Suscriptor digital

La soja de EE.UU. viaja a la Argentina en medio de la guerra comercial

La soja de EE.UU. llega para cubrir necesidades de la industria argentina
La soja de EE.UU. llega para cubrir necesidades de la industria argentina
(0)
30 de noviembre de 2018  • 16:54

BUENOS AIRES/CHICAGO (Reuters).– Un barco llamado Torrent está cerca de finalizar un viaje de cerca de 8000 kilómetros con una carga de soja desde la región estadounidense de los Grandes Lagos hacia la Argentina, un trayecto que sólo tiene lógica económica por la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

El barco atracaría en la zona portuaria de Rosario el 4 de diciembre, apenas unos días después de una reunión comercial de alto nivel en Buenos Aires entre los líderes de las dos economías más grandes del mundo, el presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder chino, Xi Jinping.

Ambos mandatarios se reunirán en el marco de la cumbre del G-20 y se espera que dialoguen sobre cómo poner paños fríos a una disputa comercial que ha resultado en una serie de aranceles por cientos de miles de millones de dólares en bienes, interfiriendo en los flujos de comercio global.

El cargamento de 20.000 toneladas de soja del Torrent es una de esas distorsiones y también uno de los 14 barcos con grano estadounidense que encargó la procesadora argentina Vicentin, según datos portuarios analizados por Reuters. Estas compras son las primeras importaciones significativas de soja estadounidense por parte de la Argentina en dos décadas, según datos manejados por Vicentin.

"Una de las consecuencias de la guerra comercial es que la soja de Estados Unidos necesita encontrar nuevos destinos", dijo Thomas Hinrichsen, presidente de la corredora con sede en Buenos Aires J.J. Hinrichsen, quien realiza las operaciones comerciales para Vicentin.

Según Hinrichsen, las cuentas calzan para las empresas cuando se traen "granos de soja de Estados Unidos más baratos a plantas de molienda eficientes en la Argentina".

La Argentina, uno de los mayores exportadores mundiales de soja, en realidad tiene pocos motivos por los cuales importar oleaginosa. Pero este año, se encuentra entre los principales importadores de soja de Estados Unidos debido a que los precios del grano estadounidense han caído un 15% desde mayo. Además, el país sudamericano necesita materia prima para alimentar su masivo complejo de procesamiento de granos luego de que una feroz sequía causó severas pérdidas en la campaña 2017/2018.

Según datos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, el "Torrent" es uno de los 43 barcos cargados con soja que han navegado desde julio de Estados Unidos hacia la Argentina y el segundo en partir desde la región de los Grandes Lagos. En el mismo período del año previo, 282 barcos con soja procedentes de Estados Unidos fueron enviados a China y ninguno hacia la Argentina, según datos del gobierno estadounidense.

Mientras tanto, lo que queda de la soja argentina de la campaña pasada está siendo enviada como alimento para animales a China, donde los compradores están pagando una prima por el grano sudamericano para cubrir la ausencia de la oferta estadounidense.

La secretaria argentina de Comercio Exterior, Marisa Bircher, dijo a Reuters que la Argentina está buscando exportar más soja y derivados de la oleaginosa a la India y al sudeste asiático. Sus principales destinos actuales son la Unión Europea (UE), Vietnam e Indonesia. "Claramente se está generando un movimiento en el comercio internacional del grano por esta discusión entre Estados Unidos y China", explicó la funcionaria.

La Argentina incluso está negociando una licencia para exportar harina de soja directamente a China, que hasta el momento ha importado solo granos de soja para procesarlos en sus plantas. "Tenemos un muy buen vínculo con China. Estamos negociando para que antes de fin de año podamos abrir el mercado de la harina de soja", explicó Bircher.

"Destinos contranaturales"

Las compañías agroexportadoras han tenido que adaptarse de manera rápida para mantener volúmenes masivos de bienes perecederos en movimiento al menor costo posible. Terminales de granos en la costa noroeste de Estados Unidos, el punto de partida más directo para embarcaciones con dirección a Asia, están operando al 25% de su capacidad usual durante el otoño boreal.

Los granos de soja que normalmente eran transportados por tren hacia esa región ahora están siendo enviados al este, a terminales en la región de los Grandes Lagos, o al sur a México o la costa del Golfo, para luego ser dirigidos a destinos alternativos a China.

"Al enviar soja de Estados Unidos a destinos antinaturales –y a su vez utilizar soja de Brasil y Argentina como reemplazo para embarques a China en vez de la costa oeste estadounidense– hay un costo logístico inherente en esto", dijo Soren Schroder, presidente ejecutivo de Bunge, en una entrevista reciente con Reuters.

Las ineficiencias suman "mucho, muchos millones" de dólares en nuevos costos, pagados por todo el sector, explicó Schroder.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?