Suscriptor digital

Netflix: Happy as Lazzaro, una premiada fábula que pide que volvamos a creer en milagros

El film está ambientado en una pequeña localidad italiana que, en los años 80, fue noticia al descubrirse que una aristócrata local explotaba a los campesinos
El film está ambientado en una pequeña localidad italiana que, en los años 80, fue noticia al descubrirse que una aristócrata local explotaba a los campesinos Crédito: Netflix
Diego Batlle
(0)
30 de noviembre de 2018  • 11:28

Happy as Lazzaro (Lazzaro Felice, Italia-Suiza-Francia-Alemania/2018). Guion y dirección: Alice Rohrwacher. Elenco: Adriano Tardiolo, Alba Rohrwacher, Sergi López, Natalino Balasso y Nicoletta Braschi. Duración: 125 minutos. Disponible en: Netflix. Nuestra opinión: muy buena

Lazzaro felice, ganadora del premio a mejor guión en el último Festival de Cannes y adquirida por Netflix para su estreno mundial, es una película que parte de una escandalosa historia real ocurrida en la Italia de la década del 80 (una marquesa explotaba a una comunidad de casi cien campesinos en Inviolata, un paraje completamente aislado del mundo moderno en el que regían reglas esclavistas propias de la Edad Media) para luego derivar hacia el orden de lo místico, lo espiritual y lo fantástico con anclaje en las tradiciones populares.

Siguiendo los pasos de sus compatriotas Vittorio De Sica, Luchino Visconti, Pier Paolo Pasolini y los hermanos Taviani, pero también profundizando su propio camino y experimentando nuevos recorridos, la talentosa y sensible directora de Corpo celeste y Las maravillas eligió como protagonista al Lazzaro del título (Adriano Tardiolo), un adolescente inocente, puro y bienintencionado hasta lo inverosímil (pero una elección lógica en una película que apuesta a creer en los milagros).

La primera de las dos horas del film describe con una estructura bastante coral el día a día de esos trabajadores explotados que viven en condiciones de hacinamiento, siempre engañados (y endeudados) y sin contacto con el afuera. Esta apuesta casi documentalista se quiebra por completo con un hecho inesperado que es mejor no revelar. La segunda mitad encontrará a los protagonistas ya en la actualidad y en plena vida urbana, aunque las leyendas (lobos incluidos) seguirán presentes. Y por allí aparecen desde el siempre querible actor español Sergi López, esta vez con un particular decir italiano, hasta Alba Rohrwacher (hermana de la realizadora).

Entre la fábula no exenta de lirismo (pero sin caer jamás en el pintoresquismo), el realismo mágico, la descripción de las diferencias sociales (con el foco puesto en los más desfavorecidos) y esa capacidad infrecuente para exponer las particulares dinámicas internas en grupos familiares muy particulares, Rohrwacher regala una película bella, exigente, evocativa y movilizadora fotografiada por la francesa Hélène Louvart (quien luego trabajó con María Alché en la reciente Familia sumergida) en un texturado 16mm. Aunque el desenlace con demasiadas alegorías y simbolismos religiosos no está a la altura del resto, no desmerece en absoluto los logros de un film que ratifica a esta guionista y directora de 35 años como una de las más valiosas artistas del panorama europeo contemporáneo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?