Suscriptor digital

Gimnasia, finalista de la Copa Argentina: eliminó por penales a un River al que ahora solo le queda esperar la definición con Boca

Copa Argentina Semifinales
  • 2 P4
River Plate

River Plate

  • Gonzalo Martínez /
  • Lucas Pratto
  • 2 P5
Gimnasia La Plata

Gimnasia La Plata

  • Lorenzo Faravelli /
  • Santiago Silva
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
28 de noviembre de 2018  • 21:02

MAR DEL PLATA.- No era una noche más para River. Era la vuelta al fútbol tras 17 días. Era la semifinal ante Gimnasia de la Copa Argentina. Era el reencuentro con su gente luego del ataque al micro de Boca del pasado fin de semana en la final continental. Era el partido en el que el equipo debía demostrar su presencia y su reacción para no claudicar. Y terminó siendo una noche a puro sufrimiento y desazón: tras estar dos veces en ventaja, empató 2-2 con Gimnasia y terminó siendo eliminado en los penales.

Son varios los lamentos por los que River terminó yéndose cabizbajo de Mar del Plata. Primero, por no haber podido alcanzar la tercera final consecutiva del torneo -el Lobo definirá el título con Rosario Central-. Segundo, porque se le escapó una llave concreta para clasificar a la próxima Copa Libertadores y ahora solo podrá hacerlo si conquista la actual edición. Tercero, por no poder conseguir una victoria que era fundamental para el ánimo del equipo a la espera de lo que pasará con la final frente a Boca. Y último, quizás lo que menos le duele, porque perdió el récord de 16 triunfos seguidos en una misma competencia, histórico para el profesionalismo en el fútbol argentino (quedó a uno de Racing, que sumó 17 entre 1915 y 1916 en el amateurismo).

Al igual que en las oficinas del club y en el hotel donde se hospedó el plantel en La Feliz, en las tribunas también se vivió el clima de ansiedad, tensión y nerviosismo por la resolución que tendrá la final del torneo continental frente al Xeneize. Sin la barra brava, que volvió a ausentarse tal como el sábado pasado, durante la previa y grandes tramos del juego, fue el único tema de la jornada. El mundo River está absorbido por la situación y los hinchas solo hablan de eso. "Vení a jugar, Boca, ¡dale!", le gritó un hincha a una cámara que registraba la entrada de los fanáticos al estadio José María Minella por la Diagonal Canossa.

Fuente: FotoBAIRES

Luego, durante el juego, se escucharon varios cánticos sobre el tema: "Oh, Boca sos c.", "Porque con las gallinas, Boca no puede", "No tengas miedo, vení a jugar" y "El que no salta, abandonó" fueron algunos de los hits. En cierto punto, los hinchas aún no pueden despegar su cabeza de lo que decidirá el Tribunal de Disciplina, aunque el equipo necesitó hacerlo para desligarse las tensiones y presiones que lo mantienen en vilo.

Y, pese al resultado final, por momentos lo logró. River salió con un esquema 4-3-2-1 y con los mismos once que iban a enfrentar a Boca en la postergada final de la Libertadores. Así, dominó la pelota y el juego ante un Gimnasia que buscó aguantar y contragolpear rápido cuando recuperaba la pelota.

Pero le costó ser punzante a al Millonario, que apostó en demasía a penetrar la defensa rival con la pelota filtrada y la subida de los laterales, pero estuvo impreciso. Adelantando la línea de fondo hasta casi el mediocampo, lo mejor volvió a llegar desde los pies de Pity Martínez, el más peligroso y desequilibrante del equipo, acompañado por una buena tarea de Enzo Pérez.

Tras una primera media hora de monotonía, el encuentro terminó con tintes frenéticos y entretenidos, con reiteradas ocasiones de gol, aún cuando ambos jugaron con 10 hombres: fueron expulsados Bonifacio y Pinola.

A su vez, los arqueros tuvieron su protagonismo negativo: Martín Arias tuvo responsabilidad en el 1-0 de Pity Martínez de tiro libre, mientras que Armani sufrió quizás su peor noche en el equipo de Núñez. Primero, se quedó en la salida y otorgó un débil rechazo que derivó en el 1-1 de Faravelli; y luego, ya con el partido 2-1 por el gol de Pratto en el inicio del complemento, no respondió bien en el cabezazo de Silva que determinó el 2-2.

El penal que Maidana desvió en el cierre de la definición fue el punto final de un ciclo muy exitoso del club de Núñez en la Copa Argentina. Aún sin saber qué pasará con la superfinal, Gallardo deberá tocar las fibras más íntimas para reponerse de un golpe inesperado si quiere tener todavía historia por contar.

El gol de Pity Martínez

El gol de Faravelli

La expulsión a Bonifacio

El gol de Pratto

Roja para Pinola y ¿penal para Gimnasia?

El gol de Silva

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?