Suscriptor digital

¿Qué son las empresas unicornio y por qué son los mejores lugares para trabajar?

Crédito: Gentileza
Ana Paula Queija
(0)
2 de diciembre de 2018  • 00:29

¿Escuchaste hablar de las empresas unicornio? Son dos palabras que, unidas, suenan raro, pero hay una explicación. El unicornio es un animal mitológico representado por un caballo blanco con un cuerno en la frente, al que se le atribuyen superpoderes. Algo tan perfecto que se sale de lo natural.

El término se usa para nombrar las compañías que, de tan exitosas, parecen un mito o una fantasía. Los unicornios, en el ámbito de los negocios, son empresas emergentes, de base tecnológica, que en muy poco tiempo llegan a tener una cotización mayor a los mil millones de dólares. Los fundadores suelen ser emprendedores jóvenes, que están transitando sus "treintis". La mayoría tienen uno o dos socios que los acompañan en la aventura. Todas nacieron o explotaron en la era 3.0 y aprovecharon las redes para desarrollarse. También las une que son "B2C" ( business to consumer), es decir, su estrategia comercial apunta directamente a un usuario o consumidor final.

En Pinterest, el design thinking y la flexibilidad están presentes en cada detalle.
En Pinterest, el design thinking y la flexibilidad están presentes en cada detalle. Crédito: Gentileza

Pero ¿cuáles son las empresas unicornio más conocidas? Quizá se te vengan a la mente empresas internacionales como Facebook y Twitter: estás en lo cierto. También son unicornios Airbnb, Snapchat, Uber, We Work y Dropbox, entre otros monstruos fantásticos. Pero Latinoamérica no se queda afuera de este fenómeno corporativo porque tiene al menos diez empresas unicornio, y cuatro son argentinas: Globant, MercadoLibre, Despegar y OLX.

Algunas historias fantásticas

We Work repensó la forma de trabajar de muchas personas y creó espacios para adecuarse a sus necesidades.
We Work repensó la forma de trabajar de muchas personas y creó espacios para adecuarse a sus necesidades. Crédito: Gentileza

Globant es una compañía dedicada al desarrollo de software. Nació en 2003, en un bar de Buenos Aires, cuando cuatro amigos se juntaron con la visión de crear una compañía argentina que comercializara sus experiencias digitales en Estados Unidos y en el Reino Unido. Habiéndose enfrentado a la imposibilidad de una carrera internacional desde sus ciudades natales -tres de ellos son de La Plata y uno, de Mar del Plata-, Martín Migoya, Guibert Englebieen, Martín Umaran y Néstor Nocetti decidieron que Globant iba a estar donde estuviera el talento. Con esa decisión tomada, Globant se convirtió en una compañía de más de 7200 empleados con 37 oficinas en 12 países, y con clientes de clase mundial como Google, NatGeo y LinkedIn.

La historia de Despegar cuenta que Roberto Souvirón se había ido a hacer un MBA a Estados Unidos, cuando vino de visita a Buenos Aires y se encontró con una idea luminosa. Mientras esperaba para sacar un pasaje, se dio cuenta de que el turismo en Latinoamérica todavía no había sido impactado por la revolución de Internet. Con un grupo de cinco amigos, hizo que su startup comenzara a operar en Argentina en 1999, y rápidamente llegó a otros países. Despegar dio la posibilidad de acceder a los viajes de forma fácil y simple, y esto permitió que muchos más latinoamericanos comenzaran a viajar. En 2009, se sumó la oferta de hoteles, y en 2012 se presentó la app móvil. Hoy, Despegar tiene oficinas en 20 países y emplea a más de 3000 personas. Diariamente, millones de usuarios buscan, comparan precios, planifican y compran viajes a través de su innovador sistema.

La startup MercadoLibre fue fundada en 1999 por Marcos Galperín y dio sus primeros pasos junto con un equipo de emprendedores que se sumaron al sueño de revolucionar el e-commerce en América Latina. Lo logró porque rápidamente se convirtió en el principal ecosistema de comercio electrónico de la región. Hoy, tiene más de 6000 empleados y se propone duplicar el equipo en tres años. Sin embargo, mantienen el espíritu de startup y refuerzan los valores que en 2017 los ubicaron entre las tres mejores empresas multinacionales para trabajar en América Latina.

