Suscriptor digital

Cuatro años de cárcel por conducir ebria y matar a un agente

Santa Cruz
Santa Cruz Crédito: El territorio
Rocío Santa Cruz, ex-Miss Argentina y abogada, seguirá libre hasta que el fallo quede firme
Martín Boerr
(0)
27 de noviembre de 2018  

POSADAS.- En un fallo que tenía en vilo a la sociedad misionera, la abogada posadeña y ex-Miss Argentina Rocío Santa Cruz fue condenada a cuatro años de prisión por atropellar y matar al agente municipal Ramón "Topo" Cabrera cuando iba al volante de su auto en estado de ebriedad.

Santa Cruz, de 33 años, también fue inhabilitada a conducir vehículos durante diez años. La pena se hará efectiva cuando quede firme ante el Superior Tribunal de Justicia de la provincia. La decisión del juez en lo Correccional N° 2, César Jiménez, sorprendió, ya que se esperaba que dictara una pena excarcelable.

Durante el juicio, Santa Cruz mostró en todo momento una conducta esquiva, jamás miró de frente al jurado o a los familiares de la víctima. Escondió la cara bajo un mechón de cabello, sentada casi de espaldas al estrado.

"Es una desgracia que le puede pasar a cualquiera", dijo en su única intervención en las audiencias de debate, ya que durante todo el juicio oral no declaró.

Los hechos

La noche del 31 de mayo de 2016 Santa Cruz fue a cenar junto a sus amigas a un restaurante de la costanera de esta ciudad y más tarde decidieron ir a bailar al reconocido boliche Cristóbal.

Santa Cruz salió de ese lugar cerca de las seis de la mañana y cuando volvía a su casa atropelló a Cabrera, que venía conduciendo su motocicleta.

Santa Cruz no se detuvo a asistir a Cabrera y se fue a su domicilio. Seis horas más tarde la fueron a buscar y le hicieron un test de alcoholemia: tenía 0,8 gramos de alcohol en sangre. Los peritajes durante el juicio indicaron que al momento del accidente, Santa Cruz debió tener 1,48.

La ex-Miss Argentina jamás reconoció el accidente y adujo haber padecido un estado de estrés postraumático que le causó una memoria selectiva con respecto a los hechos de esa noche.

También afirmó que no había consumido bebidas alcohólicas en el boliche. Atribuyó el daño a su vehículo a llevarse por delante un lomo de burro. La defensa, además, presentó como testigo a una amiga que afirmó durante el juicio que le había dado a Santa Cruz café con licor a las 11 de la mañana "para calmarla". ¿El motivo? El choque con el lomo de burro había generado una discusión con su marido.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?