Suscriptor digital

Generación Millenial Pink: la hora de las burbujas más rosadas

(0)
30 de noviembre de 2018  • 00:00

En los últimos años, el Champagne perdió ese exclusivo aura de bebida aspiracional que durante décadas lo asociaba al lujo y al placer, víctima del imparable auge de los espumantes italianos, en especial del Prosecco, que se ganaron un lugar destacado en las copas de los amantes de las burbujas. Con un estilo descontracturado, vibrante y fácil de beber, el Prosecco es hoy el espumante más trendy, aquel que las consumidoras europeas y norteamericanas piden por su nombre. Para ellas representa un lujo accesible y cercano, a tono con el espíritu italiano de darse espacio al placer y a la indulgencia en la vida cotidiana, lo que suele llamarse la dolce vita.

Esta transformación del mundo de las burbujas comenzó con Prosecco y hoy presenta una segunda revolución de la mano del espumante rosado, una tendencia que en el mundo han dado en llamar "millenial Pink". Hashtags como #Rosé, que explotan hoy en redes sociales, dan cuenta de la pasión que despiertan las burbujas rosadas entre los millenials, sus principales seguidores.

En sintonía con esta tendencia, Martini -el líder mundial en espumantes italianos- acaba de lanzar en la Argentina su Martini Rosé Demi Sec, un espumante suave, refrescante y ligeramente dulce, elaborado a partir de un blend de uvas Moscato, Glera y Branchetto que se cultivan en las soñadas regiones del Piemonte y el Veneto-Friuli, en Italia. Su fresco aroma a flores y a rosa mosqueta, con pequeñas notas de frutillas silvestres y frambuesas, invita a beberlo en una experiencia que se completa en la boca, donde las finas burbujas transportan sabores a frambuesa y cáscara de naranjas, acompañadas de una acidez que equilibra el peso de la fruta.

En días de altas temperaturas como los que se avecinan, la frescura de Martini Rosé Demi Sec lo convierte en la bebida perfecta para el momento tradicional del aperitivo, antes de una comida, o para una juntada improvisada, post oficina. Solo o con unas rocas de hielo, así es el elegante dress code de este rosé cuya baja graduación alcohólica lo convierte en la mejor opción para estar a tono con un consumo responsable, acorde al espíritu italiano de incorporar momentos de disfrute en el día a día. Rápidamente adoptado por los bartenders que marcan tendencia en la Argentina, las más interesantes barras porteñas ya han sumado a su carta al Martini Rosé Demi Sec, junto con el Martini Prosecco y el Martini Asti. Está claro: este verano llega repleto burbujas color rosadas para el mejor disfrute cotidiano.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?