Suscriptor digital

Trump presiona a México y amenaza con cerrar la frontera de forma permanente

El paso de San Ysidro, que conecta San Diego y Tijuana, amaneció custodiado por los militares
El paso de San Ysidro, que conecta San Diego y Tijuana, amaneció custodiado por los militares Fuente: AFP - Crédito: Sandy Huffaker
En Twitter le exigió al gobierno mexicano deportar a los migrantes que buscan asilo en EE.UU.
(0)
27 de noviembre de 2018  

TIJUANA, México.- Donald Trump no piensa retroceder un milímetro en su política de mano dura con los migrantes centroamericanos. Un día después de que las autoridades de Estados Unidos dispararan gases lacrimógenos contra un grupo de migrantes que intentó cruzar a Estados Unidos desde México, el presidente amenazó con cerrar la frontera "de forma permanente" si era necesario.

¡México debería llevar a los migrantes que ondean banderas, muchos de los cuales son criminales de sangre fría, de vuelta a sus países. Háganlo en avión, háganlo en autobús, háganlo de la manera que deseen, pero NO van a ingresar a Estados Unidos. Cerraremos la frontera permanentemente si es necesario. ¡Congreso, financie el MURO!", escribió Trump a las 6.30 de la mañana a través de su cuenta de Twitter.

La medida de cerrar la frontera de 3200 kilómetros entre Estados Unidos y México no tiene antecedentes, salvo casos muy puntuales, como luego de los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Anteayer un grupo de 500 migrantes intentó sin éxito esquivar a la policía mexicana y cruzar la valla que los separa de Estados Unidos. Las autoridades respondieron con gases lacrimógenos y cerraron el paso más transitado de la frontera, San Ysidro, que conecta las ciudades de San Diego y Tijuana. Cuatro horas más tarde fue reabierto y se normalizó la situación,

Tras el episodio, el gobierno de México anunció ayer que deportó a 98 migrantes centroamericanos y la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos informó que arrestó a 42.

Los migrantes pertenecen a la caravana que partió desde Honduras el 13 de octubre pasado con el objetivo de llegar a Estados Unidos.

En este momento hay en distintas partes de México unos 8250 centroamericanos, que entraron de manera ilegal al país por la frontera con Guatemala desde el 19 de octubre. Unos 7400 están varados y cada vez más desesperados a las puertas de Estados Unidos, repartidos entre las ciudades de Tijuana y Mexicali.

En Tijuana son 5000 los migrantes que acampan en el interior de un complejo deportivo. Muchos de ellos tienen la esperanza de solicitar asilo en Estados Unidos, pero los agentes de San Ysidro procesan menos de 100 peticiones diarias.

Gerardo García, comisionado del Instituto Nacional de Migración (INM) mexicano dijo ayer que "hay instigadores" en la caravana migrante que llegó a Tijuana hace una semana.

"Aprovechan el anonimato de la bola, de la masa (...) y por eso no han sido asegurados [detenidos]", explicó al referirse a una decena de presuntos provocadores.

Tras el fracasado intento de cruzar la frontera, en el albergue donde se encuentran hacinados unos 5000 migrantes de la caravana, en su mayoría hondureños, se percibe una sensación de derrota que mueve a muchos a optar por regresar a sus países o resignarse a quedarse en México.

"Tragamos gas; los niños están traumados; las mujeres, lastimadas. Ya no sé si quedarme aquí y pedir trabajo, regresarme a Honduras o seguir intentando pasar", dijo Darwin Rivera, hondureño de 36 años, que viaja con su esposa y tres hijos pequeños.

"Ahora ven que es difícil cruzar, ven como una opción más viable el retornar o integrarse a México", dijo Juan de Dios Chavarín, enlace de la Organización Internacional para las Migraciones de la ONU en Tijuana.

Edgar Corzo, de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y quien recorrió el albergue donde se encuentran muchos migrantes, aseguró que desde ayer "más de 20 personas han manifestado su interés en retornar".

Detalló que en el recorrido de esta caravana, que llegó a sumar unos 7000 centroamericanos, 1700 pidieron la repatriación voluntaria. Dijo que una lista de espera para que los migrantes puedan pedir refugio en Estados Unidos, que incluye a otros de distintas nacionalidades que llegaron a Tijuana, ya suma más de 5000 nombres.

Esto anticipa una espera de meses, pues en un buen día las autoridades estadounidenses reciben a entre 60 y 90 solicitantes de refugio.

"Aprendieron la lección. Ya vieron que no podrán pasar fácilmente a Estados Unidos. Hoy amanecieron menos rebeldes", dijo bajo anonimato un agente de BETA, grupo del INM de auxilio a indocumentados.

El albergue amaneció rodeado de un fuerte dispositivo policial. Algunos migrantes, enojados, saltaron las rejas del lugar cuando policías federales les impidieron momentáneamente salir.

Agencias AFP, AP y Reuters

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?