Suscriptor digital

Persecuciones religiosas

(0)
30 de noviembre de 2018  

Las persecuciones por motivos religiosos , hijas del fanatismo y la intolerancia, no cesan en distintos lugares del mundo. Así lo acaba de constatar el informe bianual publicado por AED, una organización católica que sigue muy de cerca la evolución de este tema, particularmente en aquellos países en los que se registra ese tipo de atropellos.

El estudio, que se realiza con la participación de periodistas independientes, cubre el período 2016-2018 y revela que las persecuciones religiosas están presentes en, por lo menos, 38 naciones. En 21 de ellas existen como tales y en las 17 restantes se trata, más bien, de discriminaciones puntuales e injustificadas.

La situación se ha agravado notoriamente en los dos países más poblados del globo: China e India, donde la violencia por estas razones ha crecido significativamente ante la banalización estatal del tema, que provoca indiferencia entre sus respectivas poblaciones.

En muchos casos, esos hostigamientos tienen algún respaldo normativo y sus autores, por ende, actúan de manera impune, como ocurre en varios países de África. Es, por ejemplo, el caso de Argelia, donde el proselitismo no musulmán está penado con hasta cinco años de prisión. Y el de Mauritania, donde no se puede ser ciudadano si no se es musulmán y donde hay pena de muerte para los apóstatas y los blasfemos. Algo parecido ocurre en Eritrea, Somalía y Sudán. En estos casos, la intolerancia religiosa es abierta y las minorías no musulmanas sufren ataques en razón de su fe. También es el de algunos rincones de Nigeria, donde los blasfemos son lapidados públicamente.

Por lo general, detrás de las persecuciones aparecen miembros fanáticos pertenecientes a grupos islámicos radicalizados, a los que se califica livianamente de "fundamentalistas", sin puntualizar sus excesos criminales. Es necesario denunciar este fenómeno y alertar sobre el deterioro de la situación de los perseguidos por su fe, entre los que se encuentran varias comunidades cristianas que son minoritarias en sus propios países.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?