Suscriptor digital

A la espera de la reunión por la final de la Copa Libertadores: las posturas de Boca, River y de Conmebol

Angelici y D´Onofrio, antes de la final de la Copa Libertadores
Angelici y D´Onofrio, antes de la final de la Copa Libertadores Fuente: LA NACION - Crédito: Emiliano Lasalvia
(0)
27 de noviembre de 2018  • 08:22

Este martes, cerca de las 11 de la mañana, en Luque, donde está la sede de Conmebol, River y Boca se reunirán con Alejandro Domínguez, presidente de la entidad del fútbol sudamericano, y Claudio Tapia (presidente de AFA) para decidir qué sucederá con la final de la Copa Libertadores que se suspendió el fin de semana pasado, luego de las agresiones que sufrió el platel xeneize en su llegada al estadio Monumental.

Las posturas de los tres son claras: algunos quieren jugar y definirlo en la cancha (sin sede ni día confirmados), otro quiere que se tome el mismo camino que en 2015 con el gas pimienta. Tanto River, como Boca y Conmebol, juega su partido.

La postura de Boca

Angelici en el aeropuerto de San Fernando, este martes por la mañana, antes de partir a Paraguay
Angelici en el aeropuerto de San Fernando, este martes por la mañana, antes de partir a Paraguay Fuente: Archivo

Como sucedió en aquella triste noche en mayo de 2015 cuando se enfrentaron en la Bombonera y no se pudo jugar el segundo tiempo por el gas pimienta, los dirigentes y el plantel de Boca quieren que Conmebol tome la misma decisión hoy contra River.

Daniel Angelici viajó bien temprano este martes para estar presente en la reunión de Conmebol. En nombre de Boca, descartó respetar el "pacto de caballeros" firmado con Rodolfo D'Onofrio y Alejandro Domínguez para que el partido se juegue. No quiere darle la chance de definirlo en la cancha. La postura es clara: River afuera de la Copa y el xeneize campeón.

Angelici viajó a Luque junto a Cristian Gribaudo (secretario general del club) y Javier Medín, quien supo integrar la Comisión Normalizadora en AFA. Ya presentaron un escrito de 15 hojas que le presentaron a Conmebol el domingo. Llevan también imágenes de lo vivido, algunas que salieron a la luz y otras que, dicen, todavía no fueron públicas. Es más: quieren mostrar que las agresiones no fueron sólo en Quinteros y Libertador, sino incluso cuando el colectivo estacionaba en el Monumental -el micro fue impactado en el ingreso con otro elemento contundente-, como para quebrar el argumento de River de que todo sucedió a más de 500 metros de la cancha.

La postura de River

Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri

"River lo quiere jugar en el Monumental y con público", le dijo a LA NACION un dirigente millonario. Allí está planteada la postura que tomó el club de Núñez, con Rodolfo D'Onofrio a la cabeza (ya está en Paraguay con Ignacio Villarroel, secretario y abogado del club). La intención es demostrar que todo sucedió en las afueras del Monumental y que lo que falló fue el operativo de seguridad.

El descargo millonario se centrará en que la agresión se dio fuera del área de influencia de River. El colectivo todavía no había llegado al "primer anillo de seguridad". Es más: sostendrá que no puede hacerse responsable de lo que hacen las personas, sean o no hinchas, en la calle. Algo así como decir que, por la zona en la que se dio la agresión, "podía estar caminando cualquiera". La culpa se la darán al operativo y la renuncia de Martín Ocampo (ex Ministro de Seguridad porteño) de ayer es una carta que esgrimirán.

El otro elemento en el que se sostendrá River para jugarlo es en la famosa carta firmada por D'Onofrio, Angelici y Domínguez. Ese "pacto de caballeros", entienden que eso es un elemento de "mucho valor" para que se dispute el partido.

La postura de Conmebol

"Los partidos se ganan en la cancha, no con piedras", la carta que hizo circular ayer Alejandro Domínguez es clara y contundente. La intención del presidente de Conmebol es que el partido se juegue. No sólo para que la Copa Libertadores no tenga un campeón "por escritorio". Menos en su última edición con "doble final".

Según supo LA NACION la decisión de que no se juegue el partido perjudicaría no sólo a la reputación de la competencia sino también que Conmebol tendrá que pagarle los mismos premios a campeón y subcampeón pese a no transmitir el partido. Un perjuicio económico que no quiere afrontar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?