Suscriptor digital

El dólar pegó otro fuerte salto, quedó cerca de $40 y puede dejar en pausa la baja de tasas

La cotización volvió a los $40 en las pizarras
La cotización volvió a los $40 en las pizarras Fuente: Archivo
Registró la mayor alza de la era Sandleris, con lo que subió más de $2,50 en dos días y volvió a niveles del comienzo del plan,Cayó a US$1164 millones y superará los US$26.000 millones; dejará atrás así el máximo de 2008
Javier Blanco
(0)
27 de noviembre de 2018  

El dólar no solo ratificó sino que además aceleró ayer la tendencia alcista que viene mostrando en las últimas jornadas en la plaza local, al registrar la mayor suba nominal ($1,45) y porcentual (3,9%) de la era Sandleris, lo que devolvió su cotización para la venta al público a un nivel muy cercano a los $40.

El nuevo salto, segundo consecutivo superior al 3%, confirma que al clima de distensión que se había instalado a comienzos de octubre -con el lanzamiento del esquema de flotación acotada por bandas en paralelo con un ajuste monetario- le aparecieron nubarrones. Esta circunstancia plantea en paralelo dudas sobre la continuidad del ajuste bajista que venían ensayando las tasas de interés, al caer del 71,7 al 61,2% (cierre de ayer) anual en un mes.

Los operadores y analistas coinciden en que el rebote del billete, que tendencialmente se inició hace 15 días, comenzó siendo auspiciado por el Banco Central (BCRA) -y la misión del FMI - al dejar a la vista su incomodidad para avalar una expansión monetaria que llegue por la vía de la compra de reservas, aunque se trata de algo que estaba previsto en el esquema acordado. Esa posibilidad se abriría si el dólar perforara el piso de la banda cambiaria, que arrancó en $34 pero ya se ubica en $35,89 por la actualización al 3% mensual que se le aplica hasta fin de año.

A la señal oficial luego se sumó un rebrote de la aversión al riesgo global (reflejada en la baja de 3,24 a 3,05% en la tasa a 10 años de Estados Unidos) y otra serie de factores políticos y económicos domésticos que ayudaron a reimpulsar la dolarización. Todo esto confluyó para que, en opinión de analistas y operadores, un mercado que aún está sensible se diera vuelta.

"El quiebre llega cuando el mercado se convenció de que el dólar no perforaría la banda inferior: fue la señal que reimpulsó la dolarización", dice Norberto Sosa, director de Invertir en Bolsa (IB).

"A eso se suma un combo de factores globales (mal clima que empuja al alza el riesgo emergente en general) y locales (creciente incertidumbre política, baja de tasas), que desembocó en lo que vimos entre el viernes y hoy", agrega.

Para Alejandro Rodríguez, director de Economía de la Ucema, el billete aceleró su reacción porque las tasas en pesos "ya no lucen tan atractivas para algunos" y el sostenido aumento del riesgo país muestra que el plan afuera no ganó credibilidad a pesar de la ayuda comprometida por el FMI.

Su colega Gabriel Zelpo, economista jefe de la consultora Elypsis, cree que el salto es consecuencia de la primera semana relajada que tuvo la nueva política monetaria, al favorecer una fuerte expansión vía Lebac y Leliq. "Tenían juego para inyectar pesos sin burlar la meta monetaria, y la sensación es que buscaron acercarse al punto 0% demasiado rápido. Tal vez esto lleve a dejar en pausa la baja de tasas", avisa.

Otra vez la aspiradora

En este sentido, el dato del día fue que el BCRA, que venía de expandir la base monetaria unos $80.000 millones por renovaciones parciales de Leliq, ayer se cuidó de no volver a dejar pesos sueltos.

Además, una vez cerrado el mercado, desde la entidad se transmitió un mensaje a los operadores: "El BCRA absorberá todo el exceso de liquidez que pueda existir en los próximos días para asegurar un nuevo sobrecumplimiento de su meta monetaria", fue el mensaje repetido desde allí.

Esto fortaleció la presunción de que el proceso de ajuste a la baja que venían ensayando las tasas, y se mantuvo con un ajuste de 27 puntos básicos también ayer, podría entrar en una pausa.

Los operadores ponen énfasis en la reacción que suele mostrar la plaza local cada vez que el dólar sube por algunas jornadas. "Eso lleva a la oferta a retraerse por especulación en momentos en que la demanda se dinamiza por la suba, lo que espiraliza la corrección", explicó el jefe de mesa de un banco local.

"Fue una rueda compleja porque a las 14 se cayó el sistema por el que operan cambio los bancos. Esto distorsionó las cotizaciones y amplió los spreads entre compra y venta, en una rueda movida por la demanda de empresas que quieren anticipar el cierre del mes frente a la inactividad del viernes y las dudas que hay sobre las operaciones para el jueves", explicó el operador Fernando Izzo, de ABC, en alusión al salto del 32,5% en el monto operado ayer (llegó a US$723,7 millones).

Con el avance de ayer, el dólar registró un aumento de $2,55 en dos jornadas, volvió a niveles de precio que no mostraba desde el 1º de octubre (día en que se puso en marcha el nuevo plan cambiario y monetario) y registra un avance del 7,2% en lo que va de noviembre.

Todo esto lo vuelve a posicionar como la mejor inversión del mes -tal como lo fue en buena parte del año- y lo deja a punto de duplicar la renta promedio que obtiene un ahorrista por un plazo fijo bancario.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?