Suscriptor digital

Feng shui y el arte de ver todo desde distintas perspectivas

Zonas reflejas, de Mónica Girón, vuelve a pensar la percepción
María Paula Zacharías
(0)
30 de noviembre de 2018  

Como es arriba es abajo, como es adentro es afuera. La muestra de Mónica Girón se basa en ese y otros principios fundamentales de la espiritualidad oriental. Y por eso hay escaleras que permiten ver las piezas desde distintas alturas, de cerca y de lejos, desde diferentes ángulos y con mucho más que los cinco sentidos. La idea es recorrer la muestra y reflexionar sobre lo que se ve. La exposición (en Barro Galería, Caboto 531) se llama "Zonas reflejas". Tiene que ver con el proverbio chino que dice que el leve aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo. Y algo así pasó cuando la artista estaba preparando una de las esculturas, un mapa 3D de los cursos de agua del Delta del Paraná llamado Ciervo de los pantanos. La pieza pone en primer plano el agua y los problemas ambientales de su curso.

La astrología, el feng shui, la homeopatía, la acupuntura y un complejo sistema de percepción que transmite en sus clases se advierten en pinturas, murales, videos, esculturas e instalaciones de sitio específico. Lleva más de dos años y medio trabajando para esta exposición con los curadores Javier Villa y Santiago Villanueva. "Trabajo con la metodología que uso en mis clases, con saberes esotéricos. La acupuntura o el masaje taoísta, por ejemplo, tocan un lugar para mejorar otra parte del cuerpo. Son piezas con preocupaciones por distintas cosas: el cuerpo y los meridianos, la energía vital; el cuerpo físico y la energía vital del espacio, que sería el feng shui".

Las escaleras parecen de avión y permiten ver todo con diferente perspectiva. "Cuando varía el punto de vista, cambian tus percepciones, entendimiento, emociones y sentimientos. Lo interesante es tomar nota de esa posibilidad", invita Girón. El agua es una de las cuestiones principales. Hay nadadores al óleo y hay nadadores en acción en un video en las aguas limpísimas del río Rin, en Suiza. Su proyecto es una performance, Corredor de nado, que uniría el Museo de Arte de Tigre con el Parque de la Memoria a nado, con postas de 14 balsas cada dos kilómetros."Estar más equilibrado como persona/ Feng Shui al planeta, al Río de la Plata, a la Academia, a la muestra, a la obra", dice un póster que los visitantes se pueden llevar. Nadie sale de esta exposición sin haberse asomado a lo inasible.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?