Suscriptor digital

Video: la reacción del Papa ante un chico argentino con autismo que revolucionó su audiencia

Wenzel, de 6 años, se subió al palco donde hablaba Francisco y se quedó jugando

01:04
Video
Elisabetta Piqué
(0)
28 de noviembre de 2018  • 11:26

ROMA.- Wenzel, un chico argentino con autismo de 6 años que corrió hasta el Papa y no quiso separarse de él, fue hoy protagonista de un momento conmovedor durante la tradicional audiencia general de los miércoles.

El niño, que se escapó de sus padres y salió corriendo hacia el palco del Aula Pablo VI, tocó a las guardias suizas parados al costado del Pontífice y correteó delante y detrás de él, escandalizando a los gendarmes, provocando aplausos y risas de los miles de fieles presentes.

"Dejalo, si quiere jugar acá, dejalo", le dijo Francisco a la mamá, que desesperada salió corriendo detrás del chico y le explicó que eran de la Argentina y que su hijo tenía autismo. "Dame un besito. ¿Cómo te llamás?", le dijo el Papa, acariciándolo, al niño, mientras su mamá le explicaba que no hablaba.

"Es argentino, es indisciplinado", le comentó después Francisco, riendo, al arzobispo alemán Georg Ganswëin, prefecto de la Casa Pontificia y secretario privado de Benedicto XVI, que estaba a su lado.

Con semejante revolución sobre el estrado justo en el momento del resumen de la catequesis en diversos idiomas, cuando le tocó hablar en español, el Papa no pudo no aludir a Wenzel.

"Este chico no puede hablar, es mudo, pero sabe comunicar, sabe expresarse. Y tiene una cosa que me hizo pensar: es libre, indisciplinadamente libre. Pero es libre. Y me hizo pensar a mí ¿yo soy también libre así delante de Dios?", comentó. "Cuando Jesús dice que tenemos que hacernos como niños, nos dice que tenemos que tener la libertad que tiene un niño delante de su padre. Creo que nos predicó a todos este chico", aseguró. " Y pidamos la gracia de que pueda hablar", agregó, entre aplausos.

Inolvidable

Wenzel asistió a la audiencia como parte de un grupo de 36 niños con autismo que viajó desde Verona, ciudad del noreste de Italia, contó más tarde a LA NACION su mamá, Lidia Verne. Nacida en Misiones hace 39 años, Lidia, ama de casa, vive desde 2006 en Italia, donde se casó con Ariel Wirth, santafesino de origen alemán, con quien tuvo tres hijos: Wenzel, de 6 años, que padece autismo no verbal, Wilmar, de 4 años y Walkiria, de 3.

Todos estuvieron en la audiencia, en la que también tuvo un momento de protagonismo la hermanita de tres años de Wenzel, Walkiria, cuando intentó ir a buscarlo, sin éxito. "Cuando vi que empezó a tocar a las guardias suizas la mandé a Walkiria, pero él se resistió, porque él no escucha y entonces el Papa me hizo señas de dejarlo y entonces lo dejé", dijo Lidia, aún emocionada por todo lo ocurrido.

Wenzel es libre, espontáneo y finalmente él expresó a su modo lo que sentía

"Al principio, cuando Wenzel se escapó dije 'Dios mío'. Primero me desesperé, me asusté, porque cuando él hace escapadas y corre no lo ataja nadie, no es como cualquier otro niño. Por eso me acerqué al Papa", contó. "Pero Wenzel es libre, espontáneo y finalmente él expresó a su modo lo que sentía", agregó Lidia, que detalló que ya desde el domingo pasado le habían mostrado videos de la audiencia general y adelantado que iban a viajar a Roma a ver al Papa, para que estuviera lo más tranquilo posible. "Tenemos siempre que explicarle todo con mucha paciencia y con mucho amor, porque si no, entra en crisis", apuntó.

Al final de la audiencia Francisco saludó y bendijo especialmente a toda la familia. "Entonces lo abrazamos, le dimos un beso todos, menos Wenzel, que no hace esas cosas y cuando el Papa lo vio a Wilmar le dijo 'ah, vos sos el hermano bueno', con mucho cariño y humor", contó Lidia que, al igual que su marido, sigue teniendo a toda la familia, padres y muchos hermanos, en la Argentina.

"Todos estamos muy emocionados, fue una experiencia inolvidable", aseguró Lidia, que junto a su grupo regresará esta tarde en tren a Verona, donde vive junto a su familia, con Wenzel que, sin saberlo, saltó a la fama mundial.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?