Suscriptor digital
srcset

Deporte con historias

Gusti Fernández, del infarto medular a la cumbre del tenis adaptado: la historia como nunca se contó

(0)
1 de diciembre de 2018  • 22:22

Cuando tenía un año y medio, Gustavo Fernández sufrió un infarto medular. Pese a ese obstáculo, el cordobés potenció sus sentidos, naturalizó la discapacidad, se formó como atleta y alcanzó el N°1 del mundo en el tenis adaptado. El libro 'Hambre de Lobo' -su biografía oficial- repasa la vida y la carrera del tenista. Aquí, un extracto de la obra.

CAPÍTULO 1. Así lo quiso el destino

Aparentaba ser un día más, como cualquier otro, sin demasiado alboroto. Como en tantos momentos libres, en los que no había entrenamientos, charlas tácticas ni partidos en el club Atenas, la mañana del lunes 29 de mayo de 1995, Gustavo Ismael Fernández y Juan Espil combinaron para ir juntos a tomar unos mates al parque Sarmiento, un pulmón verde ubicado a pocas cuadras del microcentro de la ciudad de Córdoba. Destacados basquetbolistas del popular equipo verdiblanco, tenían hijos chicos, de edades similares: Juan Manuel y Gustavo Esteban (Gusti) , los pequeños varones del Lobo Fernández; Stephanie y Sofía, las niñas de Espil. Los chicos disfrutaban corriendo, andando en bicicleta y alimentando a los patos que vivían en la laguna artificial que serpenteaba todo ese escenario arbolado.

"Hambre de lobo", la autobiografía de Gusti Fernández, escrita junto con Sebastián Torok
"Hambre de lobo", la autobiografía de Gusti Fernández, escrita junto con Sebastián Torok

Aquella mañana, Fernández y Espil estaban muy animados, aunque un poco fatigados. La noche anterior habían tenido activa participación en el triunfo 112-96 de Atenas sobre Olimpia de Venado Tuerto, en el estadio Carlos Cerutti. El partido, el primero de la serie de semifinales de la temporada 1994/1995 de la Liga Nacional, les había dejado muy buenas sensaciones a ambos. (...)

Medardo Ligorria, el entrenador de Atenas, les había dado medio día libre a sus jugadores. Habían planificado reunise recién por la tarde en el gimnasio del barrio Nueva Córdoba donde solían hacer las distintas rutinas de musculación. Como la mayoría de los chicos pequeños, los hijos de Fernández y Espil no se quedaban quietos y había que buscarles constantes actividades para que no se aburrieran (ni hicieran añicos la paciencia de los padres, claro). Así fue como decidieron ir un rato al parque, antes del almuerzo. (...)

Con mamá Nancy y papá Gustavo, en el festejo del título en París
Con mamá Nancy y papá Gustavo, en el festejo del título en París Crédito: Gentileza Mariano Abad

Cuando luego del paseo los tres Fernández regresaron al departamento, la esposa de Gustavo y mamá de sus hijos, Nancy Fiandrino, ya tenía preparada la comida. Después del almuerzo, Gustavo y los nenes se quedaron en el living y Nancy se dirigió a la cocina para lavar y ordenar los platos y los cubiertos. Gustavo se acomodó en el sillón y encendió la TV con el control remoto. Juan se sentó sobre el piso de parquet y tomó un libro de cuentos. Y Gusti, que ya era sumamente travieso con tan solo un año y medio (había empezado a caminar a los ocho meses, igual que el padre), se había colocado una pequeñísima silla de plástico azul en medio de la sala. Se paraba sobre ella y se arrojaba al suelo, se paraba sobre ella y se arrojaba al suelo, se paraba y se arrojaba, y así una y otra vez, una y otra vez. Hasta que luego de uno de esos movimientos bruscos algo inexplicable sucedió. Quedó tumbado en cuatro patas, absorto, sin quejarse, pero sin poder moverse. Como si estuviera aturdido por una explosión. Paralizado.

Los primeros intentos con la raqueta
Los primeros intentos con la raqueta

- ¿Qué pasó, Gusti? Dale, dale, dejá de embromar. Parate -le dijo Gustavo, mientras hacía zapping. Pero el nene no se movía-. ¡Pero, daaale, Gusti! No bromees. ¿Qué pasa? -insistió el papá. Sin embargo, Gusti seguía sin responder. Nancy, desde la cocina, escuchó las palabras de su marido y advirtió que algo había ocurrido.

Al ver que el chico no reaccionaba y, para colmo, que parecía confundido, llegaron a sospechar que en la caída se había fisurado algún hueso. Gustavo lo alzó y lo llevó a la cama, le empezó a tocar la cadera, las rodillas, los piecitos. Gusti continuaba sin quejarse, pero también sin mover las extremidades inferiores. (...)

Cualquier lugar es bueno para entrenar: Fernández nunca le escapó al esfuerzo
Cualquier lugar es bueno para entrenar: Fernández nunca le escapó al esfuerzo

Vivían a 200 metros de una clínica, La Natividad. Y hacia allí fueron, apresurados. Revisación pediátrica, radiografías, observación. "No veían nada extraño y nos dijeron que esperáramos unas horas para ver cómo evolucionaba. Gusti todavía tenía reflejos en las piernas, a simple vista no parecía tan alarmante. Entonces, nos volvimos al departamento y lo acostamos a dormir la siesta", rememora Nancy. Estaban preocupados, pero algo más aliviados por la ausencia de algo severo en el diagnóstico inicial. Sin embargo, la angustia reapareció cuando Gusti se despertó de la siesta: ahora sí tenía otro semblante en el rostro, estaba molesto y su movilidad era muy inferior.

Fernández al servicio, en Roland Garros
Fernández al servicio, en Roland Garros Crédito: Gentileza Mariano Abad

Gustavo, que en breve tenía previsto irse al gimnasio para empezar a preparar junto con sus compañeros de Atenas el segundo partido de los playoffs frente a Olimpia (al día siguiente, también como locales), llamó urgentemente por teléfono a Espil. "Atiendo y del otro lado de la línea apareció Gustavo, preocupadísimo: 'Por favor, Juan, venite a mi casa a llevarte a Juancito que no sé qué le está pasando a Gusti y me lo llevo ya a la clínica. Por favor, no tardes'. Me quedé helado. Inmediatamente fuimos a buscar al nene. Nosotros nos juntábamos mucho entre las familias; era habitual compartir asados y matambre a la pizza", narra Espil. Al rato, Gustavo alzó a upa a su hijo menor y, junto con Nancy, salieron disparados nuevamente hacia la clínica.

Tiempo de rehabilitación
Tiempo de rehabilitación

Efectivamente, algo estaba muy mal. Gusti ingresó en terapia intensiva. Tenía dormido casi todo el cuerpo, desde los pies hasta el pecho. Lo llenaron de cables y empezaron a controlarle las pulsaciones. El mayor temor era que la parálisis continuara ascendiendo hasta afectarle la parte pulmonar, lo que ya implicaba un paso mucho más invasivo, como una traqueotomía.

Había que rezar, aferrarse a cualquier creencia.

El extracto pertenece a 'Hambre de Lobo', la biografía oficial del cordobés Gustavo Fernández, uno de los mejores tenistas adaptados del mundo. Escrita por Sebastián Torok, periodista de LA NACION. Con el prólogo de Rafael Nadal y publicada por Ediciones B (sello de Penguin Random House).

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?