Suscriptor digital
srcset

Mundo de cristal: cómo es el brillante parque de Swarovski en Austria

(0)
28 de noviembre de 2018  • 11:37

Swarovski -marca de joyas y objetos de cristal- ha seguido el camino de otras grandes empresas que abren espacios culturales o parques públicos en las localidades donde tienen sus fábricas. Cuando la firma cumplió 100 años, en 1995, creó Swarovski Kristallwelten (Mundos de Cristal Swarovski), un museo interactivo dentro de una construcción que tiene la forma de un gigante. Para completar este espacio, el estudio Snøhetta diseñó un parque innovador, con una propuesta participativa que atrae visitantes de todo el mundo.

Ya la entrada se transpone hacia un mundo distinto, con un bosque de troncos de abedules blancos que sostienen un techo de hormigón en una imponente plaza seca, que sirve además como eje de distribución de los diferentes sectores del predio. La estrella del parque es la instalación Nubes de Cristal, formada por una estructura que sostiene 80.000 cristales a modo de gota, ubicada sobre un gran espejo de agua de fondo negro, que refleja la obra y el magnífico paisaje tirolés. Nubes de metal con nubes verdaderas se funden en los reflejos del agua y generan un ambiente mágico.

Estructura de hierro sostienen nubes de metal que se reflejan en un gran espejo de agua. Las nubes, a su vez, sostienen cristales que asemejan gotas de agua
Estructura de hierro sostienen nubes de metal que se reflejan en un gran espejo de agua. Las nubes, a su vez, sostienen cristales que asemejan gotas de agua Fuente: Jardín - Crédito: Gentileza Corina Dowling

Rodeando el agua, masas de especies están distribuidas como en una pradera natural. Entre ellas, achileas, astilbes, infinidad de bulbosas, masas de gramíneas como Panicum virgatum y stipas. Fueron elegidas para que, en los meses en que no hay nieve, se vayan sucediendo las floraciones. Se eligieron, además, algunas con estructura interesante para contener la nieve y formar "estatuas" blancas en la época invernal.

El mobiliario acompaña el estilo contemporáneo del lugar y los senderos conducen a miradores y espacios interactivos donde el parque se abre hacia el maravilloso paisaje que lo rodea. Así, bordeando una cascada, se llega a un mirador elevado, con 360 grados de vista a las montañas.

Las nubes espejadas en el estanque, contra el cielo diáfano del Tirol, conmueven a los visitantes. La genialidad de los artistas que lo lograron, Andy Cao y Xavier Perrot, queda literalmente reflejada en el lugar.

En la parte sur del jardín, se ha construido una torre de juegos de 20 metros de alto, formada por cuatro niveles superpuestos para que los niños trepen y jueguen. La torre de los niños es un espacio vidriado, con distintas propuestas de juegos y donde pueden descubrirse figuras de animales que se presentan en hologramas. Allí también se imparten talleres especiales para los más chicos. Su fachada tiene 160 facetas de cristal, todas originales y con motivos diferentes. Su estructura contiene un buen ensamble de madera y acero. Los juegos infantiles invitan a la observación y al descubrimiento, mientras los senderos curvilíneos llevan a recorrer de manera pausada el lugar.

La cafetería y el restaurante están rodeados por grandes borduras que los abrazan y aíslan del bullicio, y que además enmarcan la vista hacia el paisaje circundante. El diseño de esta zona es orgánico, atractivo y abierto hacia el parque.

Un laberinto realizado con taxus se distingue de las formas orgánicas que imperan, y se disfruta tanto desde el mirador como desde la torre de los niños, donde puede verse que sus paredes dibujan la "mano del gigante", este mítico habitante que está "dormido" en este parque de fantasía.

Una experiencia única es atravesar el túnel que lleva al área de compras, intervenido con kilómetros de fibras brillantes (leds) que se presentan en forma de espiral; genial instalación de luz y sonido atrapantes que vuelven la experiencia inolvidable.

El predio rodea un museo interactivo, conocido como las Cámaras de las Maravillas, una estructura que tiene la forma de la cabeza de un gigante y que contiene la impactante muestra de reconocidos artistas, convocados para interpretar al cristal de diferentes maneras. Aunque data de 1995, fue renovado con la apertura del parque.

Estructura de hierro sostienen nubes de metal que se reflejan en un gran espejo de agua. Las nubes, a su vez, sostienen cristales que asemejan gotas de agua
Estructura de hierro sostienen nubes de metal que se reflejan en un gran espejo de agua. Las nubes, a su vez, sostienen cristales que asemejan gotas de agua Fuente: Jardín - Crédito: Gentileza Corina Dowling

El gigante

El laberinto parece la mano de un gigante. Se observa desde un mirador que, además, permite disfrutar de todo el entorno que rodea al parque
El laberinto parece la mano de un gigante. Se observa desde un mirador que, además, permite disfrutar de todo el entorno que rodea al parque Fuente: Jardín - Crédito: Gentileza Corina Dowling

Con motivo del centenario de la fundación de la firma convocaron al artista multimedia André Heller, quien diseñó un lugar de fantasía en la región alpina de Tirol, donde Swarovski tiene su casa central. Se trata de un museo con una muestra interactiva que se presenta en la cabeza de un gigante con enormes ojos de cristal.

La propuesta invita a atravesar la figura y penetrar en el interior del coloso. Hay un relato que lleva al visitante a ver las maravillas que este gigante ha encontrado explorando el mundo y por las que vela día y noche. Una vez dentro, uno penetra en una sucesión de propuestas multimedias realizadas por artistas contemporáneos.

Todas las obras contienen elementos creados por la empresa; la magia de los cristales está omnipresente en hologramas, filmaciones, caleidoscopios, maquetas de ciudades futuristas y ¡hasta se puede dar la vuelta al mundo representado en edificios emblemáticos de cristal!

Es un museo que alberga obras en que, si bien el elemento estrella es el cristal que produce la firma, se manejan con genialidad el sonido, la luz y la puesta en escena.

EstUdio Snøhetta

Dirigidos por el arquitecto Aaron Dorf, este equipo interdisciplinario de arquitectos, diseñadores paisajistas y decoradores ha formado un gran estudio, responsable de diversas obras de paisajismo, interiorismo, arquitectura y hasta diseño gráfico.

Sus integrantes viven en diferentes ciudades, pero conforman un equipo dinámico, con propuestas innovadoras y reconocidas obras en su haber. Entre ellas, se destacan el Banco Francés del Líbano, el Norwegian National Opera & Ballet, el paisajismo de la Bibliotheca Alexandrina en Egipto, James Beard Public Market en Portland. Actualmente están en proceso de ejecución sus proyectos de las oficinas centrales de Le Monde en París y el King Abdulaziz Centre for World Culture en Arabia Saudita, que está por concluirse y que impacta por lo innovador e imponente.

  • Superficie: 7,7 ha
  • Días y horarios: El parque está abierto de 9 a 18.30, todos los días
  • Ubicación: Wattens, Austria
  • Ciudades cercanas: Innsbruck a 20 km

Texto: gentileza Mariela Schaer

fotos Gentileza Corina Dowling

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?