Suscriptor digital

En la crisis por el clima, la cumbre mira para otro lado

El calentamiento y el Acuerdo de París son ejes críticos de la agenda, pero el encuentro no generaría respuestas concretas
El calentamiento y el Acuerdo de París son ejes críticos de la agenda, pero el encuentro no generaría respuestas concretas Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli
(0)
30 de noviembre de 2018  

La Cumbre del G-20 en Buenos Aires, que empieza hoy, difícilmente entregue respuestas concretas y paliativas al grave dilema del cambio climático , una encrucijada relegada y descuidada. Al eje central de la cita-las tensiones comerciales y el proteccionismo que pone en jaque al multilateralismo- se suma la cuestión del calentamiento y los objetivos del Acuerdo de París como otros de los puntos críticos de la agenda de los líderes.

La recurrencia y la intensidad de fenómenos como grandes tormentas, inundaciones e incendios fuerzan la necesidad de plasmar de modo global nuevas estrategias y diseñar políticas públicas de adaptación y mitigación.

La Argentina, como anfitriona de la cumbre, impulsó la creación de un grupo de trabajo dedicado a la sustentabilidad climática, liderado por la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable. Podría afirmarse que en Buenos Aires se encuentran "los dueños del cambio climático", ya que las potencias económicas que comandan el grupo son también las máximas responsables del aumento de la temperatura global y los desastres ambientales que eso acarrea.

El 76% de las emisiones del dióxido de carbono (principal factor del ascenso de la temperatura del planeta) surge de las naciones del G-20. Un ranking de contaminación tiene a China, Estados Unidos, la Unión Europea (UE), la India, Rusia, Japón y Alemania a la cabeza de las responsabilidades. El listado surge de datos del Centro de Investigación Conjunta de la UE. El cambio climático es producto del aumento de la temperatura por la acción humana e implica cambios drásticos en el ambiente (inundaciones, sequías, derretimiento de glaciares, desplazamientos, muertes), principalmente por la emisión de gases de efecto invernadero.

El Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) emitió el mes pasado un informe con una dura advertencia que sostenía que si la temperatura del planeta continuara en aumento y superara los 1,5°C para 2030, se producirían "impactos catastróficos" en la vida de las personas y el ambiente. Además, llamó a reducir para 2030 el uso de petróleo a la mitad y el de gas a un tercio, pero ninguno de los gobiernos del G-20 asumió compromisos reales para cumplir esa meta.

"Quienes participan de la cumbre son responsables de más del 75% de las emisiones de gases de efecto invernadero del mundo. Sin embargo, en vez de utilizar el espacio para combatir el principal desafío que enfrentará la humanidad en este siglo, prefieren mirar para otro lado y dejar lugar a los combustibles fósiles", advirtió Mauro Fernández, coordinador de la Campaña de Clima y de Energía de Greenpeace. También urgió a trabajar en busca de soluciones. "La ventana de acción para protegernos de los peores impactos del cambio climático se está cerrando. Los representantes del G-20 deben trabajar sobre el clima de forma urgente", añadió.

Agencia ANSA

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?