Trabajar en un unicornio

Las oficinas de Airbnb, uno de los monstruos que revolucionaron la industria del turismo.
Las oficinas de Airbnb, uno de los monstruos que revolucionaron la industria del turismo. Crédito: Gentileza

Las empresas unicornio se destacan por generar un excelente clima laboral y por ofrecer muchos beneficios para los empleados. Al ser compañías que están en crecimiento exponencial permanente, sus oportunidades son mayores que las de otras empresas. Generalmente, se mantienen abiertas a nuevas propuestas de desarrollo profesional para los empleados e innovan en los mecanismos de trabajo, privilegiando la flexibilidad. Te contamos los principales beneficios:

  • Te dan prestigio profesional porque son empresas reconocidas por su agilidad, por anticiparse al mercado, marcar tendencia y generar el conocimiento que otros van a adquirir posteriormente.
  • Son lugares dinámicos y con grandes posibilidades de aprendizaje y de crecimiento.
  • Ofrecen flexibilidad en horarios, vacaciones y con relación al espacio donde se trabaja. Más posibilidades para administrar tu tiempo.
  • Son de avanzada en la propuesta de valor para el empleado: por ser tecnológicamente evolucionadas, están siempre innovando, y eso ofrece la posibilidad de una gama de opciones vinculadas con el desarrollo laboral, la conexión con otras personas, el aprendizaje, las oportunidades de crecimiento, la internacionalización y trabajar en un ecosistema emprendedor.
  • Pertenecer a un proyecto que está en absoluto crecimiento e innovando todo el tiempo tiene valor por sí mismo y te da mucha escuela.
  • Te dan más días de licencia por maternidad y paternidad, regreso paulatino, y algunas hasta ofrecen coaching y mentoring a las mujeres que están en ese proceso y diferentes esquemas de asistencia a los recientes papás.

3 chicas unicornio

Crédito: Gentileza

Jean Liu es la pesadilla de Uber. Y es que esta creadora china de 40 años logró posicionar la plataforma de transportes Didi Chuxing como la app de movilidad más importante del mercado de su país, es decir, el más grande del mundo. Solo para que te des una idea: Didi Chuxing está en 400 ciudades de China, mientras que Uber solo logró entrar a 50. Liu es hija de un importante banquero chino, pero su carrera se desarrolló por otro lado. Quiso estudiar informática cuando en 1996 leyó por primera vez una entrevista a Bill Gates. Después, complementó sus conocimientos estudiando negocios. Actualmente, la valoración de su empresa alcanza los 56.000 millones de dólares.

Crédito: Gentileza

Hooi Ling Tan es de Malasia, tiene 33 años y en 2012 creó GrabTaxi, una app para tomar taxis que eventualmente fue transformándose hasta convertirse en una "app para transportar lo que sea", ahora conocida como Grab, a secas. La creadora de esta app, la más usada en su país, en Singapur, Filipinas, Indonesia, Vietnam y Tailandia, es hija de un ingeniero y una vendedora de seguros. Hooi prioriza emplear mujeres en su compañía, pero admite que el 90% de los ingenieros son hombres. "Necesitamos expresarles a las mujeres que esto es posible y que las estamos buscando", observa. Hoy, su empresa vale 1,5 billones de dólares. Una visionaria del Sudeste Asiático para el mundo.

Crédito: Gentileza

Michelle Zatlyn, de 37 años, se crió en Saskatchewan, una zona rural de Canadá. Para poder montar su empresa en la meca de las startups mundiales, Estados Unidos, tuvo que superar, principalmente, obstáculos migratorios. No tenía cómo financiar su visa ni demostrar lo importante que era el proyecto que había ideado junto con sus compañeros norteamericanos durante su época de estudiante. El proyecto era desarrollar una iniciativa de código abierto para rastrear abusos y fraudes en línea. Luego de vueltas agotadoras, lo logró. Su empresa, Cloudfare, hoy está valuada en 1 billón de euros y, paralelamente, ella ayuda a talentos inmigrantes a destrabar cuestiones legales para emprendedores.

Expertos consultados:Alejandro Melamed, doctor en Ciencias Económicas, director de Humanize Consulting y autor de El futuro del trabajo y el trabajo del futuro. Andrés Hatum, PhD y profesor de la Escuela de Negocios de la Universidad Torcuato Di Tella. Melina Masnatta, de Chicas en Tecnología. Carolina Dams decana de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Austral.

Agradecemos a Denise Tempone por su colaboración en esta nota.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?