

Leal a su nombre, Boudica logró la victoria al principio
Leal a su nombre, Boudica logró la victoria al principio Crédito: GETTY IMAGES

Los romanos calcularon mal las consecuencias de su castigo. También subestimaron la ira de una reina despreciada: Boudica decidió defenderse, reuniendo tropas de su propia tribu y otras. Derrotaron con éxito a la Novena Legión romana, destruyendo la capital de la Gran Bretaña romana, Colchester, además de Londres y St. Albans.

Un entrenamiento efectivo es más valioso que un equipo numeroso

Después de la caída de Londres y St. Albans, el gobernador romano decidió reunir a sus tropas y enfrentarse al ejército de Boudica. Aunque aparentemente Boudica tenía ventaja por la cantidad de soldados, los hombres indisciplinados y mal equipados de la reina guerrera no eran rival para la habilidad de las tropas romanas, bien entrenadas.

Aunque tenía probablemente 10 veces más soldados, Boudica fue derrotada por el ejército romano. Ella murió poco después de su fracaso; supuestamente se suicidó tomando veneno.

Destácate

La rebelión liderada por Boudica contra la ocupación romana se destaca en la historia en gran parte porque era una mujer. La arqueóloga británica Jane Webster, de la Universidad de Newcastle, le dijo a la BBC que "las mujeres líderes ofendían las sensibilidades romanas". "Por eso sabemos mucho más acerca de esta rebelión que de muchos otros en Roma".

La profesora Miranda Aldhouse-Green, también arqueóloga y autora británica, cree que Boudica "es una figura icónica porque fue una de las pocas mujeres en desafiar el poder de Roma". De hecho, sigue siendo la única mujer que ha liderado las fuerzas combinadas de Gran Bretaña contra un ejército de ocupación.

El ejército de Boudica derrotó a los romanos en su capital Colchester, en Londres, y en la ciudad inglesa de St Albans
El ejército de Boudica derrotó a los romanos en su capital Colchester, en Londres, y en la ciudad inglesa de St Albans Crédito: GETTY IMAGES

Los registros que tenemos sobre Boudica son escasos, carecen de detalles y con frecuencia son contradictorios, pero Webster dice que "ella ha permanecido en la literatura y persistió como un buen ejemplo de rebeldía porque era mujer".

Es importante tener un modelo a seguir

Durante el siglo XVI, resurgió el interés por los escritores clásicos y el relato de Tácito sobre la rebelión de Boudica fue recuperado. Otra mujer importante y poderosa en el mundo de los hombres, y también pelirroja, fue la reina Isabel I, quien se dice que se inspiró mucho en la historia de Boudica.

Mucho más tarde, los victorianos abandonaron cualquier sentido de ironía y volvieron a imaginar a Boudica como una figura del imperialismo. Tal vez más acertadamente la reina guerrera fue reclamada por el movimiento sufragista y lo sigue siendo por quienes luchan por los derechos de la mujer.

Se convirtió en un modelo importante para una generación de mujeres que lucharon contra el patriarcado y lograron obtener votos para las mujeres. El profesor Richard Hingley, arqueólogo de la Universidad de Durham en Reino Unido, explica que debido a lo poco que sabemos acerca de ella, "es una figura muy flexible y ambigua que puede representar muchas cosas distintas para diferentes personas".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?